Abrazos entre mossos y policías tras su marcha de Pineda

Los cerca de 400 agentes de seguridad abandonan la localidad barcelonesa al vencer los contratos con los establecimientos hoteleros

Mossos y Policias se abrazan en Pineda ante la marcha de estos últimos Una parte de los agentes nacionales ya se van de Cataluña

Barcelona

Los alrededor de 400 policías nacionales alojados en dos hoteles de Pineda de Mar (Barcelona) y que han sido objeto de escraches en los últimos días están saliendo este jueves de manera escalonada de los establecimientos al vencer su contrato.

Según ha informadoel alcalde del municipio, Xavier Amor (PSC), esta mañana el gobierno municipal ha sido informado de que los agentes irían saliendo de forma gradual.

De hecho, el miércoles ya se marchó un grupo del hotel Checkin Montpalau en un autocar y también abandonaron varios policías el otro establecimiento en el que estaban alojados, el Checkin Pineda.

Según informaron fuentes del Ministerio del Interior, lo hicieron siguiendo órdenes de desplazarse a Zaragoza con motivo de los actos previstos por la festividad del Pilar y a Alicante para integrarse en el dispositivo de seguridad del partido España-Albania, que se juega mañana.

El alcalde ha reconocido que su salida del municipio rebajará la tensión en las calles, después de que en los últimos días decenas de personas se concentraran en las puertas del hotel gritando e insultando a los agentes.

La protesta ciudadana comenzó el pasado lunes por la noche en contra de la actuación policial durante el 1-O y llegó a su punto álgido el martes, coincidiendo con el «paro de país» y la huelga general, con los agentes encerrados en los hoteles recibiendo insultos de «perros», «hijos de puta» o «monolingües» y protegidos por un cordón de los Mossos d'Esquadra.

Ese día, el gerente de los dos hoteles aseguró en un comunicado que ambos establecimientos se veían obligados a desalojarlos bajo amenaza de cierre por parte del Ayuntamiento, lo que negó el consistorio.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, anunció entonces que los policías no saldrían de ningún establecimiento que tuviera contrato en vigor y poco después acudió a Pineda el líder del PP catalán, Xavier García Albiol, para prestar su apoyo a los agentes.

Fue en esa visita cuando, en presencia de Albiol, decenas de agentes de uniforme salieron a las puertas del establecimiento y gritaron frases como «viva España, viva Cataluña» o «no estáis solos», momento en el que la tensión alcanzó su punto más alto.

A lo largo del día, algunas personas se concentraron en el extremo contrario de la calle donde estaban los independentistas, llevando banderas de España y en apoyo a los agentes con frases de «no estáis solos». 

«Los 'mossos' estamos divididos»

MERCEDES LODEIRO
.

Los agentes reconocen que la policía catalana está tan fracturada como la sociedad y denuncian directrices políticas a las fuerzas de seguridad

Los Mossos d'Esquadra, como cualquier colectivo, no es un roca uniforme. Su polémica inacción hace dos semanas durante el asedio a la Consejería de Economía, en Barcelona, y a lo largo de la jornada del 1-O le han costado a su jefe inmediato, Josep Lluís Trapero, una imputación judicial por sedición. Pero también ha fracturado aún más el cuerpo policial. En estos momentos, está muy dividido y cada vez son más las críticas hacia Trapero, pero también hacia el director general de la policía autonómica, Pere Soler, «el hombre invisible», abiertamente independentista. Desde dentro de los Mossos reconocen abiertamente que en el cuerpo hay diferencias, y transmiten su «dolor» por lo que acontece.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Abrazos entre mossos y policías tras su marcha de Pineda