Agencias / La Voz

Una multitud en las cinco ciudades catalanas que acogen la manifestación independentista por la Diada ha llenado las calles de Barcelona, Tarragona, Lleida, Salt y Berga. A las 17:14 horas, con el repicar de las campanas de La Seu Vella en Lleida, arrancaron las muestras de apoyo al carácter nacional de Cataluña mientras el debate político sigue pendiente del órdago soberanista desde las instituciones y el Gobierno catalán.

La concentración de la capital catalana ha congregado a unas 540.000 personas según los datos ofrecidos a través de Twitter por la Guardia Urbana de Barcelona.

Sin embargo, la Delegación del Gobierno en Cataluña ha cifrado en 370.000 los manifestantes en las cinco concentraciones celebradas en las otras tantas ciudades. Los datos se han realizado a partir de una estimación de asistentes teniendo en cuenta los datos técnicos de las medidas de los espacios ocupados, así como la densidad de ocupación por metro cuadrado.

La movilización independentista organizada en LLeida ha reunido a entre 25.000 y 30.000 personas según los organizadores del acto, ANC y Òmnium Cultural, en el que se remiten a cifras de la Policía Local de la ciudad. La concentración ha ocupado 400 metros lineales a la orilla del río Segre y se ha convertido en «la más numerosa realizada en la ciudad». El acto celebrado en Berga ha congregado en el pasedo de la Pau de la localidad a unas 60.000 personas.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha participado desde Salt en la movilización independentista, desde donde ha presentado la celebración de un referéndum en Cataluña como solución para «desbloquear» la gobernabilidad de España. Sin citar explícitamente las siglas de ningún partido, Puigdemont ha sugerido que si los socialistas avalaran como Podemos un referéndum para Cataluña «se acabaría con un bloqueo que no gusta a nadie», porque habría una mayoría suficiente para investir a un nuevo presidente del Gobierno con el apoyo de los soberanistas.

La Diada llena las calles de Barcelona Cinco ciudades celebraron la manifestación independentista. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, participó por primera vez aunque evitó aparecer junto a los líderes independentistas

En la manifestación de Salt, un municipio con un alto índice de inmigración y colindante a Girona -capital donde Puigdemont fue alcalde-, el cantante Gerard Quintana ha sido el encargado de leer la parte del manifiesto recitado de forma consecutiva en los cinco municipios de la manifestación, y su texto ha hecho referencia a la «futura república catalana plural». Es la primera vez que un presidente catalán asiste a una protesta secesionista.

Mientras, en Barcelona (la manifestación más numerosa), la alcaldesa Ada Colau ha seguido desde la zona de personalidades la marcha, aunque ha evitado aparecer junto a los líderes independentistas en primera fila. Colau, uno de los referentes de las confluencias de la izquierda alternativa, favorable al derecho a decidir de Cataluña, pero que no se define como independentista, ha querido asistir a la movilización.

En concreto, la alcaldesa de Barcelona En Comú-Podemos se ha situado en la zona reservada para las autoridades institucionales, junto al escenario situado entre el Arco de Triunfo y el Parque de la Ciutadella. Allí se concentraban algunos de los principales referentes del independentismo, como el expresidente de la Generalitat Artur Mas o el vicepresidente del Govern y presidente de ERC, Oriol Junqueras.

.Colau, con Doménech en la Diada de Barcelona
Colau, con Doménech en la Diada de Barcelona

Artur Mas ha aprovechado su presencia en el acto para celebra el poder estar en la manifestación de la Diada -«Este año sí estoy. Tenía muchas ganas»-, después de que renunciara a estar en las anteriores para preservar su papel institucional cuando estaba al frente del Govern.

«He podido hacer lo que habría querido hacer estos últimos años: estar al lado de la buena gente del país que empuja el país hacia su libertad», ha recalcado antes de la manifestación de la Diada en Barcelona, y ha respetado que el presidente Carles Puigdemont sí asista, porque, a su juicio, cada uno debe sentirse cómodo en la manera de ejercer la Presidencia.

También asistieron a la manifestación celebrada en Barcelona el conseller de Asuntos Exteriores, Raúl Romeva, el conseller de Salud, Antoni Comín, la coordinadora general del Partit Demòcrata Català, Marta Pascal, la presidenta de la Diputación de Barcelona, Mercè Conesa, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, o el juez y senador de ERC Santiago Vidal, entre otros.

En esta zona VIP se ha colocado Colau, aunque ha evitado situarse en el mismo sitio en el que se encontraban los dirigentes independentistas. Colau, que ha llegado a la cabecera de la manifestación acompañada del primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, y de la alcaldesa de Badalona (Barcelona), Dolors Sabater, que también llegó al poder encabezando una candidatura de confluencia de la izquierda alternativa con apoyo de los independentistas. 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Cientos de miles de personas salen a las calles en la Diada