Repsol penetra en Asturias con la compra de centrales eléctricas

La compañía petrolera cambia su estrategia y adquiere activos de Viesgo en el Oriente y Occidente del Principado

Central de Doiras
Central de Doiras

Redacción

Repsol ha cambiado su estrategia de negocio, ha saltado al sector eléctrico y de paso ha anunciado que penetra en Asturias con la compra de dos centrales hidroeléctricas, una en el oriente y otra en el occidente de Asturias. La compañía ha alcanzado un acuerdo con los fondos Macquarie Infrastructure and Real Assets (MIRA) y Wren House Infrastructure para la adquisición de los negocios no regulados de generación de electricidad de bajas emisiones de Viesgo, así como su comercializadora de gas y electricidad, por 750 millones de euros.

La adquisición supone la incorporación de un nuevo operador en el sector del gas y la electricidad. La compañía adquiere centrales hidroeléctricas con una capacidad instalada de 700 MW, situadas en el norte de España y con gran potencial de crecimiento orgánico.

En concreto, Repsol se ha hecho con la central Navia, formada por las tres centrales de Arbón, Doiras y Silvón, que se encuentran en el río Navia, con una potencia instalada de 202 MW. Y también se ha hecho con la central Picos. Está compuesta por cinco centrales: las asturianas de Camarmeña y Arenas, que se encuentran en el río Cares, las de Urdón y La Paraya, situadas en los ríos Urdón Aller, respectivamente, y la Central de la Remolina, que se encuentra en el Alto Esla, al norte de la provincia de León. La agrupación tiene una potencia total instalada de 114 MW.

Repsol también ha comprado dos centrales de ciclo combinado de gas, en Algeciras (Cádiz), construida en 2011, y Escatrón (Zaragoza), construida en 2008, que suman una capacidad de 1.650 MW. Quedan excluidas de la transacción las centrales de carbón de Viesgo.

Con esta operación, Repsol pasa a convertirse en un actor relevante en el mercado español de electricidad, con una capacidad total instalada de 2.950 MW (2.350 MW procedentes de esta operación, más 600 MW de sus actuales plantas de cogeneración).

Además, la compañía aumenta su presencia en el sector minorista de gas y electricidad de España, con una cuota de mercado superior al 2% y cerca de 750.000 clientes.

El Plan Estratégico de la compañía marca como objetivos alcanzar 2,5 millones de clientes minoristas de gas y electricidad en 2025, y una capacidad de generación baja en emisiones de alrededor de 4.500 MW.

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

Repsol penetra en Asturias con la compra de centrales eléctricas