Sánchez bloquea la posibilidad de un pacto constitucionalista en Cataluña

Dice que no hará presidente a quien abrace el independentismo ni a alguien de derechas

.

Madrid / La Voz

Al ya de por sí enrevesado escenario que depararán las elecciones del 21D de cara a la investidura de un presidente autonómico, Pedro Sánchez contribuyó ayer al incorporar al enredo otro nuevo nudo, y de los gordos, que amenaza con bloquear las negociaciones poselectorales, al echar por tierra la posibilidad de un pacto constitucionalista, como la reedición de un nuevo tripartito, y condenar así a Cataluña a un nuevo proceso electoral dentro de seis meses.

El secretario general del PSOE garantizó ayer que no facilitarán la formación de un Gobierno de ERC ni de Ciudadanos. «Ni independentistas ni tampoco opciones políticas de derechas», afirmó. Con esta aseveración está descartando cualquier tipo de acuerdo con cinco de las seis listas que obtendrán representación en la Cámara autonómica. Por una parte, ERC, la CUP y Junts per Catalunya (la lista impulsada por el expresidente Carles Puigdemont, huido en Bruselas) son secesionistas hasta el punto de haber protagonizado una declaración unilateral de independencia el pasado mes; el propio Pedro Sánchez sospecha que los republicanos, con su cambio de discurso, en el que empiezan a rechazar la unilateralidad, tan «solo están dando pasos hacia atrás para dar después uno hacia delante».

Mientras, en la derecha encuadró al PP de Xavier García Albiol y a Ciudadanos, «su media naranja». De este modo, el único aliado posible que queda con vida es Catalunya en Comú, nombre bajo el que se presentan Podemos y los comunes de Ada Colau, que precisamente acaban de expulsar del gobierno de Barcelona al PSC.

Iceta, al ataque también: «No vamos a premiar a los que nos llevaron al borde del precipicio» Al descartar el apoyo a Inés Arrimadas, candidata de Ciudadanos y jefa de la oposición durante la pasada legislatura, Pedro Sánchez también está disipando cualquier posibilidad de que los tres partidos constitucionalistas que se pusieron de acuerdo con el 155 mantengan esa colaboración de cara a formar un Ejecutivo autonómico a partir del próximo 22 de diciembre. El secretario general del PSOE, que ayer participó en Los Desayunos de TVE, invitó a superar la «dinámica de bloques» que se originó a raíz del desafío secesionista. Según las últimas encuestas, tanto las publicadas en los medios como las que manejan los partidos en clave interna, el PSC recorta terreno a Ciudadanos a medida que se acercan los comicios. Miquel Iceta, cabeza de lista, reafirmó el discurso lanzado durante la mañana por Ferraz: «No vamos a premiar a los que nos han llevado al borde del precipicio», dijo en un acto de precampaña en un mercado barcelonés.

Por su parte, la candidata de Ciudadanos a la Generalitat, Inés Arrimadas, tardó tan solo un par de horas en responder a estos ataques procedentes de los socialistas, instando al PSOE a que deje de «pensar en votos y sillas», porque la situación en Cataluña es especialmente grave, y confirmó que, «si los números dan», pedirá su apoyo para formar Gobierno.

Nuevas elecciones

Mientras, el líder del PP en Cataluña, Xavier García Albiol, ayer se mostró partidario de que se vuelvan a celebrar nuevos comicios antes de que otro tripartito, en este caso formado por ERC, los comunes y el PSC, consiga constituir un Gobierno autonómico.

 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Sánchez bloquea la posibilidad de un pacto constitucionalista en Cataluña