Inés Arrimadas, la victoria de la andaluza que decidió ser catalana

Consultora, dejó la empresa privada para defender una Cataluña mixta, española y europea desde la Generalitat

.

Redacción / La Voz

Los catalanes nacen donde les da la gana. Inés Arrimadas bien podría hacer suyo el dicho de los de Bilbao porque ella, que se ha proclamado como la ganadora en votos en las elecciones del jueves 21D, solo vive en Cataluña desde hace diez años.

Inés Arrimadas es la pequeña de cinco hermanos («creo que fui un descuido», asegura, porque sus padres la tuvieron seis años después de la última hija, y ya mayores), y nació y vivió en Andalucía hasta los 25 años. Sus padres, además, son de Salamanca, así que ella de catalana no tenía nada: «No llego ni a la categoría de charnega», confesaba en televisión.

Su padre, procurador de profesión, fue durante un tiempo policía en Barcelona, donde nació el mayor de sus hermanos. Después la familia se marchó a Jerez. Allí nacieron los demás, pero a Inés Arrimadas siempre le tiró lo catalán. De pequeña, le pedía a una compañera de clase que le enseñase el idioma, y se agenció un diccionario castellano-catalán «cuando no había Internet». Reconoce que «no sabía el idioma, sabía palabras», y sí el himno del Barça (con su «no importa de dónde vengamos, si del sur o del norte...»). Porque Arrimadas es culé por los cuatro costados, tanto que hasta pone cara de grima cuando se le habla del Madrid. De su adolescencia recuerda jugar al fútbol («mal», aclara) y escuchar a Guardiola en las ruedas de prensa hablando en catalán, lengua que ya entonces le encantaba por su sonoridad, fuerza y ritmo.

La joven Inés Arrimadas, tímida, excelente estudiante y siempre dispuesta al debate, se fue a Sevilla a estudiar un doble grado (Derecho y ADE) en la universidad pública Pablo Olavide. Con el título bajo el brazo trabajó de becaria primero y contratada después en una empresa petroquímica en el Campo de Gibraltar. En el 2006 fichó por Daleph, una consultora especializada en políticas públicas (ayuda a las instituciones a mejorar su gestión o lograr más subvenciones, por ejemplo) que tiene la sede en Barcelona y una delegación en Jerez. Hasta el 2008 vivía a caballo entre las dos ciudades, pero acabó dando el salto a la capital catalana.

Allí le pidió a su jefe que le pagase una academia para estudiar catalán (los cursos gratuitos no le convencían) y en dos años se sacó el C1 (nivel que exigen para trabajar en la Administración) con una nota de 8,5. Hoy habla un catalán que ni sus adversarios más acérrimos pueden criticar. También habla francés (hizo un posgrado en Niza) e inglés.

De 3 a 25 en cinco años

En el 2010 acudió con una amiga a un acto de Ciudadanos (que tenía solo tres diputados) y poco a poco se fue metiendo en el partido, tanto que en el 2012 Albert Rivera la animó a ir en las listas. «Estuve tres noches sin dormir», reconoce hoy. Porque Arrimadas tiene un problema: es perfeccionista y exigente, así que cuando se involucra en algo quiere hacerlo muy bien. Al final le pudo «el corazón más que la cabeza» a pesar de que su posición le ha supuesto grandes preocupaciones a sus padres, ya octogenarios.

Desde el 2015 es portavoz de Ciudadanos en el Parlamento de Cataluña y ahí Arrimadas se ha revelado como una diputada fuerte, correosa, que no se dobla ante nada y que siempre defiende su postura. Muy cuidadosa con lo que dice o hace, sus contrincantes no pueden reprocharle ninguna frase fuera de tono ni en los acalorados debates.

Ese autocontrol que exhibe es, posiblemente, su mayor defecto político. Su timidez juega en su contra, y parece distante. De las muchas facetas de un político, reconoce que las que más le gustan son «citarse con colectivos y el trabajo técnico y de redacción de propuestas». Como mujer y joven, tiene que soportar todo tipo de calificativos y de prejuicios, que no se cansa de señalar para evitar que se repitan.

Está casada desde hace poco más de un año con un exparlamentario de Convergència, Xavier Cima, que dejó la política para apoyarla a ella en su carrera y ahora tiene un despacho con un excompañero del Parlamento de Cataluña. Dada la singularidad de la pareja, al principio mantenían su relación en secreto, hasta las elecciones del 2015.

El perfil

Nacimiento. 3 de julio de 1981 en Jerez de la Frontera

Profesión. Consultora. Estudió el grado simultáneo de Derecho y ADE en Sevilla

Vida personal. Casada y sin hijos

Aficiones. Viajar, leer, bailar y correr

Personal. Es culé desde la infancia

En Twitter. @InesArrimadas desde abril del 2012. Tuits: 995. Seguidores: 344.000

Sus frases

1. «La cola del paro es la misma para los independentistas y los no independentistas» (Septiembre del 2015)

2. «No podemos salir de la Unión Europea ni un cuarto de hora» (Septiembre del 2015)

3. «La ilusión y el apoyo de la calle hoy no lo habíamos visto nunca» (Noviembre del 2017)

4. «Tiene que haber más mujeres en puestos de responsabilidad. Ese rol de liderazgo nos hace mucha falta y a mí me da mucha pena que vuelva a ser la única candidata de siete». (Diciembre del 2017)

5. «Quedan 15 días para dejar la estelada y coger de nuevo la bandera» (Diciembre del 2017)

Arrimadas: «Hemos votado unión y convivencia, pese a la mayoría secesionista»

Efe
.

La candidata de Ciudadanos ha resaltado que «ha quedado claro que la mayoría social de los catalanes está a favor de la unión»

La candidata de Ciudadanos al 21D, Inés Arrimadas, ha afirmado que los catalanes han votado este jueves en las elecciones catalanas por la «unión», la «convivencia» y la «solidaridad», si bien las tres candidaturas independentistas han revalidado su mayoría absoluta.

Junto al presidente del partido, Albert Rivera, y arropada por centenares de militantes y simpatizantes en la Avenida María Cristina de Barcelona, donde la formación naranja ha celebrado su victoria en las catalanas, Arrimadas ha resaltado que este jueves «ha quedado más claro que la mayoría social de los catalanes está a favor de la unión», por lo que los independentistas «nunca más podrán hablar en nombre de Cataluña».

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Inés Arrimadas, la victoria de la andaluza que decidió ser catalana