La puntilla de la crisis: los asturianos son los que más poder de compra han perdido

La reducción de los sueldos sumada a la inflacción ha mermado la capacidad adquisitva más de un 13% desde 2008

Pago con tarjeta de crédito.Pago con tarjeta de crédito
Pago con tarjeta de crédito

Los empleados asturianos han perdido el 13,1 % de su poder de compra desde el 2008, cuando comenzó la crisis, dos puntos más que la media española, que es una pérdida del 10,8 %. Todos los trabajadores españoles han perdido poder adquisitivo durante la crisis, aunque los asturianos son los que más quebranto han sufrido al ser los que han registrado una mayor pérdida del poder de compra mientras que en el otro extremo se sitúan los canarios, con un 5,9 %.

En general, los trabajadores españoles vieron que sus salarios se redujeron un 1,4 % entre 2008 y 2016, según los datos que proporciona el índice de precios del trabajo (IPT) que ha publicado esta semana el Instituto Nacional de Estadística (INE). Sin embargo, el coste de la vida ha ido en aumento y, según el índice de precios de consumo (IPC), la inflación registró un incremento del 9,4 % entre diciembre de 2008 y diciembre de 2016. Ambos indicadores reflejan que los trabajadores españoles experimentaron una pérdida de poder adquisitivo del 10,8 % durante la crisis.

En la cima del ránking se sitúan los trabajadores asturianos, cuyos salarios se recortaron el 3,7 % durante la crisis, mientras que la inflación acumulada en la región ascendió al 9,3 %. A continuación, entre los que más poder de compra han perdido son los empleados madrileños (13 %), y aragoneses, murcianos y catalanes (los tres con un 12,6 %). En concreto, las personas que trabajan en la capital son los que mayor devaluación salarial han sufrido, con un descenso del 4 % entre 2008 y 2016, a lo que se suma un alza de los precios de consumo del 9 %.

En el lado opuesto de la tabla, los trabajadores canarios son los que menos poder de compra han perdido, porque aunque han experimentado un incremento del coste de vida del 5,5 % también han visto sus salarios caer sólo un 0,4 % en ese periodo, dejando bastante mermada su pérdida de poder adquisitivo. Junto a Canarias, País Vasco es la región donde menos poder adquisitivo han perdido los trabajadores (un 6 %), debido a que aunque la vida de los vascos se ha encarecido un 10,1 %, sus salarios son los que más han crecido durante la crisis, un 4,1 %. Además de en País Vasco, sólo han visto revalorizarse sus salarios los gallegos (1,2 %), baleares (1,1 %) y navarros (0,4 %), mientras que en el resto de regiones los trabajadores cobran menos que antes de la crisis.

Los que más han sufrido una devaluación de sus sueldos han sido, además de los madrileños, los asturianos (3,8 %), aragoneses (3,8 %) y murcianos (3,7 %), por encima de los trabajadores de otras regiones como Extremadura o Castilla-La Mancha. Por debajo de la media nacional se sitúa la devaluación salarial experimentada en Cataluña, Cantabria, La Rioja, Canarias y Castilla y León.

Sin embargo, la inflación durante el periodo no ha sido la misma en todo el territorio nacional y ha oscilado entre la subida del 11,4 % de los precios en Cataluña y la del 5,5 % de Canarias.

Para los sindicatos, la caída del poder adquisitivo de los trabajadores refleja de manera muy clara la falta de correlación que existe en el mercado laboral entre crecimiento económico y bonanza empresarial y aumento de los salarios.

Según UGT, esto se debe esencialmente al desequilibrio de fuerzas existente en la negociación colectiva y en el gobierno de las relaciones laborales a favor de las empresas, y que proviene de la reforma laboral de 2012. CCOO, por su parte, considera que las empresas no financieras no solo están recuperadas de la crisis, sino que se encuentran en una situación más boyante que durante la etapa de bonanza anterior y se han desendeudado.

La patronal y los sindicatos asturianos le ponen deberes a Pedro Sánchez

L.F.
Javier Fernández Lanero, Belarmino Feito y José Manuel Zapico
Javier Fernández Lanero, Belarmino Feito y José Manuel Zapico

FADE pide al nuevo Gobierno que cumpla los compromisos de inversión, CCOO la convocatoria de elecciones y UGT derogar las leyes más lesivas para los trabajadores

Pedro Sánchez ya es presidente del Gobierno, por lo que ahora le ha llegado el momento de empezar a tomar decisiones. Todos los partidos de la oposición se han apresurado a retomar sus viejas reivindicaciones, lo mismo que el resto de organizaciones tanto nacionales como autonómicas. En Asturias, los agentes sociales también le han puesto deberes. Mientras que la patronal FADE pide al nuevo Ejecutivo que cumpla los compromisos de inversión, CCOO quiere la convocatoria de elecciones y UGT derogar las leyes más lesivas para los trabajadores.

José Manuel Zapico, secretario general de CCOO en Asturias, ha resumido las reivindicaciones del sindicato en cuatro ideas generales. En primer lugar, Zapico aclara que la moción de censura «era una urgencia democrática para sacar al PP de la Moncloa, por ser una organización corrupta». En su opinión, para recuperar la credibilidad en las instituciones es necesaria «la convocatoria de elecciones democráticas», pero asegura que mientras se dan las condiciones necesarias es «urgente y necesario un plan de choque para generar empleo y actividad económica, la subida de los salarios y de las pensiones». Además, el líder sindical sostiene que la apuesta por la igualdad de género en el nuevo Gobierno «debe ser una prioridad».

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La puntilla de la crisis: los asturianos son los que más poder de compra han perdido