El PP marca distancias con Ciudadanos

Maíllo critica al partido naranja: «No es lo mismo tener opiniones que tomar decisiones»

.

Madrid

Las elecciones catalanas están a la vuelta de la esquina y desde hace unos días cualquier acto político se acaba convirtiendo en un acto de precampaña. Esta mañana le tocó a Fernando Martínez-Maíllo, que participó en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum en un céntrico hotel madrileño.

El coordinador del PP cargó contra el que se presume su gran rival para captar votos. En una clara alusión a Ciudadanos, intentó vender su marca sobre la naranja: «Tenemos la experiencia del Gobierno. Hemos demostrado que sabemos gobernar, que es algo que algunos no han testado nunca. Nosotros sí. Porque no es lo mismo tener opiniones que tomar decisiones». Sin mencionarlo, pero la crítica a Albert Rivera fue evidente, al emplear la misma frase que tantas otras veces empleó recientemente para pedirle calma ante la insistencia del líder de la formación naranja a aplicar el 155. Las relaciones entre el PP y Ciudadanos no atraviesan por su mejor momento.

También hubo para Podemos, formación a la que acusó de soñar con un país en el que pasteleen el poder político y el judicial, sin pluralidad ideológica y con los medios de comunicación al servicio del Gobierno. Maíllo cree que Pablo Iglesias ha cometido dos errores fundamentales: «El primero, no defender a su país, y con ello, a sus ciudadanos. Y el segundo es que ha confundido deliberadamente, falsamente, al Estado con el PP. Lo ha hecho, y no le ha importado intentar dañar las instituciones. El odio al PP en Podemos es más fuerte que su amor a España». Respecto a su socia preferente y aliada electoral en Cataluña, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se preguntó «Por qué le llaman ambigüedad cuando es complicidad?».

Respecto a esos comicios del 21 de diciembre, el dirigente popular destacó que «van a ser con urnas de verdad, y no del todo a cien», y auguró que su partido jugará un papel determinante: «Somos el más perseguido por el independentismo y el más incómodo para el independentismo. Todas las decisiones que se han tomado por el Gobierno ha frustrado los planes independentismo», dijo, aunque sin olvidarse del respaldo del PSOE y Ciudadanos.

En su intervención, tras volver a desmontar todas las falacias esgrimidas por las fuerzas independentistas para tratar de justificar sus actuaciones, un proceso que resumió en que «dos millones de españoles no pueden imponer su proyecto político a los otros 44», Maíllo también reservó un hueco para criticar la actitud del expresidente catalán en los últimos días. «La estancia de Puigdemont en Bruselas nos avergüenza a todos. Lo que está internacionalizando no es el conflicto, es el ridículo. Estamos convencidos, desde el respeto a las decisiones de todos los jueces, que este proceso acabará con Puigdemont respondiendo ante la Justicia de sus actos, de sus decisiones; no de sus ideas», remarcó.  

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El PP marca distancias con Ciudadanos