Otegi dice que atentado de Hipercor «nunca jamás debió suceder»

El líder abertzale se reunió este miércoles con la presidenta del Parlament y con diputados de JxS, SQEP y la CUP. Puigdemont ha defendido la visita mientras Albiol la tachó de «acto de indignidad»

Otegi, recibido por parlamentarios de la CUP
Otegi, recibido por parlamentarios de la CUP

Agencias

El secretario general de Sortu, Arnaldo Otegi, ha afirmado este miércoles en Barcelona, en el mismo barrio donde en 1987 ETA cometió el atentado de Hipercor, que «eso nunca jamás debió suceder» y que comparte el dolor de las víctimas y sus familiares.

En una conferencia pronunciada en el centro cultural Fabra i Coats, en el barrio de Sant Andreu de Barcelona, bajo el título de Tiempos de paz, vientos de libertad, Otegi ha querido recordar lo sucedido con el atentado de Hipercor el 19 de junio de 1987, que fue el más sanguinario cometido por ETA, con 21 víctimas mortales.

Según Otegi, él siempre ha sido muy respetuoso con las víctimas de los atentados «por un elemental sentido de humanidad» y ha destacado que la izquierda abertzale «no rehuye ninguna de las responsabilidades que tiene por la lucha de aquellos años» y los atentados cometidos por ETA.

«Comparto desde la responsabilidad este dolor», ha afirmado refiriéndose de forma indirecta al atentado de Hipercor, y dijo que «esto nunca jamás debió suceder, nunca».

Según Otegi, «más que hablar de las víctimas es preferible hablar con las víctimas» y se ha mostrado partidario de construir una alternativa de reconciliación alejada de la instrumentalización que realizan ciertos partidos.

Ante unas aproximadamente 1.200 personas que le escuchaban, Otegi ha reiterado su convencimiento de que el proceso soberanista catalán «es absolutamente irreversible» y ha reconocido que mientras que años atrás se pensaba que «sería Euskadi la primera nación en independizarse del Estado español, ahora es Cataluña quien ocupa el primer lugar».

«Vuestra lucha, en todo caso, -ha añadido- es también la nuestra, porque supone una evidencia de que en esta Europa que no nos gusta es posible articular mayorías populares que son imparables».

Sobre Euskadi, ha explicado que «para hacer la paz se necesitan dos partes, y mientras que el independentismo vasco la desea, hay un Estado que mantiene una estrategia de enfrentamiento permanente, y es que manteniendo aunque sea de forma virtual el pasado y el esquema antiterrorista, rehuye el debate político».

«Es un caso curioso porque hay una organización, ETA, que tiene voluntad de desarmarse y un gobierno que no quiere saber nada del asunto, y es que estoy absolutamente convencido de que el Gobierno no tiene ningún interés en que desaparezca ETA, y que durante muchos años la ha utilizado para defender determinadas cosas y rehuir el debate político».

Antes de hablar Otegi han tomado la palabra el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, y el exdiputado de la CUP David Fernàndez, que han recordado su visita conjunta a la prisión donde estaba encarcelado el líder de la izquierda abertzale.

En representación de la entidad organizadora de la conferencia, el presidente del Centre Internacional Escarré per a les Minories Ètniques i les Nacions (CIEMEN), David Minoves, ha defendido «una propuesta de diálogo entre Cataluña y Euskadi».

 Visita al Parlament

Por la mañana, un grupo de diputados de la CUP recibió al líder aberzale a su llegada al Parlament, una visita rodeada de gran expectación mediática y en el marco de la cual también se ha reunido con la presidenta de la Cámara, Carme Forcadell, y con diputados de JxS, SQEP y la CUP.

Otegi ha llegado a la cámara catalana sobre las 12.20 horas en una furgoneta gris acompañado del exdiputado de la CUP David Fernández y ha sido recibido a las puertas del Parlament por los diputados de la CUP Anna Gabriel, Eulàlia Reguant, Sergi Saladié y Mireia Vehí.

En el exterior de la cámara catalana, un grupo de unas diez personas han recibido al líder abertzale al grito de «asesino» y con una pancarta en la que se leía «fuera de aquí», escrito en euskera y en catalán.

Tras entrar en el Parlament, Otegi se ha reunido con los diputados de la CUP en los despachos de este grupo parlamentario, antes de hacerlo con representantes de Junts pel Sí, SQEP y la CUP en la comisión de Exterior de la cámara.

Después ha mantenido un encuentro con Carme Forcadell durante cerca de media hora, en un encuentro que ha sido calificado como de «cordial» por fuentes parlamentarias. La reunión ha tenido un carácter «institucional», puesto que la presidencia del Parlament «recibe en audiencia a todos los secretarios generales de los partidos democráticos cuando estos la solicitan», han recordado este mediodía las mismas fuentes parlamentarias.

El encuentro, en el que han participado Forcadell,Otegi y el vicepresidente primero del Parlament, Lluís Corominas, se ha iniciado puntualmente a las 15 horas y ha durado exactamente 25 minutos. Finalizada la reunión, ninguno de los participantes ha efectuado declaraciones.

Cruce de acusaciones entre Puigdemont y Albiol

 El presidente catalán, Carles Puigdemont, ha protagonizado un agrio choque con el presidente del grupo parlamentario del PPC, Xavier García Albiol, a quien ha retado a abrirse a hablar «de todo» si se cumple la condición de «ausencia de violencia» a la que aludió en su día José María Aznar, ha recordado.

En la sesión de control al presidente de la Generalitat, en el pleno parlamentario de hoy, García Albiol ha denunciado que el hecho de que el Parlamento catalán reciba al dirigente aberzale Arnaldo Otegi, a quien ha calificado de «dirigente de la banda terrorista ETA», es el «acto de mayor indignidad en esta sede parlamentaria».

«No valen las equidistancias», ha subrayado García Albiol, que ha apuntado que en esta cuestión por un lado «están las víctimas, los asesinados», y por el otro «los malos, que son los terroristas», por lo que a su juicio resulta «preocupante» que Puigdemont se muestre «indiferente» ante la visita de Otegi.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Otegi dice que atentado de Hipercor «nunca jamás debió suceder»