El PPdeG está seguro de que Feijoo ganaría

El presidente de la Xunta esperará hasta el final para comunicar su decisión, pero en el partido están convencidos de que si se presenta será quien tenga más apoyos, incluidos los de Cospedal


madrid / la voz

Feijoo deshoja la margarita entre quedarse en Galicia o dar el salto a la política nacional con una certeza: si se presenta a las primarias del PP, el triunfo lo tiene en su bolsillo. De todos los nombres que se barajan, es al único al que le salen las cuentas. Fuentes del partido en Galicia informan de que María Dolores de Cospedal ha asegurado, en conversaciones privadas que en las últimas horas ha mantenido con gente de peso dentro de su formación, que si el presidente de la Xunta decide dar el paso, ella renunciará a ser candidata. Y no solo estaría dispuesta a mantenerse al margen en el proceso, sino que incluso ha comunicado su intención de cederle todos sus apoyos al líder del PPdeG. Esto, en el hipotético caso de que los necesitase, porque todo apunta a que, si Feijoo finalmente decide emprender la aventura madrileña, no se encontrará a nadie que le dispute el trono de Génova 13.

El tercer nombre en discordia es el de la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, que desde que se abrió el melón sucesorio trabaja contra reloj para recabar apoyos, aunque parece que de manera infructuosa. Ayer mismo, mientras atendía al discurso pronunciado por Rajoy en el auditorio del hotel de Madrid que acogió la junta directiva nacional del PP, una colaboradora suya sondeaba a la rama madrileña del partido. Pero sabe que lo tiene casi imposible. Según apuntan todas las fuentes consultadas por este periódico, las cuentas no pueden salirle ni aplicando el más optimista de los cálculos. «Nunca ha atendido al partido, y cuando han venido mal dadas siempre se ha escondido, y eso los militantes no lo olvidan», apunta un dirigente popular. Incluso cojea en Madrid, un territorio que en principio debería resultarle propicio, al ser la comunidad en la que reside desde hace años y la circunscripción electoral por la que obtuvo su escaño en el Congreso.

De este modo, todo invita a pensar que finalmente Sáenz de Santamaría acabará renunciando a la carrera sucesoria, ya que, además de una derrota garantizada, podría desatarse una guerra interna a consecuencia de su mala relación con Cospedal, que hará todo lo que esté en sus manos por apartarla del camino.

Esta decisión de Cospedal de tomar partido a favor de Feijoo desnivela por completo una balanza en la que de antemano el de Os Peares ya disfrutaba de un peso considerable. Se trata del único que tiene apoyos en todos los territorios para el congreso extraordinario que se celebrará el 20 y el 21 de julio en Madrid. 

Galicia, monocolor

Además, Feijoo dispone de un auténtico fortín en Galicia, en donde su liderazgo y control resultan indiscutibles, lo que le garantiza el 100 % de las papeletas. A la hora de hacer cálculos, conviene no pasar por alto que Galicia es el tercer territorio que aporta más compromisarios a la cita, solo por detrás de Andalucía y de la Comunidad Valenciana, y que se come él solo una décima parte del pastel, adquiriendo así una ventaja casi irrecuperable, especialmente dada la división del voto que imperará en otras latitudes. Este granero gallego, sumado a los apoyos que lograse en otros territorios, y junto al espaldarazo de Cospedal, convertiría su victoria en incontestable. Pero para ello antes tiene que dar el paso, y eso todavía no lo tiene decidido.

De momento todos ocultan su juego. Feijoo no hará pública su postura hasta el último momento, el próximo lunes, cuando se abra el plazo para registrar las precandidaturas, tal y como apuntó ayer a su salida de la junta directiva nacional, en donde se convirtió en el hombre más buscado. Invitó a dar el paso a todos aquellos que quieran: «Deben hacerlo, tienen el derecho a hacerlo y la responsabilidad de hacerlo», argumentó, afirmando que él actuará movido por la «doble responsabilidad» que tiene como militante del partido y como presidente de la Xunta.

En contra de lo deslizado por varias voces autorizadas del partido en los últimos días, Feijoo mostró su convencimiento de que la coincidencia de más de una candidatura no tiene que resultar dañina para la formación: recordó el proceso de primarias que vivió en el 2006 en Galicia, en el que se impuso a otros tres candidatos convirtiéndose en el sucesor de Fraga y a su vez en el primer dirigente popular que lograba su cargo mediante un proceso de votación de los afiliados.

Por su parte, Sáenz de Santamaría dio a entender ayer que su decisión ya está tomada, aunque de momento no tiene pensado hacerla pública, limitándose a recalcar que se trata de «un momento muy importante que hay que afrontar con responsabilidad y mucho compromiso». «Así es como espero que todos hagamos las cosas», comentó.

El PPdeG, abocado a considerar la sucesión 18 meses antes de lo previsto

JUAN CAPeáns

La reflexión de Feijoo tensiona a los poderes provinciales y a los líderes posicionados

En rigor, no toca, porque hay algunos condicionantes que se irán desgranando en las próximas seis semanas, pero sea cual sea la decisión política de Feijoo, él y su partido ya saben que va a tener consecuencias inmediatas en la organización en Galicia y en las determinaciones que tome al frente del Gobierno de la Xunta, por el tiempo que sea.

En la cabeza del líder gallego había una hoja de ruta que el PPdeG asumía en su calendario de trabajo y de prioridades. Antes de nada, entre este mes y septiembre vendrían los retoques en el Gobierno para liberar a al menos dos conselleiros en su carrera electoral para reconquistar las ciudades; con esa operación tendría la primera oportunidad para sumar músculo político o técnico, según las exigencias, escasas ante una oposición en permanente combustión interna. Tras el verano del 2019, con el balance de las municipales, habría tiempo incluso para algún cambio más en el Ejecutivo, y a principios del 2020 llegaría la anunciada renuncia a un cuarto mandato. A continuación, un congreso sucesorio abierto y con garantías, con tiempo suficiente para lanzar al candidato con vistas a unas elecciones autonómicas después del verano.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El PPdeG está seguro de que Feijoo ganaría