El PP negocia la composición de la Mesa del Congreso pensando en la investidura

Podría cederle un puesto a Ciudadanos a cambio de su apoyo para formar Gobierno

.

redaccón / la voz

Cuando faltan dos semanas para que se constituyan, el día 19, las Cortes surgidas del 26J, el PP cambia de estrategia respecto a la aplicada el pasado diciembre para la elección de los miembros de la Mesa del Congreso y la del propio presidente de la Cámara baja, y pretende ahora vincular la negociación de esos cargos a otras contrapartidas, como podría ser el apoyo a Mariano Rajoy de cara a la investidura. Así, quiere evitar lo que le ocurrió en la pasada legislatura cuando con PSOE y Ciudadanos llegó a un acuerdo para repartir los nueve puestos de la Mesa y se encontró con que no tenía la mayoría en el órgano y que el presidente era un socialista.

El incremento del número de diputados populares, al haber pasado de 123 a 137, le otorga al partido un plus para negociar su posición. Desde el PP aducen que les corresponden cuatro puestos, dos al PSOE, otros dos a Podemos y ninguno a Ciudadanos con sus 32 escaños. El noveno, agregan, debería negociarse. Una baza que el PP se guarda para pactar con el partido de Albert Rivera y, a cambio, recuperar la presidencia, hasta ahora en manos de Patxi López gracias al acuerdo a tres bandas. Fuentes de la dirección del PP admiten que no se descarta la posibilidad de ceder la presidencia al PSOE o a Ciudadanos siempre y cuando el PP mantuviese la mayoría en la Mesa.

El resto de fuerzas, sin embargo, defienden que el presidente del Congreso debe ser de un partido que no gobierne, y ahí los socialistas ponen sobre la mesa su segunda posición en las urnas, aunque mermada. El PSOE juega con la idea de que Patxi López repita en el cargo, aunque el aludido, al parecer, no está interesado en repetir la experiencia. En sus cuatro meses en el puesto mantuvo serias diferencias con el PP y acabó con un conflicto de competencias con el Ejecutivo que está en manos del Tribunal Constitucional.

De todos modos, la pretensión del PSOE es conservar como mínimo una vicepresidencia y una secretaría del Congreso. Con ese objetivo, Antonio Hernando comenzará la próxima semana las conversaciones con Podemos y Ciudadanos. Este último depende de los pactos con otros partidos para mantenerse en la Mesa, donde ahora dispone de dos puestos. 

«Mercadeo» de puestos

Las miradas están puestas precisamente en el partido de Albert Rivera, pues nada impide que el PP le ceda algún vocal en el órgano de dirección de la Cámara baja a cambio de su apoyo en otras cuestiones, como la sesión de investidura. Esto choca con las declaraciones de Ignacio Prendes, secretario segundo de la Mesa, quien ayer aseguró que su formación no entrará en un «mercadeo» de puestos y que es partidaria de que el Congreso lo presida alguien de un partido distinto al que gobierne. Otro de los elementos que podrían poner encima de la mesa los encargados de las negociaciones para llegar a una investidura es la formación de los grupos parlamentarios. Y es que hay partidos que necesitan ayuda externa. Es el caso de CDC, al caer por debajo del 15 % de los votos en Cataluña y no cumplir los requisitos del Reglamento del Congreso haciendo una interpretación rígida. Pero también podría hacerse laxa, pues está autorizada la Mesa para ello. De ahí el interés del PP en tener mayoría en ella.

De momento, los diputados electos pueden ya desde hoy desfilar por el Congreso para entregar sus credenciales y realizar los trámites para poder tomar posesión oficialmente de los escaños el día 19.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El PP negocia la composición de la Mesa del Congreso pensando en la investidura