El juez no permite a Junqueras ir a la investidura, pero sí delegar su voto

El Gobierno recurrirá cualquier intento de elegir a Puigdemont de forma telemática

.

MAdrid / La Voz

Votar sí, pero salir de la cárcel no. El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena rechazó ayer la petición del exvicepresidente catalán Oriol Junqueras, el exconsejero de Interior Joaquim Forn y el presidente de la Asamblea Nacional Catalana, Jordi Sànchez, de poder asistir al Parlamento catalán para participar en la sesión de constitución de la Cámara y en la investidura del nuevo presidente catalán. Y tampoco podrán votar telemáticamente desde la prisión. El magistrado los autoriza, sin embargo, a delegar su voto en otro diputado si así lo desean, por lo que, en caso de que lo autorice la Mesa del Parlamento autonómico, su ausencia física en esas sesiones no modificará la mayoría de la que gozan los independentistas.

Riesgo de reiterar el delito

El juez recuerda que, aunque tienen derecho a adquirir su condición de parlamentarios, todos ellos están en prisión preventiva. Y declara por ello su «incapacidad legal prolongada» para asistir a los debates y las votaciones. Esa autorización de delegación de voto afecta exclusivamente a los encarcelados, «y no a otros», precisa Llarena, en referencia al expresidente Carles Puigdemont y los cuatros exconsejeros fugados de la Justicia. El magistrado argumenta en su escrito que las funciones parlamentarias, «pese a su radical importancia en una sociedad democrática», no prevalecen «sobre otros fines constitucionalmente legítimos que puedan entrar en conflicto», por lo que corresponde a la Justicia decidir «la concesión o denegación del permiso de excarcelación». Y él lo rechaza por apreciar riesgo de reiteración en el delito y porque podría provocarse un «grave enfrentamiento ciudadano que puede impulsarse o brotar con ocasión del traslado de unos presos que suscitan su apoyo incondicional». Entiende además que en la actitud de los investigados «no ha faltado una explícita jactancia de su determinación y perseverancia, así como de no someterse a las normas más básicas de nuestra convivencia, apelándose a una ruptura estructural».

Al margen de lo que dictamine la Justicia, Junts per Catalunya, la lista de Carles Puigdemont, sigue sin contemplar otra opción que no sea la de investir telemáticamente al expresidente fugado. Así lo aseguró ayer la jefa de campaña, Elsa Artadi, que explicó que se aplicará el reglamento «para que los diputados puedan ejercer su derecho de votar de nuevo al presidente legítimo». Artadi no aclaró si aceptarán o no un informe de los letrados de la Cámara que fuera contrario a la posibilidad de que Puigdemont sea elegido telemáticamente.

El Gobierno se prepara ya por ello para otra batalla legal. Ayer se adelantó a cualquier intento de modificar el reglamento para facilitar la investidura de Puigdemont y avanzó que recurriría de inmediato al Constitucional cualquier tipo de «añagaza» con ese fin. El portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo, calificó de «falacia» y de «pretensión irrealizable» la posibilidad de una investidura telemática porque es algo que no solo va en contra de cualquier normativa jurídica, sino también «contra todo sentido común». «El Gobierno que aplicó el 155 no dudará en seguir aplicando la ley», advirtió.

El Ejecutivo de Rajoy lleva a la Fiscalía la web del «Govern de la República»

Casi tres meses después de ser destituido como jefe del Ejecutivo de Cataluña, Carles Puigdemont difundió ayer una nueva página web no oficial sobre el Gobierno catalán a través de Twitter en la que incluye el logo oficial junto a la leyenda «Generalitat de Catalunya. Govern de la República». Debajo, un pequeño texto explica que una asociación de juristas dará «cobertura legal» a la «Oficina del Gobierno legítimo de Cataluña y a la información oficial del presidente, el vicepresidente y los consejeros elegidos democráticamente en las urnas» en las elecciones del 2015.

Tras conocerse esta publicación, el Gobierno puso en conocimiento de la Fiscalía el contendido de la web governrepublica.org. «Es un despropósito más», señaló ayer el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo.

La desbandada independentista deja aislado al expresidente

G. B.
.

La mayoría de los impulsores del «procés» han renunciado ya a la unilateralidad

La aplicación del artículo 155 de la Constitución y la acción de la Justicia han provocado un radical cambio de actitud entre los principales impulsores del proceso independentista. La mayoría de las figuras relevantes que permanecen en activo han renunciado ya expresamente a la declaración unilateral de independencia de Cataluña y apuestan ahora por las vías estrictamente constitucionales. Otros han abandonado incluso la actividad política tras acatar la Constitución. Estas renuncias dejan cada vez más aislado al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, que sigue manteniendo en público la ficción de una inexistente república catalana y no ha acatado en ningún momento la vía constitucional.

Seguir leyendo

«No es mendaz que rechacemos la independencia unilateral», dice ahora Jordi Sànchez

«En el supuesto que Junts per Catalunya alterara su programa electoral y optara por una declaración unilateral de independencia, no seguiré ninguna decisión en ese sentido. Esta manifestación no debe considerarse oportunista ni mendaz, pues es la verbalización de su sentir histórico sobre la forma en la que debía y debe desarrollarse el anhelo independentista». Jordi Sànchez, expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y diputado electo por el partido de Puigdemont, se mostró ayer por escrito más firme que en su declaración del jueves ante el juez Pablo Llarena, que la próxima semana decidirá si lo deja en libertad provisional.

El acusado acató expresamente la Constitución y el Estatuto de Autonomía en un escrito en el que rechaza de plano la unilateralidad de la declaración de independencia de Cataluña del pasado 27 de octubre.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El juez no permite a Junqueras ir a la investidura, pero sí delegar su voto