El mapa por provincias: los independentistas pierden Barcelona

ERC no consigue ser la fuerza más votada en ninguna de las circunscripciones

.
Europa Press
Redacción

El mapa político por provincias que se dibuja tras las elecciones catalanas de este 21 de diciembre refleja un pinchazo de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) que pocos preveían cuando allá por agosto, y con el movimiento independentista en uno de sus puntos más álgidos, algunas encuestas situaban al partido que lidera Oriol Junqueras con alrededor de cuarenta diputados en unas hipotéticas elecciones.

Cuando la proclamación de la independencia en el Parlament provocó la respuesta del Estado y la aplicación del artículo 155, desde el partido de Carles Puigdemont, el PDECat, invitaron a Esquerra a reeditar una candidatura unitaria como Junts pel Sí, pero la respuesta fue negativa. Ellos eran los favoritos de las encuestas. Y Junqueras quería ser candidato a la presidencia, no número dos de un líder que había evitado la cárcel huyendo a Bruselas.  

Los resultados de este 21D evidencian que la situación ha cambiado, que el voto independentista se ha dividido y que ha preferido a la lista de Puigdemont. Los 32 diputados logrados lo sitúan como tercera fuerza política de Cataluña por detrás de Ciudadanos, con 36, y JuntsxCat, con 34.

ERC ha logrado 892.920 votos, una cifra que se queda lejos del 1.055.943 de la formación que lidera Inés Arrimadas y más cerca de los 904.404 de la lista liderada desde Bélgica por Carles Puigdemont. En porcentajes, Ciudadanos se lleva el 25,35 % de los votos frente a los 21,68 % de JuntsxCat y el 21,41 % de ERC.

Pero el pinchazo parece más evidente si el resultado se analiza por provincias, ya que en ninguna de las cuatro que conforman Cataluña ERC se ha situado como primera fuerza política.

El reparto de poder por provincias

El bloque independentista formado por JuntsxCat, ERC y la CUP ha perdido la primacía en la provincia de Barcelona, la más poblada de Cataluña y que reparte 85 de los 135 escaños del Parlamento catalán, y lo ha hecho al lograr menos diputados y menos votos que los tres partidos constitucionalistas, Ciudadanos, PSC y PP, fundamentalmente por el tirón del primero. Mantiene las otras tres, Lérida, Gerona y Tarragona, en las dos primeras, además, con más del 60 % de los votos.

Los resultados de las elecciones autonómicas arrojan un cambio en el color político en dos provincias con respecto a las últimas citas electorales del 2012 y 2015: Ciudadanos ha sido el partido más votado en Barcelona y Tarragona, mientras en las otras dos ha vencido JuntsxCat seguido por ERC. Además, en la primera de las cuatro provincias ha ganado el bloque constitucionalista (46 %) frente al independentismo (43,8 %).

Ciudadanos ha subido en Barcelona de 17 a 24 escaños y del 18,4 al 26,4 % de los votos (con el 98 % escrutado). El PSC mejora su resultado en un diputado (13) y el PP se descalabra de 8 a 3 escaños y pierde la mitad de los votos. En el lado independentista, ERC y JuntsxCat suman juntas 35 escaños (18 y 17) y el 39 % de los votos, tres diputados y tres puntos más que en el 2015, mientras que a la CUP le ocurre lo que a los populares: pasa de 7 a 3 escaños.

La formación que lidera Inés Arrimadas ha sido la más votada también en Tarragona, donde ha pasado del 19,3 al 27,3 % de los votos y de cuatro a cinco escaños, pero el bloque constitucionalista se ha quedado en esta provincia por detrás del independentista en votos: el 43,5 frente al 49 %. El PSC ha repetido resultado en votos y escaños (11,8 % y dos diputados) y el PP ha perdido su único diputado tarraconense (4,56 %).

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El mapa por provincias: los independentistas pierden Barcelona