El mal tiempo agiganta la crisis en el comercio asturiano

Las asociaciones achacan las pocas ventas a los bajos salarios. Las rebajas llegan al textil con los almacenes llenos por la escasez de ventas en la temporada primavera-verano

Rebajas adelantadas en una tienda de Oviedo.Rebajas adelantadas en una tienda de Oviedo
Rebajas adelantadas en una tienda de Oviedo

Redacción

Rentas bajas, competencia de las ventas por internet y los grandes establecimientos, liberalización del periodo de rebajas... El comercio no vive su mejor momento y a todo ello se ha sumado en lo que va de año el mal tiempo, que ha provocado que la temporada primavera-verano haya sido peor de lo habitual. Especialmente en el textil y los complementos. De hecho, en estos subsectores la temporada de descuentos -que aunque no tiene unos días concretos está condicionada por las fechas que marcan las grandes cadenas- llega con los almacenes llenos por el elevado volumen de stock. Las asociaciones consideran que la situación comienza a ser insostenible.

La climatología de los primeros meses del año lo ha condicionado todo, pero no ha sido el factor decisivo. Al menos según las asociaciones de comerciantes asturianas, que achacan a los bajos salarios las malas ventas. Y para argumentar su teoría recuerdan que el consumo no solo ha caído en sectores fuertemente influenciados por el tiempo, como el textil o los complementos, sino que los malos datos han sido generalizados. Por ello, piden medidas al gobierno que permitan aumentar la renta disponible de las familias para animar el consumo. Además, recuerdan una de sus viejas reivindicaciones, la vuelta a un calendario.

Magdalena Huelga, secretaria general de la Federación Asturiana de Comercio (FAC), reconoce que el clima en estos meses «está siendo determinante». «El año pasado ya habíamos sufrido un pinchazo, después mejoró, y lo que va de año está siendo malo», afirma la responsable de la asociación. Pero, en su opinión, el tiempo no es el único motivo. «Hay otros factores. La situación del comercio viene de hace tiempo, y uno de los principales problemas es la falta de afluencia de público a las tiendas físicas», sostiene Huelga.

La responsable de FAC considera que «el consumo sigue en crisis, no se ha recuperado de la forma que debería». Huelga razona que «la renta disponible no se ha recuperado», y culpa de ello a los bajos salarios y al desempleo. Entre los motivos que lastran el consumo, también cita la competencia de internet, de las grandes superficies y de las grandes cadenas. «Todo ello hace que sea muy difícil competir», asevera.

Carmen Moreno, gerente de la Unión de Comerciantes de Gijón, tiene una opinión similar. «La meteorología no es la única causa de las malas ventas», afirma. «Los sectores más vinculados al tiempo sí están más condicionados», asegura, pero recuerda que la caída del consumo en los últimos meses no ha sido solo en ese tipo de productos. 

Moreno explica que «no estamos en una salida de la crisis estabilizada», y apunta que «hace falta más acción política y económica que potencie la renta en las familias, ya sea por la vía de los ingresos o por la reducción de gasto». La situación es «preocupante», según asevera, y pone un ejemplo. «Asturias es la comunidad que más empleo genera en el comercio pero eso no nos sirve para aumentar las ventas», explica. Y para corregir esa situación, considera que hay unas medidas imprescindibles: «Una subida de las pensiones vinculada al IPC- recuerda que el colectivo ha mantenido a flote a muchas familias en la región-; y una negociación colectiva en la que las empresa tiene que trasladar parte de sus beneficios a los salarios».

En este punto Moreno pide generosidad a sectores como el del metal, que vive una mejor situación y que en una región como Asturias, con 23.000 trabajadores, un incremento significativo de sus sueldos permitiría aumentar la renta y el consumo. «No podemos pedir que nos compren si no les pagamos bien», espeta la responsable de la asociación.

Temporada de rebajas

El textil y los complementos han llegado al final de la temporada de verano con los almacenes llenos. El mal tiempo ha condicionado sus ventas y ahora las tiendas tendrán que competir con la temporada de rebajas de las grandes cadenas con un elevado stock. «Se vende poco en temporada, esto provoca que empiecen antes las rebajas, que los descuentos sean más fuertes y los márgenes más pequeños», explica Huelga, quien cree que la situación es preocupante.

Por ello, reitera que FAC «siempre ha estado en contra de la desrregularización del periodo de rebajas, porque aunque parece que aporta más felixibilidad, que es lo que piden los empresarios, hemos comprobado que esto no ha traído nada positivo».

Carmen Moreno es todavía más contundente. «Esto empieza a ser, no digo insostenible porque el comercio lo aguanta todo, pero sí que roza la estupidez». «Queremos volver al periodo de rebajas. El motivo principal es dar más seguridad a los consumidores. Si estás en una rebaja permanente, los márgenes están ajustados o incluso pierdes. Entonces, ¿cómo se sostiene? Pues rebajando la calidad, y así las grandes marcas tienen el mismo diseño pero con peor calidad. En la etiqueta se rebaja el precio, pero con este sistema lo que realmente se rebaja es la calidad», asevera. El otro motivo para justificar esa vuelta al periodo de rebajas es la «producción nacional». «Para conseguir esa producción más barata se sale fuera de la UE, y eso perjudica a las fábricas de Europa», afirma Moreno.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El mal tiempo agiganta la crisis en el comercio asturiano