Asturias tardará (al menos) otros 15 años en digerir su «stock» de pisos

El Principado tiene 10.200 viviendas sin vender de la época de la burbuja. El número de visados para nuevas construcciones superó el año pasado al de inmuebles transferidos

Europa Press
Europa Press

Redacción

«No hay riesgo de una nueva burbuja inmobiliaria ni a corto ni a medio plazo». Las declaraciones del nuevo presidente de la patronal de construcción CAC- Asprocon son contundentes, aunque cada vez son más las voces que alertan de que en España se están cometiendo los mismos errores que propiciaron la crisis más larga de la historia reciente del país. Todos los indicadores relacionados con el sector de la vivienda constatan un crecimiento que, en muchos casos, supera los dos dígitos. De ahí que hayan comenzado a saltar las primeras alarmas. Y esta situación tiene su réplica en Asturias, aunque a menor escala que en otras comunidades, una región en la que todavía permanecen sin vender 10.283 pisos de la época de la burbuja. Al ritmo de transferencias de los últimos años, el Principado tardaría, al menos, 15 años en digerir ese «stock».

Los datos de Ministerio de Fomento, cerrados a 31 de diciembre de 2017, recogen que el año pasado el «stock» de vivienda nueva se redujo en 559 inmuebles, hasta situarse en 10.283. Esto supone un descenso del 5,16% y que sea la tercera región con una caída mayor, en términos relativos, en 2017. Tan solo País Vasco y Baleares presentaron mejores registros.

La comparativa entre comunidades refleja un buen comportamiento del mercado en Asturias, pero un análisis de los números de Fomento de los últimos ejercicios evidencian que la región necesitará otros 15 años para deshacerse de ese parque de viviendas sin vender. Y es posible que esa cifra, en vez de disminuir, comience a incrementarse de nuevo, ya que en los últimos meses se observa un importante repunte de la construcción de nuevas edificaciones.

Asturias superó en 2017 el millar de visados de vivienda nueva, ya que contabilizaron a lo largo del año, según los datos de la patronal, un total de 1.157 entre viviendas en planta o bloques y unifamiliares. Esta cifra supone un crecimiento del 31% respecto a la registrada en 2016 y más del doble de los inmuebles procedentes de la época de la burbuja a los que el mercado ha conseguido dar salida.

Otro dato significativo es que, en siete años, Asturias solo ha sido capaz de desprenderse de 1.500 pisos de los que tenía sin vender. Según Fomento, en 2010 la región tenía 11.756 inmuebles en esa bolsa, cifra que continuó aumentado hasta 2013. Ese año se produjo un punto de inflexión y la tendencia se invirtió. El «stock» comenzó a reducirse a un ritmo medio de 700 pisos al año hasta llegar a la cifra actual de 10.283. A ese ritmo, harán falta otros 15 años para poner el contador a cero.

Datos nacionales

De acuerdo con los número de Fomento, el «stock» de viviendas nuevas sin vender a 31 de diciembre de 2017 en el conjunto de España es de 476.938. Ese año continuó la tendencia a la absorción del «stock», al reducirse el 3% respecto añ año anterior.

El informe recoge que la bolsa de viviendas acumulada disminuye en todas las comunidades autónomas, excepto Canarias, Ceuta y Melilla. Las comunidades del País Vasco y Baleares destacan con caídas superiores al 10% y tres comunidades acumulan el 49,98% del total nacional del stock: Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía. Por su parte Ceuta y Melilla, Navarra, Cantabria y Extremadura son las comunidades y ciudades autónomas con menor porcentaje de «stock» acumulado sobre el total nacional. 

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Asturias tardará (al menos) otros 15 años en digerir su «stock» de pisos