Imagen:

Acude a hacerse una circuncisión y le practican por error una vasectomía

El médico pontevedrés acaba de ser condenado a seis meses de cárcel e inhabilitación


Pontevedra / la voz

Un urólogo pontevedrés acaba de ser condenado a seis meses de prisión y otros tantos de inhabilitación especial para el ejercicio de su profesión después de que uno de sus pacientes hubiese sido operado por error en un centro hospitalario de la ciudad del Lérez. Además, la compañía aseguradora, con la responsabilidad subsidiaria del centro médico, deberá indemnizar con más de quince mil euros -la cantidad debe concretarse en la ejecución de sentencia- al afectado.

Este último, derivado por el Sergas para una intervención de circuncisión, acudió a la consulta del urólogo el 14 de marzo del 2013. La operación se programó para veinticuatro horas después, aunque en lugar de realizarle la intervención prevista se le practicó una vasectomía.

En la sentencia, que es firme, se recoge que el médico no actuó «con la diligencia debida». Ya que fue él quien anotó «erróneamente» la realización de la vasectomía en la solicitud de quirófano. Fue una realidad que el propio acusado, que fue quien llevó a cabo también la cirugía, reconoció durante la vista oral: «La fatalidad hizo que el error en la orden de quirófano no fuera detectado ni por el paciente cuando fue llamado, ni por la auxiliar de clínica cuando este le comentó su situación personal, ni por el [propio acusado] que tuvo que remontar al paciente de un episodio vascular por la anestesia local, razón por la cual no pudo comentar la operación como se hace habitualmente con los pacientes que están despiertos por anestesia local».

En este punto, insistió en que ningún protocolo clínico impone la consulta de la historia clínica en ese momento. Sin embargo, la Audiencia de Pontevedra, que le condena por un delito de lesiones por imprudencia grave, sostiene que «la historia clínica en el propio quirófano por parte del cirujano llevaría a detectar un eventual y previsible riesgo de error en la cumplimentación de la orden de quirófano o de confusión». De hecho, remarca que precisamente la consulta de la historia clínica, antes de iniciar la intervención, resulta una precaución básica y esencial.

En todo caso, esta vasectomía fue reversible, si bien el pontevedrés tuvo que pasar de nuevo por el quirófano en el 2015. Las pruebas realizadas meses después evidenciaron la presencia de espermatozoides en el semen.

Valora este artículo

0 votos
Etiquetas
Pontevedra ciudad Sergas Audiencia de Pontevedra
Comentarios