Rajoy se desentiende de las finanzas del PP

Declara en el juicio del caso Gürtel que sus únicas funciones en el partido son políticas, dice que los papeles de Bárcenas son «absolutamente falsos» y niega haber cobrado jamás sobresueldos

Los momentos destacados de la declaración de Rajoy Instantes de tensión durante el interrogatorio al presidente del Gobierno

Madrid / La Voz

«Jamás me he ocupado de asuntos económicos en el partido». Aferrado una y otra vez a ese argumento, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, salió este miércoles indemne del interrogatorio al que fue sometido en el juicio del caso Gürtel, que investiga una supuesta trama de corrupción en el PP, en el que fue llamado a declarar como testigo. Frente a la insistencia de la acusación popular y de las defensas de algunos acusados en preguntarle por la presunta financiación irregular y por la existencia de una caja B en el PP, insistió en que sus funciones en el partido han sido siempre políticas, incluso en los períodos en los que fue director de las campañas electorales. «Hay una separación nítida y clara de la parte política y la económica», aseguró sobre el reparto de papeles en el PP. Y de todo lo que tuviera que ver con las finanzas responsabilizó al extesorero Álvaro Lapuerta y al exgerente y ex tesorero Luis Bárcenas.

Rajoy supera el riesgo de inestabilidad

Gonzalo Bareño
.

Solo un grave error en su testimonio habría comprometido su continuidad al frente del Gobierno

Más allá del evidente daño a su imagen que implica el que se le viera siendo interrogado en un juicio por un caso de presunta corrupción en el PP, Mariano Rajoy no cometió ningún fallo relevante en su declaración ni aportó novedad alguna a los hechos ya conocidos. Y tampoco los abogados y la fiscal que le preguntaron fueron capaces de hacerle caer en alguna contradicción o en una mentira manifiesta, lo que, aparte de constituir un delito, habría comprometido irremediablemente su continuidad como presidente del Gobierno. Desde ese punto de vista, en el PP están satisfechos con la declaración de Rajoy y convencidos de que, pasado el que sin duda ha sido el trance más comprometido para él desde que llegó a la presidencia del Gobierno, el asunto no tiene más recorrido y estará políticamente superado a la vuelta del verano.

Seguir leyendo

«Son absolutamente falsos»

Rajoy se mostró, sin embargo, contundente en muchas de sus respuestas, tratando de evitar la imagen de que se escabullía de los asuntos más polémicos. «Jamás», respondió cuando se le preguntó si había cobrado sobresueldos en dinero negro, tal y como reflejan los papeles del extesorero Luis Bárcenas. «Son absolutamente falsos», dijo sobre esos apuntes. «Cobrábamos un sueldo de diputado y bastantes personas tenían un complemento que abonaba el partido y que se declaraba a Hacienda», explicó. Y, cuando se le inquirió sobre si siguió cobrando esos sobresueldos cuando entró en el Gobierno, insistió de nuevo, demostrando tener bien estudiada la respuesta: «Jamás, habría sido ilegal».

Inquieto por momentos, distendido en otros y hasta bromista en algún pasaje, durante cerca de dos horas Rajoy respondió con tranquilidad a las preguntas, aunque encarándose en ocasiones con los abogados, en especial con el de la acusación popular ejercida por Adade, Mariano Benítez de Lugo, responsable de que fuera llamado como testigo. «No sé si se ha equivocado usted de testigo», le dijo en un momento, lo que le valió una llamada al orden del presidente de la sala, Ángel Hurtado, quien también frenó en seco hasta 23 preguntas por considerarlas improcedentes. «No parece un razonamiento muy brillante», le espetó en otra ocasión al abogado cuando este le preguntó que si negar haber recibido dinero en B implica que no había recibido sobres.

Rajoy admitió que en el 2004 el entonces tesorero Álvaro Lapuerta le comunicó que algunos proveedores del PP, en referencia al grupo de Francisco Correa, utilizaban el nombre del PP para hacer negocios. Ante eso, ordenó que se dejara de contratar con ellos. Y, cuando se le preguntó por qué no denunció esos hechos, explicó que preguntó a Lapuerta si había algo ilegal y este le contestó que, aunque no tenía pruebas, no le gustaba lo que veía. Y en otra reunión anterior, en la que estaba también Esperanza Aguirre, Lapuerta le trasladó sus sospechas sobre la venta de unas parcelas en los municipios de Majadahonda y Arganda del Rey. Según Rajoy, se limitó a ordenar a Aguirre que lo solucionara.

SMS: «No hicimos nada»

En el único momento en el que Rajoy pareció acorralado fue cuando se le preguntó por los mensajes que se cruzó con Luis Bárcenas cuando ya era público que tenía una cuenta en Suiza, en los que le pedía que fuera «fuerte» y le comunicaba: «Hacemos lo que podemos, mañana te llamo». No supo explicar a qué se refería. «No tienen significado ninguno», dijo. Y, cuando se le repreguntó si «hacemos lo que podemos» es «no hacer nada», señaló que, en efecto, no hizo nada. «Hasta el punto de que no lo llamé», precisó. Reconoció también que se reunió con Bárcenas cuando este ya estaba siendo investigado, y que accedió a que siguiera disponiendo de coche oficial y despacho en Génova. «Nos pareció razonable», dijo. En ningún momento cargó contra Bárcenas, sobre el que dijo no haber tenido queja cuando trabajaba para el partido. Y llamó la atención que el abogado del extesorero tratara de impedir reiteradamente que a Rajoy se le preguntara por la caja B del PP y que renunciara a formularle preguntas.

Respuestas clave

  1. ¿Sabe o ha oído en el PP si había aportaciones en efectivo en alguna ocasión? No. No he oído nada porque jamás me he ocupado de asuntos económicos en el PP.
  2. ¿Conocía al señor Correa? No lo conocía. Estoy absolutamente convencido de que lo habré visto en algún acto público, pero no he tenido ninguna relación con él ni estuvo en mi despacho.
  3. ¿Cobró sobresueldos en B como reflejan los papeles de Bárcenas? Jamás. Cobrábamos un sueldo de diputado y bastantes personas tenían un complemento que abonaba el partido y que se declaraba a Hacienda. Son absolutamente falsos [los apuntes que recogen sobresueldos].
  4. ¿Qué significa que le dijera a Bárcenas «sé fuerte» y «hacemos lo que podemos? Podría haber utilizado esa expresión o cualquier otra. No hicimos nada que perjudicara un proceso.

Las diez frases del testigo Rajoy

O. S. P.
Los momentos destacados de la declaración de Rajoy Instantes de tensión durante el interrogatorio al presidente del Gobierno

La insistencia del abogado de la acusación popular ha llevado al líder popular a adoptar por momentos un tono burlón

La hora y cincuenta minutos de la declaración de Mariano Rajoy en el primero de los juicios por el caso Gürtel, ha dejado, además de un rifirrafe entre el presidente del tribunal, Ángel Hurtado, y el letrado de la acusación popular ejercida por la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (Adade), Mariano Benítez de Lugo, varias frases irónicas, mordaces y hasta «impertinentes» en palabras de este letrado, quien ha recriminado a Rajoy el tono en el que ha descalificado algunas de sus preguntas. 

«No sé si se ha confundido de testigo»

Este ha sido uno de los momentos más tensos de la declaración de Rajoy a preguntas de Benítez de Lugo. El abogado preguntó en numerosas ocasiones al presidente del Gobierno sobre asuntos concretos de la relación del presunto jefe de la trama Gürtel, Francisco Correa, y el PP. En todo momento, el líder popular ha asegurado desconocer esas cuestiones, pues él se dedicaba a la «dirección política, no a la económica». Preguntado por las supuestas entregas de dinero de Correa en la sede del PP, ha respondido: «No sé si se ha equivocado de testigo». El presidente del tribunal ha apercibido a Rajoy, en tanto que el letrado ha considerado «impertinente» la respuesta. «Yo creo que confunde su papel aquí», ha lamentado el abogado, ante lo que el presidente del tribunal ha zanjado: «¡señor letrado!».

Seguir leyendo

Un motivo para la citación por el que nadie le preguntó

Aunque nadie le formuló pregunta alguna sobre ello, el objeto exclusivo de la comparecencia de Rajoy como testigo en el juicio era el de que aclarara si como vice secretario general del PP en esa época conocía o no una donación de 245.000 euros realizada en el año 2003 para financiar las campañas electorales de los populares en los ayuntamientos madrileños de Pozuelo y Majadahonda, por la que el PP está acusado de ser partícipe a título lucrativo.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Rajoy se desentiende de las finanzas del PP