Rajoy constata la «buena disposición» del PNV para aprobar los Presupuestos

El presidente del Gobierno insiste en que el viernes 23 de marzo el Consejo de Ministros aprobará el proyecto de ley para remitirlo al Congreso

.

madrid / la voz

Tras el órdago lanzado por el jefe de la oposición, exigiendo un adelanto electoral en caso de que el Gobierno no logre aprobar los Presupuestos, Rajoy trasladó ayer un mensaje de tranquilidad. El titular del Ejecutivo avanzó que las negociaciones con el PNV y Ciudadanos no llevan tan mal camino como pueda aparentar. E insistió que el viernes 23 de marzo, justo el día antes del inicio de las vacaciones de Semana Santa, el Consejo de Ministros aprobará el proyecto de ley para remitirlo posteriormente al Congreso.

El hecho de que Rajoy, siempre tan cauteloso, haya concretado una fecha es una señal inequívoca de que las conversaciones con PNV y C's están próximas de plasmarse en un papel. Detalló que todavía no hay «nada cerrado», pero reconoció que sí existe «buena disposición para intentar llegar a un acuerdo y dar estabilidad a España». Así, el jefe del Ejecutivo aprovechó su visita a El programa de Ana Rosa para intentar que esos flecos que siempre retrasan cualquier contrato se arreglen hacia el mismo lado que el de los intereses que defiende; en sus palabras, dejar a un lado esos «pequeños asuntos» que están entorpeciendo el entendimiento y el desenlace.

A dos bandas

Las negociaciones continúan a dos bandas. Por un lado, con el PNV. Tras el ventajoso cupo concedido recientemente al País Vasco en materia de financiación, el único escollo que tiene para que los nacionalistas apoyen las cuentas es que se constituya un Gobierno en Cataluña y se pueda dejar de aplicar el 155.

El otro socio imprescindible es Ciudadanos, que desde las pasadas elecciones autonómicas en esa misma comunidad ha elevado el tono y, de paso, redoblado sus exigencias para dar apoyo a las cuentas. La equiparación salarial entre las distintas policías del Estado parece un asunto liquidado, una vez que Interior ha alcanzado un preacuerdo con los representantes sindicales de los cuerpos de seguridad. Rivera también pide la destitución de la senadora Pilar Barreiro, investigada en un caso de corrupción. Aquí Rajoy quiere que los tiempos los determine la Justicia y esperar a ver lo que resuelve el Tribunal Supremo. «Si dice que no ha hecho nada, tenemos un problema», dijo respecto a su compañera de partido, sobre la que guarda, aseguró, una opinión «excelente». A estos dos requisitos, en las últimas horas C’s ha incorporado otros tres: un descenso del IRPF a los mileuristas, el incremento de las pensiones en base al IPC y ayudas a las familias para gastos de guardería. «Espero que de aquí al 23 de marzo se solventen estos incumplimientos del PP», presionó ayer el líder de la formación naranja al conocer que Rajoy había establecido una fecha.

Rivera acusó a Sánchez de oportunista por exigir la convocatoria de elecciones si el Ejecutivo se ve incapaz de sacar adelante las cuentas. Sin embargo, coincidió con el líder socialista en que en el caso de que Rajoy no apruebe los PGE «la legislatura acabaría a la deriva, con un Gobierno solo y con poco futuro».

Desde Ferraz volvieron a insistir: Presupuestos o elecciones. La portavoz parlamentaria en el Congreso, Margarita Robles, reiteró ayer la idea expresada un día antes por su jefe, argumentando que alguien que «está incumpliendo sus obligaciones» no puede seguir gobernando. Robles defiende que la presentación de unas cuentas constituye una de las obligaciones del Ejecutivo que se recogen en la Constitución, pero puntualizó que para su partido no es suficiente acudir a la Cámara con los PGE, sino que tiene que buscar los apoyos necesarios para aprobarlos.

Fuentes de Moncloa informaron a La Voz que el Gobierno solo presentaría unos Presupuestos si tenía garantizada de antemano su aprobación. «Es algo extremadamente laborioso como para hacerlo en balde», razonaban el pasado viernes a la conclusión del último Consejo de Ministros.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Rajoy constata la «buena disposición» del PNV para aprobar los Presupuestos