El experimento del doctor Iceta le estalla a Sánchez

El candidato socialista apoya el indulto para los soberanistas mientras Ferraz se desmarca

.

Investir a un presidente es fácil. Pero destituirlo es bastante más complicado, haga lo que haga. Lo sabe bien el líder del PSC, Miquel Iceta, que por eso aspira a la pirueta de convertirse en molt honorable con los votos del centro derecha españolista para aplicar luego un programa de izquierda nacionalista. Gobernar gracias al club del 155, pero mirado hacia la banda de la DUI, por hablar en términos pedestres. Iceta se deja llamar constitucionalista, pero nada de lo que hace responde a ese perfil, porque su modelo es el de Maragall. Debutó en campaña proponiendo la condonación de la deuda a Cataluña y un pacto fiscal que desbordaba el que Artur Mas exigió en el 2012, que fue lo nos llevó a esto cuando Rajoy le dijo nones. Y ahora ofrece al independentismo barra libre para seguir delinquiendo al plantear la excentricidad del indulto preventivo.

Que Iceta se permita ir así de lejos en plena campaña indica que, aunque, si dan los números, está dispuesto a plantarse el 21D y fumarse un puro hasta que Arrimadas y Albiol lo hagan presidente, tiene claro ya que en la semana que queda no va a pescar un solo voto en los caladeros de Ciudadanos o del PP. Busca descaradamente el apoyo del nacionalismo moderdo y hasta del independentismo desencantado. Y lo hace sin miedo a perder el del socialismo españolista, porque sabe que, haga lo que haga, tiene garantizado su voto, ya que históricamente no hubo nunca en Cataluña un partido de izquierda no nacionalista que dispute ese nicho al PSC. La llegada de Podemos y los comunes no cambia eso, porque Iglesias y Colau, siendo más de izquierda que el PSC, se ubican en Cataluña en posiciones casi cercanas al independentismo. De modo que Iceta considera cautivo el voto del socialismo catalán españolista el 21D y el de Ciudadanos y el PP en su hipotética investidura. Y lo que busca ahora, de cara al futuro, es hacerse perdonar el más que improbable pecado de alcanzar así la presidencia y su apoyo al artículo 155.

El problema de toda esta arriesgada política de laboratorio del doctor Iceta es que no solo puede acabar siendo inútil y perjudicial para el PSC en caso de que el independentismo alcance la mayoría absoluta, sino que el experimento le ha estallado ya en la cara a Pedro Sánchez. Por más que ayer Ferraz se desmarcara, el líder del PSOE va a tener muy difícil explicarle al votante español cuestiones como esta del indulto preventivo a los golpistas, o que el PSC haya votado a favor de que la plaza Constitución de Gerona se llame a partir de ahora plaza del 1 de Octubre, en homenaje a un referendo ilegal.

Iceta dice que «pediría el indulto» para los presos soberanistas si hubiera una sentencia condenatoria

Europa Press / EFE
.

El candidato del PSC en las elecciones del 21D considera que «en este país tendremos que cerrar heridas que tienen un origen político». El PSOE «respeta» sus palabras, pero las atribuye a una promesa electoral

El candidato del PSC en las elecciones del 21-D, Miquel Iceta, preguntado por si amnistiaría a los presos soberanistas, ha dicho que él quiere ser prudente y esperar a ver si hay sentencia condenatoria: en caso de que sea así, es partidario de pedir indultos y descarta la vía de la amnistía, según ha explicado en una entrevista en Rac1.

«Sin duda pediría el indulto porque en este país tendremos que cerrar heridas que tienen un origen político», ha destacado Iceta, que también ha recordado que él siempre ha calificado de desproporcionados los encarcelamientos.

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

El experimento del doctor Iceta le estalla a Sánchez