Así es la Asturias en negro: un negocio anual de 5.000 millones

Un estudio de Funcas sitúa al Principado como la octava comunidad autónoma con más economía sumergida

Dinero

Redacción

El dinero negro es una lacra que mueve en Asturias 5.000 millones al año. El porcentaje no ha parado de crecer en la región en las últimas décadas y, aunque comparativamente con otras comunidades autónomas se sitúa en una posición intermedia, evidencia la relevancia del problema que supone la economía sumergida. La magnitud de la cifra queda demostrada con el hecho de que son 700 millones más que los 4.300 millones del presupuesto regional de 2018. 

Los datos corresponden al informe «Economía sumergida y fraude fiscal en España» publicado por la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas)y recogen que la economía sumergida supone en Asturias el 24,3% del Producto Interior Bruto (PIB). Son cifras del año 2012 y están calculadas mediante una recopilación de datos de una decena de estudios sobre la economía sumergida en España en comparación con otros países. El PIB de ese año en Asturias, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), alcanzó los 20.668 millones, por lo que el 24,3% supone casi 5.000 millones.

El mismo informe analiza la evolución de lo que podría considerarse un auténtico boom de la economía sumergida. En 1995 el dinero negro suponía el 10,9% de la riqueza regional, porcentaje que casi se duplicó en cinco años, ya que en el año 2000 alcanzó el 19,6%. Desde entonces el crecimiento de ese porcentaje ha sido más moderado pero constante. En 2009 se situó en el 20,2% y el récord fue el 24,3% en 2012, el momento más duro de la crisis.

Pese a que las cifras son elevadísimas, casi uno de cuatro euros que se mueven en la región son dinero negro, en la comparativa por comunidades autónomas Asturias no sale mal parada. La economía sumergida en España supone una merma en la recaudación próxima al 23%, con Extremadura a la cabeza entre las comunidades autónomas con mayor porcentaje de economía opaca, frente a la Comunidad de Madrid, la región que presenta el menor porcentaje. El Principado de Asturias se encuentra en octava posición, con un porcentaje del 24,3%.

El estudio de Funcas concluye que la economía sumergida en España aumentó tendencialmente en los años ochenta y la primera mitad de los años noventa, en paralelo a la normalización en la presión fiscal de España en el concierto internacional. A partir de entonces, subraya que la práctica totalidad de los estudios sitúan la economía sumergida española por encima de la media de los países de la OCDE y la UE-15.

Asimismo, señala que el nivel de presión fiscal de largo plazo de España está relativamente alejado del de los socios comunitarios, y muy alejado del de los países del norte de Europa, como Dinamarca, constatando un «cierto desajuste» entre el nivel de presión fiscal con las demandas de gasto público de los ciudadanos. En este sentido, apunta que el nivel de gasto público no financiero incluyendo la Seguridad Social es del 41%, según datos de la OCDE, frente a una recaudación real sobre el PIB del 33% y una recaudación potencial del 41%. Por consiguiente, combinando ambos porcentajes, concluye que la recaudación real sobre la potencial es del 80%, lo que supone una brecha fiscal del 20%.

Extremadura, el líder nacional

Por comunidades autónomas, el informe muestra que las regiones con un mayor porcentaje de economía sumergida en el año 2012, último ejercicio con datos disponibles, eran Extremadura (29,1%), Andalucía (27,3%), Castilla-La Mancha (27,2%) y Canarias (26,1%), seguidas de la Comunitat (24,8%), Castilla y León (24,7%), Murcia (24,6%) y Asturias (24,3%).

A continuación se situarían Galicia (23,9%), Baleares (23,2%), Cataluña (23%), La Rioja (22,6%), Aragón (20,8%) y Cantabria (20,6%), mientras que, a distancia, las regiones que presentan un menor nivel de economía opaca son Navarra (18%), País Vasco (17%) y la Comunidad de Madrid (16,2%), según las estimaciones.

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

Así es la Asturias en negro: un negocio anual de 5.000 millones