Podemos recurre al Constitucional el 155 tras pedirlo los independentistas

Aunque lo hará en solitario, acudirá al tribunal justo al inicio de la campaña electoral

.Pablo Iglesias
Pablo Iglesias

Madrid / La Voz

Podemos presentará un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la aplicación por parte del Gobierno del artículo 155, herramienta con la que logró sofocar el desafío secesionista en Cataluña. Tal y como confirmó este jueves Pablo Iglesias, se formalizará el lunes, tan solo unas horas antes de la pegada de carteles con la que se dará oficialmente el pistoletazo de salida a la campaña electoral catalana. Este anuncio llega un día después de las presiones ejercidas por el portavoz de ERC en la Cámara baja, Gabriel Rufián, quien dijo que no comprendía cómo un partido con el que tienen «muchas cosas en común», en referencia a Podemos, no lo había efectuado hasta ahora. Rufián invitaba a la formación morada a presentar este recurso de inconstitucionalidad ya que, a diferencia de los independentistas, el grupo parlamentario liderado por Pablo Iglesias sí dispone de los al menos 50 diputados que se exigen como requisito para su formalización. Las otras tres formaciones que cuentan con capacidad de liderar la recogida de medio centenar de firmas son PP, PSOE y Ciudadanos; precisamente las tres que respaldaron el 155. La otra puerta para presentar el recurso también se cerró una vez que el Gobierno catalán fue disuelto por el Ejecutivo central.

En Podemos se esforzaron este jueves en intentar desvincular su decisión de las presiones independentistas, insistiendo en que llevaban tiempo barajando esta opción, intentando hacer especial énfasis en que el recurso lo presentarán tan solo con firmas de parlamentarios de su grupo, sin contar con aportaciones de ERC ni del PDECat.

Según En Comú Podem, la formación satélite de Podemos que se encargará de presentar el recurso, el objetivo no es otro que evitar «que esto vuelva a pasar en Cataluña y otras comunidades amenazadas». Sin embargo, con las elecciones del 21 de diciembre a la vuelta de la esquina, cuesta creer que cualquier movimiento que se realice a estas alturas no esté perfectamente pensado en clave electoral.

Podemos concurre a estos comicios autonómicos en medio de una importante crisis interna que obligó a Iglesias a cesar a su secretario general en Cataluña, Albano Dante-Fachin, y a conceder todo el protagonismo a los comunes, encomendándose a la suerte y a los intereses de Ada Colau, por lo que seguro que la alcaldesa de Barcelona ha tenido mucho que ver en esta decisión tan aplaudida por los independentistas. Este jueves, el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, dijo «celebrarla», aunque mostró pocas esperanzas en un tribunal «contaminado».

Una nueva coincidencia

Podemos acabará coincidiendo una vez más con ellos, como sucedió anteriormente en las concentraciones y en las votaciones efectuadas a lo largo del desafío secesionista. Sin ir más lejos, este mismo jueves se registró la última en el Congreso. Podemos y los nacionalistas unieron fuerzas para solicitar el fin de la intervención del Gobierno central en Cataluña a raíz de una moción presentada por el PDECat, rechazada por el resto de grupos, que suman tres cuartas partes de la Cámara.

Tampoco es una novedad que los comunes de Ada Colau acaben cediendo a las presiones de los independentistas, ya que a pesar de su mensaje ambiguo, favoreció el uso de espacios municipales para el referendo ilegal del 1-O o escogió el amarillo para la iluminación de algunos espacios de la capital catalana.

Esta estrategia que sigue la dirección de Podemos ya fue criticada abiertamente por la cofundadora Carolina Bescansa. La diputada gallega, ahora caída en desgracia, denunció que se sacrificara el mensaje que se estaba enviando al resto de España en favor del de Cataluña. Los sondeos parecen darle la razón.

Los Anticapitalistas acusan al protegido de Iglesias de atacarlos como la derecha

f. B.
.

La crisis interna de POdemos desciende hasta el nivel local

La crisis interna por la que atraviesa Podemos no solo afecta a la cúpula del partido y a los distintos territorios, sino que parece que ha descendido hasta el nivel local. Isabel Serra, candidata del sector de Anticapitalistas para liderar la formación morada en el Ayuntamiento de Madrid, acusó ayer a los integrantes de la lista rival, encabezada por el exJemad Julio Rodríguez, candidato respaldado por Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, de intentar desacreditarles con argumentos más propios de la «derecha» que del «ADN de Podemos», con el fin de evitar el debate de propuestas.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Podemos recurre al Constitucional el 155 tras pedirlo los independentistas