Los puntos más polémicos de la ley de transitoriedad catalana

La eliminación de la Audiencia Nacional, una amnistía para los condenados por su vínculo con el proceso de independencia y la nueva figura de jefe del Estado son algunos de los más controvertidos

.

Agencias

JxSí y la CUP han desvelado algunos de los principales puntos del entramado legislativo con el que pretenden acometer la desconexión de España. En una rueda de prensa celebrada este lunes, los portavoces de las formaciones han ido desgranando algunas características de su normativa, que según han anunciado se aprobará antes del referendo y entraría en vigor el 2 de octubre en caso de que el día anterior el «sí» se impusiera en las urnas.

Estos son los puntos más polémicos de la norma.

1. La nacionalidad catalana permitirá mantener la española. La norma establece que la obtención de la nacionalidad catalana en caso de independencia «no exige la renuncia de la nacionalidad española». El artículo 7 de la ley expone que podrán obtener la nacionalidad catalana aquellas personas de nacionalidad española que lleven dos años empadronados en Cataluña a fecha 31 de diciembre del 2016.

2. Amnistía para los condenados. Prevén amnistiar a todos los «investigados o condenados por procedimientos relativos a la independencia o la construcción de la república». Entre este grupo se encontrarían personalidades como Artur Mas, Irene Rigau, Joana Ortega y Francesc Homs.

3. La Audiencia Nacional, eliminada. El texto de la ley desgrana gran parte de los detalles de la estructura judicial prevista para Cataluña, donde no habría Audiencia Nacional y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña sería reconvertido en el Tribunal Supremo Catalán. Además, establece una figura de fiscal general de la república que sería nombrado por el Parlament y no por el Govern. La norma también prevé descartar la Sala 5 de jurisdicción militar, si bien se mantendrían las otras cuatro salas: civil, penal, contenciosa, administrativa y social.

4. La Generalitat asumirá todos los funcionarios. La estructura de empleados públicos «tendrá continuidad». Es decir, los funcionarios serán asumidos por la Generalitat. Seguirán con su plaza y mantendrán las mismas retribuciones que hasta ahora. Eso sí, se tendrán que adaptar a la nueva organización.

5. El presidente de la Generalitat, jefe de Estado. La ley prevé que el presidente de la Generalitat pase a ser jefe del Estado. El documento establece que también haya un presidente de la república, aunque la norma no define si el jefe del Estado asumirá además ese papel.

6. Control de fronteras y expulsión del Ejército. La Generalitat asumirá el control «total» de las fronteras y aduanas pero deja en manos del Gobierno de Puigdemont los detalles de su ejecución. El Ejército «dejará de tener jurisdicción en el territorio catalán» por lo que será expulsado. Sin embargo, será una posterior Asamblea Constituyente la que decida si Cataluña tendrá dotación militar.

La ley de desconexión se aprobará antes del referendo y entrará en vigor si gana el «sí»

Efe
Junts pel Sí y la CUP dicen que aprobarán la ley de desconexión antes del 1 de octubre Hoy registron la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República

La norma prevé amnistiar a los condenados a raíz del proceso soberanista

Junts pel Sí y la CUP aprobarán antes del eventual referéndo del 1 de octubre la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República, la principal de las llamadas «leyes de desconexión», prevista para, en caso de que ganara el 'sí' a la independencia, crear un marco legal alternativo al español.

Según han explicado ambas formaciones en una rueda de prensa en el Parlament, la ley pretende dar la cobertura y el marco jurídico del periodo inmediatamente posterior a esa eventual victoria del 'sí', por lo que entraría en vigor entre el 2 de octubre y unas elecciones constituyentes, tras las cuales se aprobaría una «constitución catalana».

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Los puntos más polémicos de la ley de transitoriedad catalana