Solo Podemos y los nacionalistas critican la exclusión de la candidatura de Otegi

Bildu desafía: «No aceptaremos que el Estado diga quién nos puede representar»

.

Redacción / La Voz

La Junta Electoral de Guipúzcoa cerró la puerta a que Arnaldo Otegi pueda presentarse como candidato de EH Bildu a lendakari en las próximas elecciones del 25S, una decisión que la formación nacionalista va a recurrir por la vía contenciosa. El tribunal hizo suyo el criterio de la Fiscalía de considerar «inelegible» al líder independentista, al entender que «se encuentra condenado a la pena de inhabilitación para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo», hasta el 2021. Otegi solo encontró apoyos entre los partidos nacionalistas y Podemos, que se mostraron en contra del «veto» al líder abertzale, mientras que PP, Ciudadanos y UPyD no ocultaron su satisfacción por el auto, mientras que el PSOE se limitó a expresar su respeto a las decisiones judiciales.

Tanto Unidos Podemos como el PNV coincidieron en el argumentario en defensa de Otegi, y consideran una violación de la normalidad democrática que no se pueda presentar como candidato. Pablo Iglesias valoró como «una mala noticia» que Otegi no pueda concurrir a los comicios autonómicos porque «deben ser los vascos y las vascas quienes decidan quién les representa en su Parlamento». Su socio, el coordinador federal de IU, Alberto Garzón fue más allá y apuntó que la decisión de la junta electoral supone «una enorme cacicada» y «algo impropio de un país que se dice democrático». El eurodiputado Miguel Urban fue el más duro al censurar que la guerrilla colombiana de las FARC vaya a poder presentarse a los comicios en su país y en cambio Otegi no pueda hacerlo en el País Vasco.

El PNV, al igual que Podemos, fue igualmente crítico con la decisión judicial, pero el lendakari Iñigo Urkullu introdujo un importante matiz al recordar la estrategia de EH Bildu, que ya conocía los riesgos que corría cuando eligió la alternativa de Otegi.

El líder abertzale también escuchó mensajes de apoyo desde el independentismo catalán. Por parte de Esquerra, el consejero de Justicia de la Generalitat, Carles Mundó, denunció que se intente resolver por vías jurídicas cuestiones políticas. El diputado del Partit Demòcrata Català, Carles Campuzano, subrayó que la decisión significa una «mala noticia para la normalización de la política vasca».

Recuerdo a las víctimas de ETA

En el otro extremo de la balanza están PP y Ciudadanos. Para el PP hubiera sido «una burla y una humillación a las víctimas del terrorismo» que el nombre de Otegi hubiese figurado en las papeletas electorales. «Todo el mundo sabe, y el que mejor lo sabe es el propio Otegi, que no se puede presentar, que está condenado por haber formado parte de ETA, por haber actuado a su mandato», resumió el candidato popular a lendakari, Alfonso Alonso. En la misma línea que el PP se manifestó Ciudadanos. Fran Hervías, secretario de Organización de la formación, consideró que la candidatura hubiera supuesto un engaño para la sociedad y adelantó que su partido seguirá muy de cerca el proceso para evitar cualquier maniobra de EH Bildu. Entre unos y otros se situaron los socialistas vascos. La candidata Idoia Mendia insistió en que Otegi debe cumplir con las leyes como el resto de la ciudadanía y acusó a la izquierda abertzale de actuar por estrategia electoral.

Arnaldo Otegi insistió ayer en su discurso de las últimas semanas. «Lo coherente es mantener mi candidatura», dijo, y subrayó que en EH Bildu no se ha no se ha planteado ninguna «alternativa» a su designación encabezando la lista de los nacionalistas, por lo que los servicios jurídicos de la coalición abertzale van a emprender la vía judicial a través de lo contencioso administrativo. Mientras los tribunales se pronuncian, Otegi seguirá «volcado» en la campaña electoral. «No aceptaremos que el Estado diga quién sí y quién no puede representar al pueblo vasco», apuntó.

La coalición nacionalista tiene hasta el 28 de agosto para sustituir a Otegi, un día antes de que la junta electoral proclame las listas oficiales que se publicarán el día 30 en el Diario Oficial del País Vasco. A partir de ahí, EH podrá presentar el anunciado recurso contencioso administrativo, que se resolverá el 2 de septiembre. La decisión que finalmente adopte puede ser impugnada el 4 de septiembre ante el Tribunal Constitucional, que tendrá un plazo de hasta las doce de la noche del día 7 para dictaminar si Otegi puede concurrir o no a los comicios.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Solo Podemos y los nacionalistas critican la exclusión de la candidatura de Otegi