Sánchez no logra imponerse en las dos federaciones socialistas más fuertes

Tras las primarias, el líder del PSOE no controla Andalucía y Valencia, aunque sí Madrid

.

redacción / la voz

El sanchismo ha logrado más músculo tras finalizar el proceso de primarias, al conseguir situar a candidatos afines en seis federaciones que se le escapaban a su control, pero sigue sin dominar Andalucía y Valencia, las dos más fuertes en el aparato socialista, con mayor número de afiliados. La primera sigue siendo territorio de Susana Díaz. Sánchez intentó, sin éxito, presentar un candidato alternativo a la presidenta de la Junta andaluza, y en Valencia, al igual que en Castilla-La Mancha y Aragón perdieron las opciones más cercanas al líder socialista.

Sánchez lo intentó en la comunidad valenciana, donde el secretario de Organización, José Luis Ábalos respaldó el intento del alcalde de Burjasot, Rafa García, de disputar el liderazgo al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, quien contó con el apoyo de otros dirigentes autonómicos alineados con el actual líder socialista.

La dirección federal también animó la presentación de una alternativa a Javier Lambán en Aragón, a pesar de que su primera opción, la diputada y miembro de la Ejecutiva Susana Sumelzo rechazó lanzarse a dar esa batalla. El plan alternativo de Ferraz fue Carmen Dueso, que no consiguió vencer a Lambán, uno de los barones más críticos con Sánchez, pero que, tras el regreso a Ferraz del líder defenestrado, adoptó una actitud mucho más conciliadora.

A diferencia de la Comunidad Valenciana y Aragón, en Castilla-La Mancha la dirección federal desistió de pelear para desalojar a Emiliano García-Page al ser consciente de sus escasas posibilidades de éxito. Así, aunque el rival de García-Page, José Luis Blanco, se reivindicaba como sanchista, su candidatura no tenía detrás al aparato federal. 

La victoria madrileña

La victoria más relevante del secretario general del PSOE se dio en Madrid, la tercera federación más numerosa en cuanto a número de afiliados, donde José Manuel Franco logró un amplísimo respaldo tras años del PSOE sumida en peleas internas. Franco logró más del 70 % de los votos, lo que dejará manos libres a Ferraz para decidir el candidato socialista al Ayuntamiento de Madrid, ya que Franco no tiene intención de presentarse. Todo apunta a que Ángel Gabilondo repetirá para intentar alcanzar el gobierno de la comunidad madrileña.

En Asturias, la victoria del sanchista Adrián Barbón ha derivado en un período de bicefalia, pues el presidente del Principado y quien dirigió la gestora socialista hasta el 39.º Congreso Federal de junio pasado, Javier Fernández, no está alineado con la actual dirección federal, aunque no optará a la reelección.

En La Rioja, el sanchista Francisco Ocón sustituye a César Luena, otrora secretario de Organización en la primera etapa de Sánchez en Ferraz, pero que terminó enfrentado al líder, mientras que en Murcia se impuso en las primarias Diego Conesa, fiel a Sánchez. En el verano, Ángel Víctor Torres, otro afín al secretario general, se hizo con el control del PSOE canario.

Pedro Sánchez cuenta con liderazgos cercanos a sus postulados. En Galicia ganó Gonzalo Caballero, aunque no era el preferido de Ferraz. En Extremadura reeditó su mandato sin dificultad el presidente de la Comunidad, Guillermo Fernández-Vara, a quien Sánchez integró en su Ejecutiva y puso al frente del Consejo de Política Federal, órgano consultivo donde están representados los presidentes autonómicos socialistas.

En Castilla y León, Baleares, Navarra y el País Vasco se mantienen al frente del partido Luis Tudanca, Francina Armengol, María Chivite e Idoia Mendia, todos ellos afines al secretario general, al igual que ocurre con Miquel Iceta en el PSC. Sánchez tampoco encuentra oposición en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, donde cuenta con la lealtad de Manuel Hernández y Gloria Rojas, respectivamente.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Sánchez no logra imponerse en las dos federaciones socialistas más fuertes