Alsa firma un contrato de 1.000 millones en Rabat

La empresa asturiana logra su contrato más importante fuera de españa con el servicio público de autobuses de la ciudad marroquí

Autobuses de Alsa
Autobuses de Alsa

Rabat

La empresa española Alsa firmó su contrato más importante fuera de España, por 1.000 millones de euros, para garantizar el servicio público de autobuses de Rabat y su comarca durante los próximos quince años. El contrato fue firmado hoy en el ayuntamiento de Rabat por el gerente de Alsa en Marruecos, Alberto Pérez, en un discreto acto y a la espera de celebrar otro más ceremonial el próximo mes de septiembre.

«Estamos muy contentos, es una empresa muy conocida y hemos visto sus resultados y la calidad de su servicio en las ciudades donde Alsa presta sus servicios», dijo el alcalde de Rabat, Mohamed Sediki.

Alsa ya tiene a su cargo el servicio de autobuses en las ciudades marroquíes de Marrakech, Agadir, Tánger y Juribga, lo que le proporciona un volumen anual de negocio de 57 millones de euros, cifra que esperan incrementar hasta los 100 millones con el contrato de Rabat, según explicó a Efe Alberto Pérez.

La empresa española, que se ha aliado con la marroquí City Bus en un consorcio en el que tendrá el 51 % del accionariado y toda la gestión, calcula que transportará a 109 millones de pasajeros anualmente en la región de Rabat, que con su periferia sur (Salé) y norte (Temara y Sjirat) suma una población de más de dos millones de personas.

Para ello, Alsa ha rediseñado todo el mapa de la capital marroquí y su región y creado 61 líneas, que darán trabajo a 1.600 conductores de autobuses de última generación, pues contarán con cámaras de videovigilancia, acceso para discapacitados y billetería electrónica.

La empresa española y su socia marroquí han tenido que asumir la totalidad de la inversión (con excepción de 14 millones de euros para la compra de la nueva flota de autobuses), tanto de personal como de material y su mantenimiento, y el retorno de inversión se hará sólo con la venta de billetes, que pasarán a costar 5 dirhams en lugar de los 4 actuales ( de 0,35 a 0,45 euros).

Actualmente hay un 40 de impago de billetes entre los pasajeros del servicio de autobús de Rabat, siendo este uno de los retos que tendrá que afrontar Alsa con equipos móviles de inspectores que visitarán los autobuses por sorpresa.

La empresa española ha convencido a las autoridades para crear en las vías de la capital y su periferia 45 kilómetros de carril-bus, un concepto prácticamente ajeno a los usos marroquíes.

Alberto Pérez, que arrancó el primer negocio de Alsa en Marruecos (en 1999, con el transporte urbano de Marrakech, que aún gestionan) explicó que el éxito de su empresa en Marruecos es la apuesta por el largo plazo: «En las experiencias de internacionalización no valen los corta y pega; es fundamental el desarrollo del negocio adaptado al país, lo que lleva su tiempo».

Así, explicó que tanto en Rabat como en Agadir o Tánger la empresa ha necesitado diez años para presentar su proyecto una primera vez y ser finalmente admitida, «y no todo el mundo tiene ese aguante», precisó.

En su larga experiencia en Marruecos, Alsa ha desarrollado alguna línea de negocio paralela, como la formación de conductores (20.000 horas de formación anuales) del sector del taxi o de los autobuses interurbanos, además del autobús turístico de Marrakech, el primero de su género en Marruecos.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Alsa firma un contrato de 1.000 millones en Rabat