La batalla por el último diputado de Lérida será terrible: entre la CUP y el PP

Una de las particularidades del sistema d'Hondt provoca el último escaño baile entre los dos extremos del tablero

.

La Voz / Madrid

El 21D la batalla por el último escaño en Lérida promete ser terrible. Las particularidades del sistema d’Hondt bajo el que se rigen todos los procesos electorales en España están motivando que el diputado número 15 por esta circunscripción baile entre los dos extremos del tablero político. Sin término medio: o al PP o a la CUP. 

Fuentes de Génova reclaman el voto de los constitucionalistas para su lista como el más útil, porque podría darse la circunstancia de que algunas de las papeletas a favor de Ciudadanos acaben en saco roto y derive en un escaño más en el Parlamento catalán para la formación antisistema facilitado por los restos. Al menos es lo que se deduce de todos los sondeos internos en los que trabajan los populares. Este escenario se presenta especialmente en Lérida, pero según apuntan las mismas fuentes también en Tarragona y Gerona.

No se trata de un fenómeno nuevo. En las últimas generales varios de los escaños que lograron arañar los populares en algunas de las circunscripciones menos pobladas se debió precisamente a estos cocientes con los que se dirime cada uno de los diputados. Se convirtieron en los depositarios del voto útil para desbloquear la situación de ingobernabilidad que habían deparado los comicios anteriores y lograron fortalecer su postura en el Parlamento. Entonces se dio en «Guadalajara o Salamanca», y con un baile entre las listas del PP y Podemos.

Desde la dirección del partido del Gobierno consideran que los últimos días de campaña resultarán decisivos. «Mucha gente decide su voto al final. Dentro de cada uno de los bloques, pero pasa cada vez más. Por la razón que sea». Un fenómeno que es relativamente nuevo, ya que antes estaba todo el pescado vendido a mitad de campaña, pero ahora hay que pelear hasta el final.  

El sistema d'Hondt traduce votos en escaños de acuerdo a la siguiente fórmula: 

1. Primero se divide el número de votos obtenidos por cada lista de partido entre 1, 2, 3 y así hasta el número de puestos a cubrir en el distrito; segundo, ordenando, de mayor a menor, los cocientes resultantes de esas divisiones; y tercero, asignando los escaños, en orden decreciente, a los cocientes referidos hasta cubrir todos los escaños disponibles.

2. Cada lista de partido obtendrá tantos puestos como cifras medias de voto haya logrado traducir en escaños.Aunque es frecuente oír comentar que el sistema D'Hondt traduce votos a escaños de un modo poco proporcional, lo cierto es que sus efectos desproporcionadores no dependen tanto de la fórmula, como del número de escaños que estén en juego en el distrito

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La batalla por el último diputado de Lérida será terrible: entre la CUP y el PP