El PP se rebela contra el mensaje salvador de Aznar

Varias voces del partido afean el momento y el mensaje lanzado ayer por el expresidente del Gobierno

Las lecciones de Aznar y la respuesta del PP Los populares salen en tromba a respodner a Aznar, que ya no se siente representado por el PP
Agencias
Redacción

«El centro derecha no hay que reconstruirlo», «no era el día para decir esas palabras», «hace mucho tiempo que no entendemos a Aznar cuando habla». El expresidente del Gobierno eligió justo ayer, día en el que su sucesor decía adiós a su trayectoria política, para ofrecerse a «colaborar en la reconstrucción del centro-derecha». Pero ni el momento, ni las palabras fueron apropiadas para muchos dirigentes del Partido Popular que no se han callado hoy para ponerse de lado de Mariano Rajoy.

Ni siquiera el propio Aznar quiso ayer vincularse al partido con el que gobernó en el pasado: «Mi compromiso es con mi país, con España y con los españoles. No tengo ningún compromiso partidario, ni me considero militante de nada ni me siento representado por nadie», recalcó el expolítico, que ahora es asesor internacional del bufete Latham & Watkins.

Rajoy ha reafirmado hoy la idea de que «el centro derecha no hay que reconstruirlo», durante una entrevista en la Cadena Cope: «El partido de centro derecha es el PP» que, según ha destacado, «tiene 137 escaños, más de 50 escaños más que el segundo, que no es de centro derecha». Así se desmarcaba claramente de Ciudadanos, pese a ser el único partido que estuvo de su lado en la moción de censura que la semana pasada le expulsó de La Moncloa.

A esta desvinculación que hace Aznar del PP se refiere también el presidente del partido en Cataluña, Xavier García Albiol, quien propone al expresidente que participe en la reconstrucción del espacio de centroderecha desde los órganos ejecutivos del partido, tal y como ha dicho hoy en los micrófonos de Catalunya Ràdio. Pero Aznar ya dejó claro ayer que lanzaba su ofrecimiento desde su posición actual y no volviendo al primer plano de la política.

Otra catalana, Alicia Sánchez-Camacho, directamente se ha referido al mal momento que eligió Aznar para salir a la palestra: «No era el día precisamente para que se pudieran decir esas palabras», aseguró la presidenta del Comité Electoral del PP en el canal 24 horas, al tiempo que señaló, en un guiño a Rajoy, que «todos somos dueños de nuestros momentos». Terminó con unas palabras de apoyo al hasta ayer presidente de su partido: «Yo me quedo con la grandeza de las palabras del presidente, que ha dicho que va a estar siempre con su partido, vaya por donde vaya y que siempre va a formar parte de él».

En esta misma línea se mostró el coordinador general del partido, Fernando Martínez-Maillo, al asegurar que Rajoy «va a ser el mejor expresidente del Gobierno que haya tenido España» y ha criticado al también expresidente Aznar: «Hace mucho tiempo que no le entendemos cuando habla. Ayer era el día de Rajoy y sigue siendo el día de Rajoy. Fue un día muy emotivo y no entendemos lo del centro derecha, sinceramente. No entendemos ese mensaje», ha sentenciado.

Maillo ha incidido en cualquier caso, en que «el centro derecha español no necesita ser reconstruido porque lo representa el PP». «Lo que tenemos que hacer es que más gente confíe en nosotros, que vuelva gente que en su momento se nos fue (...) No hay que reconstruir nada. Lo que hay que hacer es fortalecer el proyecto de centro derecha en torno al PP», ha sentenciado, un mensaje que también comparte la secretaria general María Dolores de Cospedal.

Aznar reaparece para cargar contra Rajoy y ofrecerse ahora a reconstruir el centroderecha

Fran Balado

Defiende su trayectoria «personal y política» ante los que están «intentando mancharla»

«Contribuiría con mucho gusto para que los españoles pudiesen tener esa mayor garantía de estabilidad y de seguridad en el futuro». Tan solo unas horas después de que Mariano Rajoy anunciase su renuncia a seguir al frente del PP, su antecesor en el cargo, el también expresidente del Gobierno José María Aznar, se ofreció de esta manera a reconstruir el centroderecha español, que en estos momentos consideró totalmente «desarticulado».

Aznar denunció que las formaciones políticas atraviesan una grave crisis, pero también apuntó que existe un problema de «liderazgo», algo que sorprendió, por haber sido él mismo el único responsable de haber puesto a Rajoy al frente del partido. Según Aznar, estas fricciones entre formaciones suponen una gran amenaza. El exdirigente popular cursó este envenenado ofrecimiento para ser el pegamento del centroderecha en una jornada «emocionante y animada», dijo, mientras esbozaba pequeñas sonrisas; y lo hizo «a título particular desde una posición independiente», tratando de acallar los rumores que lo sitúan con fuerza en la órbita de Albert Rivera y de Ciudadanos, partido que se ha convertido en el gran rival del PP. «Mi compromiso es con mi país y con los españoles. No tengo ningún compromiso partidario ni me siento representado por nadie», reiteró.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El PP se rebela contra el mensaje salvador de Aznar