Imagen:

Cualquier declaración de independencia carece de validez, dicen los jueces

«Formal o aformal, implícita o explícita», no puede tener efectos jurídicos, asegura el Tribunal Superior de Cataluña

redacción / La Voz

La sala de gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) se reunió de urgencia en el día de ayer y de forma extraordinaria para analizar la comparecencia del martes del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en el Parlamento catalán. Este organismo, integrado por 15 miembros, la mitad de ellos elegidos por los propios jueces y magistrados de la comunidad autónoma, explicó en un comunicado que «ninguna declaración formal o aformal, implícita o explícita de independencia» puede tener una aplicación a efectos jurídicos.

En el escrito, magistrados y presidentes de las audiencias provinciales catalanas, que son los que forman la citada sala de gobierno, sostienen «de forma inequívoca que solo la norma vigente, conforme a la Constitución y a lo dispuesto por el Tribunal Constitucional, puede ser fuente aplicativa de derecho y presupuesto de todas y cada una de las decisiones judiciales. Y ello comporta que ni la ley de transitoriedad, suspendida por el Tribunal Constitucional, ni ninguna declaración formal o aformal, implícita o explícita de independencia desplieguen efecto jurídico alguno», destacan en su comunicado.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña va más allá e incide en que los jueces tienen que velar por que se cumpla la ley y esa debe ser su misión más importante. «La fidelidad al sistema constitucional de los jueces y juezas que conformamos el poder judicial en Cataluña es nuestra manera, la única posible, de comprometernos en la defensa activa de los valores, de los derechos y de las libertades de todos», finalizan.

Un golpe a la democracia

Más contundentes son incluso desde el País Vasco, en donde su presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJPV), Juan Luis Ibarra, lamentó, durante el acto de apertura del año judicial en Bilbao, que la proclamación de una declaración unilateral de independencia es «radicalmente inconstitucional».

«Si la judicatura en Cataluña fuera menoscabada o impedida en el desempeño de la potestad jurisdiccional, la crisis constitucional se saldaría con la apertura de un espacio en el corazón del Estado de derecho que, de inmediato, se vería ocupado de nuevo por la arbitrariedad propia de las dictaduras», destacó en el Palacio de Justicia de Bilbao ante los jueces y fiscales vascos y otros representantes institucionales, como el lendakari Iñigo Urkullu.

«El Estado constitucional de derecho configura el único suelo sobre el que es posible la convivencia democrática», añadió Ibarra.

Valora este artículo

0 votos
Etiquetas
Carles Puigdemont Tribunal Constitucional Cataluña
Comentarios