17 días de vértigo que cambiaron España

Dos semanas después de que el PP diera por asegurada la legislatura con los Presupuestos, Sánchez preside el Gobierno y Rajoy ha puesto fin a su carrera política

.

Madrid / Colpisa

Del 23 de mayo, aprobación de los Presupuestos en el Congreso, al 8 de junio, celebración del Consejo de Ministros, se han vivido 17 días sin parangón en la historia reciente. Mariano Rajoy no podía pensar después de aprobar las cuentas de este año que vivía sus últimos días como presidente del Gobierno. Pedro Sánchez tampoco imaginaba que estaba a las puertas de la Moncloa. Nunca una condena por corrupción había tumbado a un Gobierno, nunca había prosperado una moción de censura, nunca se había hecho una transición de un Ejecutivo a otro en una semana. La crónica de estos 17 trepidantes días está llena de adjetivos ordinales (primero, último) y adverbios negativos (nunca, jamás). Ha sido una sucesión de acontecimientos que nadie previó. La víspera de la aprobación de las cuentas, un muy alto cargo del PP se jactaba de que Rajoy ganaba dos años de vida política y se aseguraba agotar la legislatura. Alguien le hizo notar que la sentencia del caso Gürtel estaba al caer. «¡Bah! -respondió-, lo importante son los Presupuestos, lo de Gürtel está descontado y además será una sentencia por lo civil, una multa». Tampoco Sánchez veía lo que se venía y en su agenda del viernes estaba apuntado un viaje a Lisboa al congreso de los socialistas portugueses. Todos daban por amortizada la sentencia antes de conocerla a pesar de que en el ambiente flotaba que iba a ser dura. Hasta que el viernes 25 de mayo salió la sentencia que dio por probada la financiación ilegal del PP y la connivencia corrupta con la trama de Francisco Correa. El jolgorio presupuestario en la Moncloa dio paso a la desolación más absoluta, y en la sala de máquinas de los socialistas se encendieron las alarmas. 

23 de mayo

Aprobados los Presupuestos. Poco antes de la votación de las cuentas, la dirección del PNV anuncia con un comunicado su apoyo a Rajoy. Fue un respaldo prosaico (inversiones por 540 millones para el País Vasco), en absoluto ideológico. La Moncloa alaba «la seriedad» del PNV y augura que las elecciones generales serán «cuando toca», en el 2020. Pero Rajoy sabe que sus aliados para los Presupuestos, Ciudadanos y los nacionalistas vascos, son flor de un día y no una sociedad estable.

24 de mayo

La sentencia de la Gürtel. La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional hace pública la sentencia del caso Gürtel. Además de las severas condenas de cárcel a los acusados, certifica que el PP tiene una financiación en negro desde 1989 con una caja B, dice que no da veracidad al testimonio exculpatorio de Rajoy y que entre las empresas de Correa y el PP tejieron «un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional». Una bomba. Ciudadanos reacciona el primero, y Albert Rivera anuncia que hay «un antes y un después» en su relación con el PP. El PSOE calla en las primeras horas, pero por la noche anuncia la moción de censura. Un paso que Sánchez hasta entonces se había resistido a dar a pesar de las presiones. 

25 de mayo

Moción de censura. Los socialistas presentan la moción en el Congreso. En la Moncloa crecen los nervios y las dudas, no se sabe si es mejor o peor que Rajoy dé explicaciones. A las 14.00 horas, comparece tras el Consejo de Ministros para rechazar los argumentos de la sentencia, pero anuncia que ni dimite ni va a anticipar las elecciones. El presidente del Gobierno cree que la moción no saldrá adelante porque los independentistas catalanes no van a perdonar al PSOE su apoyo al 155, y el PNV acaba de apoyarle en los Presupuestos. Sánchez dice que después de la censura convocará elecciones, pero deja en el aire el calendario. Ciudadanos quiere elecciones ya y se niega a apoyar a Sánchez. 

27 de mayo

Malos augurios. Las presunciones de Rajoy se cumplen. El PNV rebaja su apoyo y los secesionistas no muestran ningún entusiasmo. Solo Podemos da su apoyo incondicional. 

28 de mayo

Todo se acelera. El presidente del Gobierno y el líder del PSOE no quieren dilaciones, así que se agilizan los plazos y la moción se debatirá esa misma semana, el jueves y el viernes. 

29 de mayo

Negociaciones. Empiezan a llegar a la Moncloa señales de que los independentistas y el PNV podrían apoyar a los socialistas, y se ponen en contacto con el PDECat y los nacionalistas vascos para atajar el cambio. Sánchez ofrece convocar elecciones tras la moción para atraer a Ciudadanos, pero fracasa.

30 de mayo

Presión al PNV. El PP redobla la presión sobre el PNV, recurre a las patronales CEOE y Confebask para impedir que respalde a Sánchez. Pero los nacionalistas vascos prefieren soportar la acusación de traidores antes que aparecer ante la sociedad vasca como los salvadores de Rajoy.

31 de mayo

Rajoy se niega a dimitir. El presidente del Gobierno se enroca en la idea de no dimitir pese a que su negativa permite que la moción siga adelante. Sánchez se lo pide tres veces en el Congreso. El PNV comunica su apoyo a la censura. La suerte está echada, y Rajoy después de defenderse en la Cámara abandona a las 14 horas el hemiciclo y se refugia con algunos ministros y colaboradores en un restaurante, del que sale a las 22.00 horas.

1 de junio

Triunfa la moción. Rajoy solo acude al Parlamento a despedirse -«dejo una España mejor que la que me encontré»- y a votar. La moción de censura triunfa con 180 votos a favor. 

2 de junio

Sánchez, presidente. Sánchez toma posesión como presidente del Gobierno ante el rey en el palacio de la Zarzuela. A continuación se traslada a la Moncloa. Empieza la ronda de llamadas para formar su Consejo de Ministros. Sánchez había ganado contra pronóstico una moción de censura sobre la que él mismo tenía dudas hasta que se convenció, o le convencieron, de que su presentación era ineludible ante la contundencia de la sentencia del caso Gürtel. Pero estaba preparado para el éxito en el sentido de que tenía en la cabeza su Gobierno. Un Consejo de Ministros como el que ha formado, dicen en el PSOE, es fruto de muchas horas de reflexión, no surge en 48 horas, que es el tiempo que tardó en cerrar la composición del Gabinete. Todo un récord. 

5 de junio

Rajoy dimite. Rajoy anuncia ante el comité ejecutivo del PP que «ha llegado el momento de poner punto final» a su carrera política y convoca para el 11 de junio a la junta directiva que pondrá fecha al congreso extraordinario que se celebrará en julio.

 6 de junio

Gobierno feminista. Sánchez comunica al rey su Gobierno, compuesto por 11 mujeres y seis hombres, el más feminista de Europa y de la historia de España, con perfil progresista y experiencia en la Administración.

8 de junio

Guiños a Cataluña. El primer «Consejo de Ministras y Ministros» aprueba las primeras medidas para distender las relaciones con la Generalitat de Cataluña.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

17 días de vértigo que cambiaron España