El guardia civil de La Manada apela a su hija para solicitar la libertad condicional

Su defensa asegura que «no hay riesgo de fuga ni de reiteración delictiva» dado el arraigo que supone tener pareja y una pequeña de un año


Jesús Pérez, abogado del guardia civil integrante de La Manada, ha presentado en la Audiencia de Navarra un escrito en el que solicita la libertad de su cliente por motivos de «arraigo», en tanto se resuelve el recurso a la sentencia que le condenó a 9 años de cárcel por abuso sexual. Pérez ha indicado en declaraciones a Efe que la petición se fundamenta en que «no hay riesgo de reiteración delictiva ni riesgo de fuga».

«En un escrito muy sencillo -ha dicho- hemos analizado la jurisprudencia del Tribunal Constitucional en los casos en los que ya ha pasado tiempo y hay un sentencia, y dice que para denegar la libertad provisional no es suficiente que el tribunal alegue la gravedad del delito ni alarma social, sino que hay que entrar a conocer las circunstancias personales concretas de quien lo solicita». Y «a eso me he agarrado», ha precisado el letrado, quien ha añadido que su cliente, en prisión desde el 9 de julio de 2016, «tiene pareja estable desde hace más de diez años, es padre de una niña de un año, tiene domicilio conocido y estudia un grado de Derecho». «Tiene unas circunstancias personales adecuadas para que se le conceda la libertad provisional», ha subrayado, y por eso ha entendido que hablar del «arraigo es lo que tocaba ahora» desde su punto de vista.

Los audios de La Manada «El Prenda se pone súper salido, es como un enfermo» Salen a la luz nuevos mensajes enviados a su grupo de whatssap. Antes de los abusos, los condenados llegan a pedir a la víctima que mande un saludo al resto del grupo

Al respeto ha recordado que la jurisprudencia que puede afectar a los cinco miembros de La Manada ya ha sido «ampliamente argumentada» en el voto particular del juez que defendió su puesta en libertad y en el escrito que esta misma semana ha presentado el abogado Agustín Martínez Becerra pidiendo también la libertad para los otros cuatro condenados. «Por eso me ha parecido más interesante ahora, en este momento, analizar la existencia del arraigo», las circunstancias personales de su cliente «para argumentar que no hay riesgo por la existencia de arraigo».

Magistradas piden desterrar el lenguaje machista de las sentencias

Magistradas y juristas han coincidido en la necesidad de erradicar el «lenguaje discriminatorio y machista» de las sentencias y de juzgar desde una «perspectiva de género», en las jornadas sobre talento femenino organizadas por el Colegio de la Abogacía de Barcelona. Las jornadas Women Businees & Justice European Forum han reunido mujeres del ámbito político, científico, deportivo y jurídico para poner en común los obstáculos con los que se han encontrado en su carrera y los retos pendientes para lograr la igualdad con los hombres.

Las magistradas que han participado en los debates de esta jornada han coincidido en la importancia que tiene eliminar el «lenguaje discriminatorio y machista» como primer paso para acabar con la desigualdad que existe en el mundo jurídico. La expresidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, ha destacado que «el lenguaje ha invisibilizado a las mujeres hasta en el reconocimiento de sus derechos» y que, por ello, «la Constitución debería recoger que la discriminación no es por sexo, sino por sexo femenino». Por su parte, la magistrada de la sección décima de la Audiencia de Barcelona, Montserrat Comas, ha afirmado que en sentencias, leyes o reglamentos, el lenguaje que se emplea no es «neutral» sino que se encuentra claramente «masculinizando».

 

El padre del líder de la Manada: «Ella es la culpable, los niños sevillanos son muy chulos... ella fue a buscarlos»

La Voz

«El tropiezo no lo tuvo él (El Prenda) y los cinco amigos, lo tuvo ella», insiste

En el mismo día en el que el abogado de la víctima, el ayuntamiento de Navarra y el Gobierno foral coincidieron en recurrir la calificación de «abuso» en la sentencia de la Manada, por considerar que existió «agresión sexual», el programa El punto de mira, de Cuatro, se trasladó hasta el barrio de Amate, en Sevilla, cuna de los cinco amigos condenados a nueve años de cárcel por abusar sexualmente de una joven en los sanfermines del 2016.

Fue allí donde el reportero localizó al padre de José Ángel Prenda, el supuesto líder de la Manada, el primero que entabló contacto con la víctima, con la que coincidió en un banco de la plaza del Castillo de Pamplona. El padre de El Prenda, Pepe, un expanadero sevillano en silla de ruedas, no dudó en defenderlo y en culpar directamente a la joven madrileña de lo sucedido. «El tropiezo no lo tuvo él (su hijo), él y los 5 amigos; ella es la culpable, los niños sevillanos son muy chulos... ella fue a buscarlos, que los sevillanos eran muy guapos, que podía con 5 y con 25 sevillanos», sentencia ante la cámara. 

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

El guardia civil de La Manada apela a su hija para solicitar la libertad condicional