Borrell ve en el independentismo un «nivel de comprensión intelectual muy bajo»

El exministro socialista asegura que Puigdemont está despistado porque tras años de decir que serían recibidos en la UE solo le apoya la extrema derecha de Bélgica

.

 El exministro socialista y expresidente del Parlamento Europeo Josep Borrell ha asegurado este lunes que el independentismo tiene un «nivel de comprensión intelectual extraordinariamente bajo, realmente muy bajo».

Borrell ha participado este lunes en la sede del PSC de Barcelona en un acto sobre políticas europeas del candidato socialista en las elecciones del 21D, Miquel Iceta, en el que también ha participado el eurodiputado del PSC Javi López y el candidato por Barcelona Ferran Pedret.

«Puigdemont está despistado, como alguien a quien la novia deja y se da cuenta de que no era tan guapo como pensaba», ha dicho en alusión al nulo reconocimiento internacional de una independencia de Cataluña.

Durante años, ha apuntado Borrell, los independentistas han defendido que «una Cataluña independiente sería recibida con los brazos abiertos en la UE y sería automáticamente un estado miembro», un argumento que se ha demostrado un fracaso.

«Ha sido uno de los grandes mitos del nacionalismo y entiendo que Puigdemont esté despistado porque los únicos que le han recibido con la manos abiertas han sido los partidos de más extrema derecha de Bélgica», como puedo verse en la manifestación soberanista de Bruselas, ha dicho.

Y ha señalado que el proyecto independentista «tenía cierta simpatía internacional por el 1 de octubre, debido a la actuación policial que hizo caer mucho la imagen de España y del Gobierno español».

Con las cargas policiales «salió el fantasma de Franco y la España inquisitorial, y el independentismo ganó puntos: la imagen de una señora sangrando por un golpe de porra es muy poderosa y es imposible luchar contra ella con argumentos constitucionales».

Pero todo cambió «cuando Puigdemont se puso de rebote contra Europa, dijo que era un conjunto de países decadentes y planteó un referéndum para seguir en la UE».

«La imagen que ha quedado de Cataluña es que no es tan europeísta como presumía y que solo se cogía a Europa como excusa para construir una frontera», ha deplorado.

Según Borrell «cualquier ruptura que lleve fuera de Europa es una condena a muerte para la economía y los valores democráticos: así que cuidado con ir jugando con fuego».

«Basta de combates identitarios y de 'Dios está conmigo'. Europa no aceptará que alguien quiera romper las fronteras unilateralmente porque costó demasiada sangre fijarlas», ha señalado.

Y ha sentenciado que la comunidad internacional «ha reaccionado de manera unánime no reconociendo la autoindependencia de fin de semana» que se proclamó en el Parlament.

Por suerte, ha añadido, «esta aventura se ha acabado y este fantasma ha muerto: hemos hecho la prueba de los hechos y ya sabemos que las independencias llevan a la exclusión de la UE».

De la fractura social a la violencia en campaña

Mercedes Lodeiro

Miembros de los partidos constitucionalistas son víctimas de acoso, insultos e incluso agresiones físicas como nunca se había visto en otras contiendas electorales anteriores

A cuatro días de que concluya la crispada campaña electoral catalana, los partidos contrarios a la independencia son la diana no solo de las críticas legítimas sino de hechos que superan el ejercicio democrático. Son víctimas de una violencia que nunca antes se había visto. Sufren escraches, amenazas, insultos y violencia física. Es un paso más tras la fractura social provocada por la hoja de ruta independentista, que llevó al referendo ilegal del 1-O el entonces Gobierno de la Generalitat.

Lo más peligroso, advierten algunos expertos, es que no se sabe cómo terminará la deriva de una sociedad tan polarizada. Esa brecha social es ya la factura más cara del procés. Comenzó por la división en las familias y entre amistades. Continuó con actos contra los policías y guardias civiles desplazados a Cataluña al tiempo que desde el soberanismo se alentaban esos comportamientos de «resistencia pacífica».

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Borrell ve en el independentismo un «nivel de comprensión intelectual muy bajo»