Podemos se divide por Cataluña antes de la moción de censura de Iglesias

Los Anticapitalistas se desmarcan del líder de Podemos y apoyan el referendo unilateral

.

madrid / la voz

Pablo Iglesias se juega buena parte de su capital político en la moción de censura contra Mariano Rajoy que se inicia hoy. Sabe de antemano que no va a prosperar, pero su objetivo es sacar partido al protagonismo que el formato le da al no tener límite de tiempo en sus intervenciones, presentarse como líder de la oposición en ausencia de Pedro Sánchez y que se le visualice como alternativa de gobierno a un PP acorralado por la corrupción.

Pero el líder de Podemos acudirá al Congreso con un importante contratiempo de última hora. La corriente Anticapitalistas, el sector más radical del partido, que mostró su fuerza en Vistalegre II, emitió ayer un comunicado en el que se manifiesta a favor del referendo unilateral anunciado por el presidente catalán, Carles Puigdemont, desmarcándose de la posición oficial de la dirección del partido morado, que se mueve en una ambigüedad calculada, pero apuesta por una votación pactada. La decisión del sector que encabeza el europarlamentario Miguel Urbán da armas al Gobierno para atacar a Iglesias en una cuestión clave, que sin duda tendrá mucha presencia en el debate.

Iglesias pretende aprovechar la tercera moción de censura de la democracia para ganar impulso, como hizo Felipe González con la que presentó en 1980 contra Adolfo Suárez. El secretario general del PSOE obtuvo 152 votos a favor, a solo 24 de la mayoría absoluta necesaria. Pero el líder de Podemos tendrá muchos menos apoyos, ya que contará con solo 82 síes, los de su propio grupo, su aliado electoral Compromís, los secesionistas de ERC y EH Bildu. La formación valenciana ha criticado el método empleado en la moción, pero ayer la vicepresidenta de la comunidad, Mónica Oltra, aseguró que la apoyaba, al tiempo que decía que España se encamina a ser un «Estado fallido». Iglesias corre el riesgo de fracasar políticamente como le pasó al entonces líder de AP Antonio Hernández Mancha, en su moción contra González, que solo recabó 67 apoyos.

La portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero, será la encargada de abrir el debate, en un discurso en el que se espera que utilice un tono muy duro para atacar a Rajoy y acusar al PP de robar dinero público por los casos de corrupción y de parasitar las instituciones, en especial la judicial. 

Presidenciable

Iglesias se centrará más, según fuentes de Podemos, en las propuestas para dar una imagen de presidenciable. El programa que defenderá incluye una batería de medidas anticorrupción, un paquete de medidas económicas inspiradas en el modelo portugués y un proyecto plurinacional con una apuesta por un referendo pactado y con garantías para Cataluña. Las mismas fuentes trasladan que será un discurso muy largo, que superará las dos horas, mientras que el de Montero superará la hora y media. El Gobierno, que puede intervenir en cualquier momento del debate, podría responder a la portavoz antes de que Iglesias inicie su parlamento, como ya pasó en los dos precedentes, u optar por ningunearla.

La moción de censura, que tiene carácter constructivo en la Constitución, supone un examen para el candidato, que debe defender su programa de gobierno. En el caso de Iglesias será, sin duda, una reválida porque además de atacar a los demás partidos, como ha hecho hasta ahora, tendrá que proponer medidas concretas, es decir mostrar sus cartas. En todo caso, Podemos anunció ayer que está dispuesto a presentar otra moción, ya que cuenta con suficientes diputados para hacerlo en el próximo período de sesiones.

El partido llama a sus bases para que se movilicen y visibilicen el debate

Podemos ha llamado a la movilización general de su gente ante una moción de censura con la que busca impacto político. La formación morada hizo ayer un llamamiento a sus bases para que se movilicen y hagan seguimiento en directo de la moción de censura. La secretaría de organización que dirige Pablo Echenique envió un mensaje a los simpatizantes del partido para pedirles que vean el debate y contribuyan a darle visibilidad fuera del Congreso, para hacer frente al intento de silenciar la iniciativa que, según denuncian, están protagonizando sus adversarios políticos. «Es importante que esta iniciativa no se quede encerrada en el Congreso y, por eso, os proponemos que os juntéis (los que podáis) a ver el debate. Os proponemos que los consejos ciudadanos autonómicos y municipales y también los círculos habiliten por toda España espacios donde todo el mundo pueda ver y comentar la jugada en común», señala el texto. Podemos lleva días denunciando un intento por parte del PP de invisibilizar el debate para restarle importancia y solemnidad, como demuestra, a su juicio, el hecho de que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, fijara el inicio del pleno para las 9 horas, y también que el debate de los vetos a los Presupuestos en el Senado dé comienzo hoy por la tarde, en paralelo a la moción.

Pablo Iglesias contará con el apoyo desde la tribuna de los alcaldes de Santiago (Martiño Noriega); A Coruña (Xulio Ferreiro), Ferrol (Jorge Suárez) y Cádiz, el anticapitalista José María González Kichi. No asistirá la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Podemos se divide por Cataluña antes de la moción de censura de Iglesias