El PP admite un intenso debate interno por la crisis del máster de Cifuentes

Rajoy intenta ganar tiempo y aguantar el pulsoi de Ciudadanos, pero desde Génova le recuerdan que en algún momento habrá que tomar una decisión

.

La crisis política abierta en Madrid por el máster de Cristina Cifuentes ha provocado un intenso debate interno en el PP, entre los que consideran que la presidenta madrileña debe resistir para que Ciudadanos no presuma de cobrarse «otra pieza» o los que entienden que no se puede perder bajo ningún concepto el Gobierno regional. Así lo han admitido fuentes de la dirección nacional del partido, que creen que la resolución de este asunto puede alargarse al mes de mayo.

Por el momento, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha optado por aguantar el pulso de Ciudadanos -que exige un recambio ya para Cifuentes si quiere conservar el Gobierno de Madrid- y «ganar tiempo», a la espera también de cómo evolucionan los acontecimientos, han señalado las mismas fuentes.

En este sentido, en Génova ven posible que se apuren los plazos para el debate de la moción de censura que ha presentado el PSOE para desalojar a Cristina Cifuentes y cuya fecha tope es el 7 de mayo. De hecho, recuerdan que hace un año la crisis abierta por el entonces presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez se resolvió en el último minuto. En ese caso, podría darse la circunstancia de que Cifuentes estuviera en la fiesta de la Comunidad de Madrid que se celebra el 2 de mayo como presidenta regional.

Con Pedro Antonio Sánchez, implicado en el 'caso Auditorio' y la trama Púnica, el proceso se prolongó varias semanas y se resolvió con su salida del Gobierno regional poco antes de la fecha de la moción de censura que había presentado el PSOE, que contaba con el apoyo de Podemos. Cs amenazó como ahora en Madrid con apoyar esa moción si no dimitía el presidente murciano.

Finalmente Sánchez optó por hacerse a un lado en beneficio del partido para no perder el Ejecutivo autonómico, dando paso a un nuevo presidente, Fernando López Miras, que ha sabido reconducir la situación y tomar las riendas. En el PP esperan que Cristina Cifuentes también se dé cuenta, según reconocen fuentes de la formación.

.

División de opiniones

Fuentes de la dirección nacional del PP han reconocido que la crisis del máster ha provocado un intenso debate en el seno de la formación, dónde hay división de opiniones. Por un lado están aquellos que creen que Cifuentes tiene que aguantar porque no pueden permitir que Ciudadanos se cobre una «nueva pieza» como ya ha hecho en Murcia tanto con Sánchez como con la senadora Pilar Barreiro.

Por el otro lado están aquellos que sostienen que no se puede perder el Gobierno de la Comunidad de Madrid, un feudo clave que da gran poder territorial. En este sentido, las mismas fuentes subrayan que si prospera la moción de censura, el nuevo presidente sería el socialista Ángel  Gabilondo, que no es un «izquierdista peligroso».

Este último escenario, explican fuentes del PP, conlleva el riesgo de que el PP no vuelva al poder en la Comunidad de Madrid en mucho tiempo, algo que implicaría la salida del Ejecutivo autonómico de más de 200 cargos públicos, asesores y técnicos que trabajan para el Gobierno regional.

El distanciamiento con Cifuentes se ha hecho más evidente en los últimos días. Fuentes populares aseguran además que el equipo de la presidenta madrileña no siguió las directrices del PP nacional de aceptar la comisión de investigación propuesta por Ciudadanos en la Asamblea de Madrid.

Una vez aprobada esa comisión, añaden las mismas fuentes, ya después habría tiempo de ampliarla con más solicitudes de comparecencia propuestas por el PP. Las postura del PP de Madrid ha hecho saltar por los aires cualquier posibilidad de negociación de la citada comisión de investigación, elevando el tono de Cs, que ha pedido directamente la dimisión de Cifuentes.

Rajoy concede un margen a Cifuentes y reclama coherencia a Ciudadanos

Gonzalo BAreño
.

El presidente gana tiempo y se escuda en casos «peores» de engaño en el currículo

«No entiendo muy bien la posición de Ciudadanos en esta materia». Mariano Rajoy aplicó ayer su manual para casos de crisis internas. Estirar al máximo los tiempos, no permitir que nadie le marque lo que debe hacer, no comprometerse de manera personal y, sobre todo, no tomar ninguna decisión irreversible mientras no sea estrictamente necesario. Aunque la renuncia de Cristina Cifuentes se da por hecha, el goteo de casos de falsificación de currículos que están saliendo a la luz pueden prolongar la agonía, ya que hay un sector del PP que todavía tiene esperanzas de que el caso del máster presuntamente falsificado se salde sin necesidad de que presente la dimisión. En sus primeras declaraciones sobre el asunto tras su regreso de Argentina, el jefe del Ejecutivo tiró de ironía para relativizar la trascendencia política de este asunto a la luz de los nuevos casos conocidos. «Consejos vendo que para mí no tengo», señaló Rajoy al ser preguntado en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro de Dinamarca, Lars Lokke Rasmussen.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El PP admite un intenso debate interno por la crisis del máster de Cifuentes