Imagen:

Junqueras dice que comprará las urnas y que no teme las querellas

«No estoy aquí para evitar que me inhabiliten» ha dicho hoy el vicepresidente del Gobierno catalán


Barcelona

El vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, ha negado este lunes haber presionado al presidente, Carles Puigdemont, para remodelar el Gobierno catalán y cesar a los consejeros que dudaban del referendo del 1 de octubre.

«Seguro que yo no tengo nada que ver con los cambios en el Govern», ha proclamado en una entrevista de Rac1 recogida por Europa Press, en respuesta a la remodelación del Ejecutivo que concretó Puigdemont el viernes.

Así, Junqueras defiende que los cambios en el Ejecutivo son responsabilidad única del presidente: «No acostumbro a mandar en ningún lado. Yo hago todo lo que puedo, ayudo tanto como puedo. Ni soy el que mando, ni tengo ninguna vocación de mandar más allá de intentar ayudar».

Ha evitado polemizar sobre sí los consejeros cesados no creían en el 1-O y ha atribuido su marcha a que consideraban que había «personas que lo podían hacer mejor o con una energía renovada».

Todos los consejeros cesados son del PDeCAT, y Junqueras ha asegurado que nadie le planteó que también se cesara a algún consejero de ERC para compensar: «No tiene ningún sentido. Esto no ha pasado».

Patrimonio

Uno de los debates instalados en la política catalana es si la apuesta por el 1-O acarreará a los consejeros problemas con la justicia que eventualmente puedan afectar a su patrimonio, y Junqueras ha criticado que se especule sobre este escenario.

«Cuando alguien insinúa que perseguirán nuestro patrimonio, ¿Qué nos dicen? ¿Qué vendrán a mi casa y me echarán a la calle con mis hijos? ¿De verdad quieren hacer esto? ¿De verdad creen que la sociedad catalana del siglo XXI lo permitirá?», se ha preguntado.

El papel de los Mossos

El papel de los Mossos el 1 de octubre es un tema de controversia y Junqueras ha asegurado que espera que ese día «todo el mundo cumpla con su deber y de la mejor manera posible».

También ha asegurado que no teme que le inhabiliten y que, si esto pasa, le parecería secundario: «A mi no me echaría en falta nadie. No estoy aquí para evitar que me inhabiliten. Estoy aquí porque siempre me lo he creído y siempre lo he defendido».

Junqueras se ha mostrado seguro de que, pese al rechazo frontal del Estado, el próximo 1 de octubre se pondrán las urnas del referendo y «estarán llenas de votos».

Ha insistido en que este martes el Govern materializará la compra de urnas, y ha relativizado que esto suponga una querella contra los miembros del Govern: «De querellas seguro que no faltarán. El Gobierno español no es tan generoso en otras cosas, pero en esto sí».

Valora este artículo

0 votos
Etiquetas
Carles Puigdemont Cataluña Oriol Junqueras
Comentarios