El desafío independentista en Cataluña obliga a posponer los Presupuestos

Rajoy confirma el aplazamiento, pero descarta adelantar las elecciones generales

.

Madrid / La Voz

El empeño del Gobierno catalán en celebrar un referendo de independencia ilegal a pesar de la prohibición expresa del Tribunal Constitucional trasciende ya la categoría de crisis política y afecta a la estabilidad económica de España. En plena escalada de la tensión en Cataluña, la negativa del PNV a garantizar su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado para el 2018, y el hecho de que vincule ese respaldo a la respuesta que el Gobierno dé al desafío independentista, han llevado al Ejecutivo a aplazar la presentación de las cuentas públicas, que constitucionalmente debería producirse antes del 1 de octubre. Algo que implica de facto que los Presupuestos del 2017 tendrán que ser prorrogados, aunque desde la Moncloa se considera posible llevar la cuentas del Estado al Parlamento a mediados de octubre, cuado amainen los ecos del referendo ilegal, para que puedan ser aprobadas a principios del 2018.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, señaló el martes tras su reunión con el presidente norteamericano, Donald Trump, que el Ejecutivo sigue negociando y confía en que ««en un tiempo razonable» se puedan aprobar los Presupuestos, pero aclaró que «en ningún caso» contempla adelantar las elecciones. La Constitución establece en su artículo 134.3 que «el Gobierno deberá presentar ante el Congreso los Presupuestos Generales del Estado al menos tres meses antes de la expiración de los del año anterior». Y añade en el 134.4 que «si la ley de Presupuestos no se aprobara antes del primer día del ejercicio económico correspondiente (1 de enero), se considerarán automáticamente prorrogados los Presupuestos del ejercicio anterior hasta la aprobación de los nuevos».

Escenario de adelanto electoral

Aunque desde Moncloa no se quiso vincular directamente el aplazamiento a la crisis desatada en Cataluña, el ministro de Energía y Turismo, Álvaro Nadal, admitió que el trámite de negociación de los Presupuestos está «distorsionado» por esa cuestión. La previsión inicial del Gobierno era haberlos llevado al Consejo de Ministros el pasado viernes. Pero, tras aplazar la fecha una semana, el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, confirmó que tampoco se presentarán este viernes y que no se llevarán al Congreso hasta que no se tengan los apoyos necesarios para aprobarlos. Lo cierto es que el Gobierno no quiere negociar con el PNV bajo presión y con la crisis de Cataluña abierta. «No tenemos las fechas, no debemos establecer un calendario, pero habrá nuevos Presupuestos con toda certeza», señaló Montoro.

PARA SABER MÁS

El ministro restó importancia al hecho de que los Presupuestos tengan que prorrogarse y recordó que eso mismo sucedió el año pasado, cuando las cuentas públicas del 2017 no se presentaron hasta abril de este año.

El Gobierno tenía ya diseñado el proyecto de Presupuestos. Contaba con el respaldo de Ciudadanos y Coalición Canaria y daba por hecho que el PNV reeditaría el apoyo que brindó a las cuentas del 2017 a cambio de mejoras en el cálculo del cupo y fuertes inversiones en el País Vasco. Pero la desobediencia del Gobierno catalán a la prohibición de celebrar el referendo de independencia ha truncado ese plan, que incluía una rebaja en el IRPF.

El retraso condicionará sueldos públicos, pensiones y el AVE

rubén santamarta
.

Las nuevas inversiones y la negociación con los funcionarios queda ahora paralizada a expensas de las cuentas

Desde finales del 2015 el Estado no elabora a tiempo un presupuesto que marque el devenir de la política económica de España para los 12 meses siguientes. La legislatura fallida primero, y la elecciones de finales del 2016 después, hicieron que las últimas cuentas aprobadas, las de este 2017, fueran una especie de transición para seis meses. Ahora, la crisis catalana y la debilidad parlamentaria del Gobierno vuelven a provocar que esta herramienta clave de un Gobierno se posponga sin una fecha clara. Estas son las consecuencias:

Las pensiones

A expensas de un decreto. El Gobierno cuenta con ejecutar una subida mínima de las pensiones del 0,25 % cada año ante el déficit de la Seguridad Social. Y así será en el 2018. Si no hay presupuestos a tiempo (para que entren en vigor el 1 de enero), el Ejecutivo podrá aprobar un real decreto para subirlas en esa cuantía, como hizo este año. Esto se traducirá en que a los 470.000 jubilados gallegos la prestación les subirá una media de 2,2 euros, hasta los 890. Y lo mismo pasará con el resto de prestaciones (viudedad, orfandad...).

Seguir leyendo

Los nacionalistas vascos advierten de que «si Madrid se excede» no habrá pacto

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, es partidario de darle «un cauce político» a la situación en Cataluña

G. B.

«No es postureo». Eso es lo que aseguró el martes el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, que reiteró al Gobierno su advertencia de que «si Madrid se excede» en las medidas que adopte en Cataluña «el ambiente para hablar con el Gobierno sobre Presupuestos no será el más adecuado». Esteban vinculó directamente el sentido de su voto a las cuentas públicas con la situación en Cataluña, a la que, según dijo, hay que darle «un cauce político». El portavoz nacionalista ya se mostró muy crítico con el Gobierno en el debate de la fracasada proposición no de ley de Ciudadanos, en la que se pedía apoyo del Congreso a las medidas del Gobierno en Cataluña.

Compromisos de inversión

El Gobierno vasco pretende, sin embargo, que la posible prórroga de los Presupuestos no afecte a los compromisos de inversión que el Ejecutivo de Rajoy asumió tras el apoyo que el PNV dio a los del 2017, que afectan por ejemplo al proyecto de alta velocidad ferroviaria conocido como la Y vasca, con una inversión suplementaria de 3.200 millones de euros hasta el 2013 . El portavoz del Ejecutivo de Vitoria, Josu Erkoreka, indicó que la prórroga de las cuentas «podría permitir en muchos casos dar respuesta a compromisos ya asumidos, en la medida en la que pueda haber medidas presupuestarias que recogen esas previsiones».

Los secesionistas se enfrentan entre sí por la declaración de independencia

Gonzalo Bareño
.

El PDeCAT la descarta, pero la CUP y ERC recuerdan que está prevista en sus leyes

La evidencia de que las medidas policiales, jurídicas y políticas tomadas por el Gobierno impedirán que el 1 de octubre pueda celebrarse un referendo con visos de validez en Cataluña ha abierto grietas en las filas independentistas. Todos los partidos, grupos y asociaciones partidarios de la secesión están de acuerdo en que el 1 de octubre tienen que intentar celebrar la consulta pese a todas las dificultades, pero no ocurre lo mismo con la estrategia a seguir a partir del día siguiente. El PDeCAT, partido del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, empieza a rebajar el tono de su desafío, descartando una declaración unilateral de independencia, mientras en el otro extremo la CUP redobla la presión alentando a la desobediencia y la ruptura inmediata con España.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El desafío independentista en Cataluña obliga a posponer los Presupuestos