Ana Miranda, del BNG, entre el grupo de eurodiputados que ayer apoyó a Carles Puigdemont en Berlín

Mantuvieron una reunión con el expresidente catalán, quien agradeció su visita

.La eurpdiputada Ana Miranda atiende a la prensa tras el encuentro con Puigdemont
La eurpdiputada Ana Miranda atiende a la prensa tras el encuentro con Puigdemont

Berlín

Un grupo de diputados de la Plataforma UE-Diálogo con Cataluña, entre ellos Ana Miranda del BNG, expresaron ayer en Berlín su apoyo al expresidente catalán Carles Puigdemont y su confianza en que, tras la decisión belga respecto a la extradición de tres exconsejeros, haya también un «cambio positivo» para el líder independentista.

«Las cosas han cambiado desde ayer», apuntó el eurodiputado Jordi Solé, de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y miembro del grupo Los Verdes en la Eurocámara, en alusión a la euroorden contra Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig, que fue rechazada por la Justicia belga por «defectos de forma».

En opinión del eurodiputado, tras la decisión de la justicia belga está el hecho de que «votar, en democracia, no puede ser tratado como un acto criminal» y que «los conflictos no pueden resolverse a golpe judicial, sino que debe buscársele »soluciones políticas«.

Solé hizo estas declaraciones en una comparecencia conjunta con la eurodiputada irlandesa Lynn Boylan (Izquierda Unitaria Europea), la sueca Bodil Valero (Verdes) y los españoles Ana Miranda (Bloque Nacionalista Galego, Grupo de los Verdes) y Ramon Tremosa (ALDE), representantes de distintos grupos de la Eurocámara e integrantes de la mencionada plataforma.

El grupo de diputados europeos mantuvo previamente una reunión con Puigdemont, quien agradeció su visita a Berlín, donde el político catalán espera una decisión de la justicia alemana respecto a la petición de extradición presentada por España.

El expresidente dirigió unas breves palabras de saludo ante los medios, pero no estuvo presente en la conferencia de prensa posterior con los parlamentarios.

Puigdemont expresó su gratitud por el «compromiso» de los eurodiputados con los «derechos fundamentales», entre ellos el de la autodeterminación, que, dijo, «están siendo violados».

La visita se produjo coincidiendo con la toma de posesión en el cargo de presidente de la Generalitat, Quim Torra, a cuyos controvertidos tuis y sucesivos pronunciamientos se refirió el eurodiputado Josep-Maria Terricabras (ERC).

«Algunos de esos tuits no son de buen gusto», admitió Terricabras, quien explicó a continuación que éstos fueron escritos «unos años atrás» y consideró que ahora están siendo «reproducidos» fuera de contexto y en un momento considerado «oportuno» para «atacar» al recién elegido presidente de la Generalitat catalana.

Tres razones por las que el Gobierno no puede aplicar ya un nuevo 155

Fran Balado
.

La duración, requisitos formales y el temor a un fallo en contra del Constitucional convierten en irrealizables las peticiones de Albert Rivera

«Serenidad y firmeza». El Gobierno no se mueve ni un solo centímetro de su postura en Cataluña. Reafirma que se mantiene «vigilante» ante cualquier ilegalidad que pueda producirse por parte de los nuevos titulares de la Generalitat, pero con la misma claridad sostienen que no puede ni debe ejecutarse ninguna respuesta hasta que pasen de «las palabras a los hechos».

Una fuente cercana al presidente del Gobierno sostenía ayer que la petición de Albert Rivera de volver a activar el 155 tan pronto decaiga es irrealizable. En primer lugar, apuntan a problemas de forma. El 155 que se aplicó en octubre tenía un fin muy concreto: disolver la Cámara autonómica y convocar elecciones para restituir la legalidad. Los plazos de duración, acordados por el PP, el PSOE y Ciudadanos, y posteriormente refrendados por el Senado, estaban totalmente definidos: entraría en vigor en el mismo momento que lo votó la Cámara Alta y desaparecería en el instante en el que los consejeros de la Generalitat tomen posesión.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Ana Miranda, del BNG, entre el grupo de eurodiputados que ayer apoyó a Carles Puigdemont en Berlín