Oviedo y Gijón se descuelgan de las grandes ciudades turísticas del norte

Los hoteles de las urbes asturianas pierden rentabilidad mientras Santander, San Sebatián y A Coruña despegan

La playa de San Lorenzo de Gijón
La playa de San Lorenzo de Gijón

Redacción

Oviedo y Gijón se están quedando descolgadas. Las grandes ciudades turísticas del norte como Santander, San Sebastián y A Coruña están incrementando sus mercados a marchas forzadas, lo que se refleja en la rentabilidad de sus hoteles. En cambio, la situación de las dos urbes asturianas es justo la contraria. Oviedo es precisamente la localidad española que ha sufrido el mayor varapalo en la rentabilidad por habitación disponible en el inicio de 2018. Gijón también está en números rojos. La tendencia, por tanto, es negativa pero el punto de partida tampoco era mucho mejor. Solo hace falta ver un número del balance para comprenderlo. Los alojamientos españoles ingresan por habitación de media 58,1 euros. Gijón logra 23,4 y Oviedo ni siquiera llega a 22 euros.

Así consta en el último Barómetro de Rentabilidad Turística que acaba de presentar Exceltur, la alianza turística por la calidad que realiza investigaciones periódicas para comprobar cómo evoluciona el sector. Sus trabajos tratan de clasificar los destinos en función del tipo de clientes y de su oferta. Oviedo y Gijón, por ejemplo, se analizan dentro del turismo urbano. Y dentro del turismo urbano hay un apartado donde hablan de cómo han sido los primeros meses del año, lo más complicados salvo por la Semana Santa, para el norte peninsular. ¿Qué dicen, concretamente, en ese apartado específico? La memoria que acompaña a los números especifica que las ciudades con un mayor crecimiento de la rentabilidad socioeconómica del turismo reflejada a través de los ingresos y el empleo turístico en estos primeros meses de 2018 en el norte peninsular son Santander, A Coruña y San Sebastián. Las tres tienen logran unos indicadores entre los mejores del país.

Las urbes asturianas parecen perder fuelle en un momento con oportunidades desiguales. El crecimiento de la rentabilidad socioeconómica de las actividades turísticas, según Exceltur, parece haberse ralentizado con respecto a 2017, debido a factores como la recuperación de mercados competidores del tipo de Turquía y Estambul o a la pérdida de fortaleza del mercado británico. Sin embargo, este tipo de frenos no afectan por igual a todos los destinos. El informe reconoce que le ha ido peor a los destinos de sol y playa y mejor a las ciudades. «Los factores condicionantes de este inicio de 2018 han sido más propicios para los destinos urbanos que para los vacacionales, la mayor parte de éstos últimos todavía en los meses de menor actividad del año», dice literalmente. Oviedo y Gijón no parecen haber sabido aprovecharlo, a la vista de los resultados del primer cuatrimestre de 2018. 

El balance negativo no solo está en la rentabilidad de los hoteles. Tampoco parece que el empleo vaya demasiado bien en las dos ciudades más pobladas del Principado, que son las que acumulan más oferta de alojamientos. El barómetro explica que, de media en España, el gasto de turismo continúa aumentando y que esto está provocando que se incremente la contratación en actividades vinculadas, como es el ocio y la restauración, además de las agencias de viajes. El estudio refleja, en cambio, que en Oviedo cayó un 5% y en Gijón no se movió (0%). La capital tenía en vigor algo más de 2.000 contratos y la villa de Jovellanos estaba ligeramente por debajo de esa barrera de los 2.000. 

Lo interesante es ver también los números concretos que consiguen los hoteles. Exceltur utiliza como referencia el ingreso medio por habitación disponible, cuyas siglas son RevPAR. Ordena en función de ese RevPAR los destinos urbanos. Peor que Oviedo solo están Ciudad Real, Ávila, Lugo y Albacete. Entre Oviedo y Gijón, que se encuentra en una posición ligeramente superior, aparecen Pontevedra, Soria y Santiago de Compostela. Los alojamientos ovetenses ingresan de media 21,7 euros, un 15,1% menos que un año antes. Los gijoneses, 23,4 euros, lo que implica un retroceso del 0,1%.

Hay otros indicadores a los que se puede recurrir. Por ejemplo, la tarifa media diaria por habitación de los alojamientos. La de Oviedo, en el primer cuatrimestre del año, ascendió a 57,4 euros. En estas condiciones lograron una ocupación del 37,9% y esa rentabilidad de 21,7 euros. Los precios en Gijón fueron ligeramente inferiores ( 53,8 euros) y lograron una ocupación superior (43,5%). La media nacional de la tarifa media diaria en España fue de 87,3 euros y la ocupación del 66,4%. Estos números dan una idea la pérdida de pulso de la capital.  

También se puede mirar cómo se comportaron esas ciudades del norte que son las principales competidoras de las asturianas. A Coruña consiguió una ocupación del 51,9% con una tarifa media diaria de 54,2 euros. Así la rentabilidad por habitación ascendió a 28,1 euros, casi seis euros más que en los negocios ovetenses. Otro caso puede ser el de Santander, con una tarifa media diaria de 64,6 euros, una ocupación del 55,6% y un RevPAR de 35,9 euros. La fuerza de estos números parece incontestable.

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

Oviedo y Gijón se descuelgan de las grandes ciudades turísticas del norte