Uno de los miembros de la Manada a la víctima: ¿Cómo justificas la masturbación que protagonizaste?

Antonio Manuel Guerrero, guardia civil condenado como miembro de la Manada por abusar sexualmente de una chica junto a sus cuatro amigos sigue manteniendo que es inocente


Antonio Manuel Guerrero, guardia civil condenado por abuso sexual como miembro de la Manada ha publicado una carta desde la cárcel en la que sigue justificando su inocencia. En la misiva publicada por La Tribuna de Cartagena, sigue defendiendo su inocencia del abuso sexual cometido en los Sanfermines del 2016 y por el que él y sus cuatro amigos fueron condenados a nueve años de prisión. «No soy ningún violador, ni abusador, ni odio a las mujeres y no escupo fuego pro la boca», asegura Guerrero. 

«Hemos salido en todos los programas habidos y por haber, excepto quizá en el más idóneo para nuestro caso: Cuarto Milenio, dado los fenómenos paranormales que hemos vivido a lo largo del procedimiento. Todo comenzó con la burundanga, que por no dejar rastro no lo dejó ni en las diligencias, la violación grupal con penetración vaginal y anal que no provocó ningún tipo de lesión o la extraña agresión sexual en la que la 'víctima' junto a los 'violadores' buscan un hotel, lo graban y no conforme con eso, presentan la grabación como prueba de cargo», arranca la carta que el guardia civil ha enviado desde la cárcel.

«Con el transcurso de los meses llegó el tan ansiado juicio y con él los primeros problemas: 'No es no' pero ahora resulta que la chica dice que ella en ningún momento dice que no. Bueno, pues se cambia el eslogan y no pasa nada: 'Si no digo que sí es que no'. Solucionado. - 'Yo sí te creo hermana'. Pero una duda, ¿Acláranos si eran 4 o 5? ¿Acláranos si entraste a la fuerza o a fumarte un porro? ¿Si estás incomoda, porque te besas con uno en el portal? ¿Cómo podemos justificar la masturbación que protagonizas en el video? ¿De verdad alguien se creerá que cuando tienes el pene en la mano fue porque te tropezaste y te agarraste para no caerte? Es grotesco, yo no lo veo creíble. Pamplona y Navarra se presentan como acusación popular, porque no piensan tolerar ninguna agresión a mujeres en su comunidad (excepto en la agresión a dos mujeres de Guardias Civiles en Alsasua, ese tipo de mujeres no cuentan, en este caso se manifiestan a favor). Tras cinco meses de deliberación, llegó la sentencia y como si del discurso navideño del rey se tratase, lo retrasmiten todas las cadenas, en directo y resulta que para el asombro de toda España los tres magistrados absuelven de la agresión sexual», continúa el miembro de la Manada.

«Llegó la resaca, y España leyó el voto particular y resulta que la historia no es como contaban. Este juez al que todo el mundo critica (menos la gente del mundo de la judicatura) es un magistrado de la Audiencia Provincial, no es Elisa Beni, Lucia Exteberria o Joaquín Prat. Es una persona seria, profesional y que sabe de lo que habla. Los que no querían legislar en caliente porque Ana Julia Quezada y «El chicle» (que dice que en 7 años estará fuera) merecen una segunda oportunidad, son los mismos que piden la guillotina para la Manada. En referencia a la última polémica de la difusión de imágenes y datos de la denunciante, ya hubo un auto en el que la Audiencia Provincial prohibía expresamente decir mi nombre y mostrar fotos mías. Sin embargo, muchos tienen en el móvil una foto mía que dice 'Este Guardia Civil, Manuel Guerrero Escudero, ha pedido que no se difunda su cara ni su nombre no vaya ser que su vida se joda igual que la de la chica a la que violó en San Fermín'. No se debe escupir para arriba, porque todo cae. Le habéis hecho un flaco favor a la denunciante que ahora está sufriendo lo que tuvimos que sufrir nosotros. No soy ningún violador, ni abusador, ni odio a las mujeres y no escupo fuego por la boca. Mañana le puede pasar a tu hermano, a tu padre, a tu hijo o a ti mismo y ese día os arrepentiréis de haber apoyado el #yositecreo», continúa la carta enviada por Antonio Manuel Guerrero. 

Lo ocurrido en San Fermín

Según se desprende de las distintas declaraciones, la víctima y los cinco acusados se encontraron en la céntrica plaza del Castillo de Pamplona la noche del 6 al 7 de julio del 2016, durante la celebración del San Fermín. Ella entabló conversación con uno de los acusados (El Prenda). En un momento dado, la víctima dijo que se iba al coche con el que había viajado a Pamplona y donde un amigo se encontraba durmiendo. Los cinco encausados se ofrecieron a acompañarla. Ella caminaba junto al joven con el que más había contactado mientras que los otros cuatro iban por delante. Según los autos judiciales, los cuatro primeros llegaron a entrar en dos hoteles de las cercanías en busca de habitación, pero en ninguno de los establecimientos tenían habitaciones libres.

A la altura del número 5 de la calle Paulino Caballero, los jóvenes observaron que una vecina entraba en el portal por lo que aprovecharon para sujetar la puerta y empujaron a la joven al interior. Allí, según el escrito de la acusación, los imputados taparon a la joven la boca, la rodearon, le bajaron su ropa interior y le obligaron a realizar felaciones a los cinco, y la penetraron, uno de ellos anal y vaginalmente, sin usar ninguno preservativo. Incluso uno de ellos grabó la escena con su teléfono móvil y, posteriormente, compartió dichas imágenes con otros amigos. Cuando «se dieron por satisfechos» y antes de abandonar el lugar, según el escrito, arrojaron a la joven al suelo, presuntamente le quitaron el teléfono móvil -con lo que se aseguraban de que «no pudiera solicitar auxilio», según el escrito de la acusación- y la dejaron tirada en el portal. Según la descripción que dio la joven, los cinco acusados fueron identificados en las imágenes de seguridad del encierro y nada más terminar la popular carrera fueron detenidos por la Policía Foral.

El PSOE quiere elevar las penas a quienes usan drogas para cometer delitos sexuales

europa press

El PSOE urge al Gobierno a combatir el incremento del uso de drogas que facilitan los ataques a la libertad sexual y le llama a valorar la conveniencia de incrementar las penas en el límite inferior para estas conductas. A través de una proposición no de ley, que los socialistas llevan a votación la próxima semana en el Congreso, los de Pedro Sánchez recuerdan que España no ha cumplido con las recomendaciones de la ONU, en las que sugiere al Estado que introduzcan en sus legislaciones «circunstancias agravantes en los casos en que se administren subrepticiamente sustancias psicoactivas para cometer una agresión sexual».

Actualmente, según explica el PSOE en el texto recogido por Europa Press, la sumisión química está recogida en el Código Penal, dentro del apartado de abusos sexuales y, se podría aplicar a estos casos el artículo 181 del Código Penal, el mismo por el que se condenó a 'La Manada', y que contempla penas de uno a tres años para quien «sin violencia o intimidación y sin que medie consentimiento, realizar Actos que atenten contra la libertad o indemnidad sexual de otra persona». «Este artículo considera la anulación de la voluntad de la víctima mediante el uso de fármacos, drogas o cualquier otra sustancianatural o química idónea, previendo que cuando el abuso sexual consista en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías, el responsable será castigado con la pena de prisión de cuatro a diez años», apunta el PSOE.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Uno de los miembros de la Manada a la víctima: ¿Cómo justificas la masturbación que protagonizaste?