La luna llena también afecta a la lluvia

Los seres humanos otorgamos a la Luna más influencias de las que realmente tiene, pero sí que es cierto que influye en algunas

La Luna produce terremotos en la Tierra La ciencia acaba de descubrir que durante las fases nueva y llena el tirón gravitatorio del satélite puede liberar la energía que acumulan las placas tectónicas.

Redacción / La Voz

Que el titular de este artículo no le engañe. Los seres humanos otorgamos a la Luna más influencias de las que realmente tiene. Aquí no encontrará ninguna de ellas. Hasta ahora solo se ha podido demostrar que afecta a los océanos provocando una subida y bajada del nivel del mar. Lo que comúnmente llamamos mareas. Y ni siquiera son iguales en todos los mares del planeta. Mientras que en el Atlántico el recorrido supera los cuatro metros, en el Mediterráneo solo alcanza unos pocos centímetros.

Recientemente la comunidad científica ha descubierto que también puede provocar terremotos si se encuentra en fase llena. Un seísmo es un mecanismo que usa la Tierra para liberar la tensión que producen dos placas tectónicas que están interactuando. Cuando la Luna y el Sol se encuentran alineados, el tirón gravitatorio aumenta y puede precipitar esa descarga de tensión.

Ahora la ciencia añade un nuevo efecto a la luna llena. Esta vez sobre la lluvia, a través de las mareas atmosféricas. «Las mareas afectan a cualquier fluido. También a la atmósfera. La gran diferencia es que el mar tiene fronteras con los puntos de tierra y en esas fronteras es donde realmente percibimos las mareas. En la atmósfera no tenemos estas fronteras y por tanto el efecto nunca es tan grande como en las zonas costeras marítimas», explica el meteorólogo Juan Taboada.

Al igual que hace con los océanos, la Luna actúa expandiendo la atmósfera. Esa deformación tiene consecuencias en la génesis de las gotas de lluvia. «Un gas al expandirse tiende a enfriarse. Cuando la atmósfera está más fría contiene menos humedad y esto puede influir en que el agua precipitable en la columna sea menor. Aun dándose las condiciones para que llueva la cantidad de precipitación acumulada puede disminuir», añade.

Lo cierto es que el efecto es muy pequeño. La variación puede alcanzar como mucho los 0,288 mm al día. Además esa correlación se ha encontrado sobre todo en las zonas tropicales y no tanto en las latitudes medias, donde se encuentra Galicia. «Posiblemente esto se deba a que las lluvias en latitudes medias se producen principalmente por sistemas frontales y esa ligera expansión de la atmósfera tenga una importancia muy residual en ese caso, ya que se mueve muy rápido mientras que en los trópicos el movimiento de la atmósfera es más lento y estos cambios son más importantes», termina Taboada.

Hoy hay una superluna. Nuestra vecina cósmica lucirá un poco más grande y brillante de lo habitual.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La luna llena también afecta a la lluvia