Puigdemont prosigue su tono beligerante contra Rajoy

El president destituido aboga por convertir las elecciones en un plebiscito al Gobierno y el 155


El presidente destituido Carles Puigdemont ha abogado por convertir las elecciones del 21D en un plebiscito al Gobierno presidido por Mariano Rajoy y a la aplicación del artículo 155 para restablecer el orden constitucional y estatutario.

«Será el momento de ver si los ciudadanos de Cataluña aceptan o no la receta del 155 que de forma ilícita e ilegal han adoptado sin tener la autoridad el Gobierno español y sus aliados», dijo Puigdemont en la presentación de la lista de Junts per Catalunya, en un acto que tuvo lugar en un hotel cercano a Brujas.

Puigdemont señaló en que estas elecciones, «las más transcendentes de la historia» de Cataluña, en las que «lo que está en juego es la democracia», también se verá si «Rajoy gana o pierde» tras las medidas adoptadas bajo su presidencia.

El expresidente cesado pidió al Gobierno que «saque sus garras autoritarias» de Cataluña y llamó al electorado a apostar por su «alternativa de la esperanza» frente a la «ingeniería del miedo» que dijo utiliza «el tripartito del 155» (PP, PSOE y Ciutadans).

El cabeza de la lista de Junts per Catalunya señaló que «la candidatura que le gustaría menos a Rajoy» que ganase es la suya, y preguntó al presidente del Gobierno y a la Unión Europea «si piensan o no respetar el mandato de las urnas».

El expresidente apuntó que los comicios se desarrollarán «en una situación muy anormal» pues concurren candidatos «que están en prisión, en libertad condicional y en el exilio».

Por ello, ha llamado a los votantes independentistas a movilizarse so pena de que «escriban la historia» otros partidos que dijo «no están legitimados» en referencia a las candidaturas que apuestan por el orden constitucional.

Vuelve a intentar la vía de la «transversabilidad»

Reiteró la idea de que «no es momento de partidos» sino «de Cataluña» y que por eso ha intentando la vía de la «transversabilidad» en su lista, que incluye a personas tan dispares y fuera de la política como el exdirector de la emisora Rac1 Eduard Pujol o la antigua entrenadora de la selección española de natación sincronizada Anna Tarrés, ambos presentes en el acto de presentación a las afueras de Brujas, a unos cien kilómetros de Bruselas.

La candidatura, que ya había difundido Puigdemont a través de Twitter, tiene como número dos al expresidente de la ANC Jordi Sánchez, seguido de los exconsellers Clara Ponsatí y Jordi Turull; la directora de la Institución de las Letras Catalanas, Laura Borràs, y los también exmiembros del Govern Josep Rull y Joaquim Forn.

«Los intereses de los partidos pueden ser legítimos y respetables, pero creo que es momento de transcender a eso y comprometerse por Cataluña», añadió Puigdemont en una critica velada a ERC y la CUP, que no accedieron a su deseo de lista unitaria.

Sobre la situación judicial del exgobierno catalán, Carles Puigdemont dijo que la Justicia española, dos palabras que calificó de «antitesis», le persigue a él y a los encarcelados «por aplicar lo establecido en el programa electoral».

«Se nos acusa de aplicar el mandato del pueblo de Cataluña. Por eso somos criminales», dijo Puigdemont, que cargó contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y varios miembros del Ejecutivo, como el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, al que acusó de haberles llamado «criminales, con ligereza, en la prensa internacional».

Puigdemont presentó en un acto de unos 45 minutos la lista de Junts per Catalunya en un hotel junto a la autopista que une Brujas con la capital belga, donde permanece en libertad vigilada hasta que los jueces belgas decidan sobre su eventual entrega a España.

.

Recibido entre gritos de «president», tuvo palabras en primer lugar para los exconsejeros encarcelados y los exlíderes de la ANC y Òmnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, también en prisión.

Entre los que se acercaron a Brujas a apoyarle en la presentación, se encontraron también dos de los exconsejeros en libertad vigilada y pendientes de la euroorden, Clara Ponsatí y Lluís Puig, incluidos en su lista electoral. Puigdemont y el resto de miembros de la lista y el equipo de campaña se tomaron tras el primer mitin electoral para el 21D una foto de familia, a la que siguió una reunión de trabajo a puerta cerrada.

.

Tanto Puigdemont como Ponsatí, Puig, y los otros dos exconsejeros de ERC en Bélgica -Meritxell Serret y Toni Comín- deben volver a comparecer ante la justicia belga el 4 de diciembre dentro del proceso para decidir su entrega a España, donde están inculpados por rebelión, sedición, desobediencia a la autoridad, prevaricación y malversación de fondos públicos.

Nueva entrevista esta noche en TV3

Esta noche se emitirá dentro del programa Preguntes freqüents de TV3 una entrevista a Puigdemont en el que el expresident afirma que no ha oído «a nadie del PP, ni del PSOE, ni del estado español, ni al jefe del Estado, que estén dispuestos a renunciar a la violencia» para garantizar la unidad de España, sino decir que están dispuestos «a todo».

 Puigdemont insiste en la entrevista en que sigue siendo el presidente de la Generalitat: «No es solo un sentimiento, es un derecho que yo he defendido y que me siento en la necesidad de defender», según ha avanzado la televisión autonómica en su página web.

Requerido sobre las supuestas advertencias de violencia por parte del Gobierno español denunciadas por algunos políticos independentistas, el expresident se ha preguntado a su vez por qué hay quienes no rechazan la violencia expresamente. «Yo lo he dicho claramente: no quiero violencia. Yo estoy comprometido con la no violencia para llevar adelante este proceso», replica Puigdemont.

Pero -ha contrapuesto- yo no he oído a nadie del PP, ni del PSOE, ni del estado español, ni al jefe del Estado, que estén dispuestos a renunciar a la violencia, por ejemplo para conseguir la unidad de España, que es una cosa perfectamente legítima«.

En este sentido, ha añadido que cuando el gobierno español «dice dentro y fuera, en el extranjero... cuando representantes del gobierno español dicen que 'están dispuestos a todo'. Cuando el estado español conjuga el 'a todo' quiere decir 'a todo'. Y sabemos qué quiere decir estar dispuesto a todo, y yo no estoy dispuesto a todo».

Respecto a la oferta del líder del PP en Cataluña, Xavier García Albiol, para efectuar un «cara a cara» electoral con él en Bruselas, Puigdemont le ha replicado que «si quiere debatir conmigo, me permita hacerlo en Barcelona».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Puigdemont prosigue su tono beligerante contra Rajoy