Una mujer se enfrenta a los secesionistas que llenaban de cruces amarillas una playa catalana

«Una cosa es la política y otra que los niños piensen que esto es un cementerio», les espetó. Varios bañistas retiraron las cruces ante los aplausos de algunos vecinos


Hay nuevo presidente en el Palau de la Generalitat pero la tensión sigue instalada en Cataluña. Los secesionistas aprovecharon ayer, un día de sol y calor en la comunidad catalana, para llenar de cruces amarillas la playa de Llafranc, en Gerona, en el marco de una campaña en varios arenales por parte de Ómnium Cultural y los Comités de Defensa de la República (CDR) en favor de los políticos encarcelados. Una vulneración del espacio público que ayer encontró una valiente respuesta por parte de una mujer se enfrentó a ellos. 

«Una cosa es la política y otra que los niños piensen que esto es un cementerio», les espetó a los independentistas que estaban colocando las cruces amarillas en la arena. Mientras les graba, la mujer, que dice ser catalana, les pregunta qué están haciendo y cuando le contestan que están realizando «una petición» ella les replica que «no todo el mundo está de acuerdo» con esa reclamación. 

La tensión en el enfrentamiento sube de nivel y la mujer recibe acusaciones por estar grabando la escena mientras uno de los independentistas la comienza a grabar a ella.

«!Nosotros estamos en nuestro país, en Cataluña! ¡Es tanto tuyo como mío!», les dice la mujer a los secesionistas antes de comenzar a arrancar algunas de las cruces entre los aplausos de algunos de los presentes en el arenal de Llafranc. «¡Aquí se viene a tomar el sol!», exclama mientras retira algunos de los símbolos secesionistas.

«Si no te gustan, no las mires» le piden a la mujer algunos secesionistas. 

Tras este enfrentamiento algunos bañistas se unen a la protesta y quitan también algunas de las cruces, tirándolas sobre la arena. Vecinos de la localidad que contemplan la escena la reciben con aplausos. 

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Una mujer se enfrenta a los secesionistas que llenaban de cruces amarillas una playa catalana