Jesús Sanmartín: «No se cambió de criterio, se detectó que proliferaba este tipo de simulación»

El experto explica que en el caso del ya exministro tributar por sociedades solo buscaba rebajar la factura fiscal

.

madrid / la voz

De defender con firmeza su actuación a dimitir. Del «no hubo mala fe», «no oculté nada», «pagué lo correspondiente y asunto cerrado», el ya exministro de Cultura, Màxim Huerta, pasó ayer en pocas horas a aceptar lo inevitable: que seguir en su cargo era insostenible. Los argumentos que esgrimió el periodista y fugaz ministro para explicar por qué fue condenado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) por un fraude fiscal cercano a los 220.000 euros chocan con las explicaciones de los expertos en la materia. Jesús Sanmartín, presidente del Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), el órgano especializado del Consejo de Economistas de España, no tiene duda al afirmar que, en contra de lo que sostuvo Huerta, su problema tributario no se produjo por un cambio de criterio de Hacienda.

-¿Hubo realmente un cambio de criterio de la Administración Tributaria que explique el fraude del exministro?

-No. No hubo ningún cambio de criterio. Lo que ocurrió es que Hacienda comenzó a hacer inspecciones porque en un momento determinado detectó una gran proliferación de profesionales (artistas, periodistas, deportistas, presentadores, etcétera) que usaban sociedades interpuestas a las que llevaban sus ingresos con el objetivo de pagar menos impuestos. La revisión de este tipo de prácticas fue general, porque no es una opción tributaria, como algunos sostenían, sino una simulación para pagar menos.

-¿De cuánto ahorro estamos hablando?

-En el caso del exministro, tendría que haber tributado por sus ingresos como persona física, es decir, en el IRPF, con un tipo del 48 %, mientras que lo hizo por sociedades, con lo que se rebajaba al 25 %. En una sensible diferencia.

-Aunque tributar por sociedades no es ilícito...

-No. No es ilícito tener una sociedad y tributar a través de ella, pero si tienes unos ingresos personalísimos no puedes usarla para pagar al fisco. Eso es algo que únicamente puedes hacer en caso de que dicha sociedad tenga actividad real, empleados, etcétera. Pero en este caso, como en muchos otros que se han conocido estos últimos años, solo se trataba de aplicarse tipos menores y poner una pantalla entre tú y el pagador, a efectos fiscales. Por ese motivo Hacienda comenzó a perseguirlo.

-El tribunal en su resolución entiende que hubo dolo, que Huerta era consciente de lo que hacía, ya que incluso usó su casa de la playa para reducir la factura fiscal. ¿Cómo lo valora?

-Bueno, los impuestos no son fáciles. Es un terreno complicado. Yo creo que él podía entender que se podía declarar por sociedades para tributar menos. Pero lo de engordar los gastos incluyendo la casa de la playa, en fin, eso ya no se justifica por desconocimiento.

-¿Cree usted que debía dimitir?

-Si hay que ser intachable para estar en política, sí, tenía que dimitir. Pero al ritmo que vamos, por ejemplo, una persona que atropelle a otra por la calle por accidente tampoco podrá dedicarse a la política, porque estamos entrando en una espiral en la que se exige una intachabilidad completa, sin matices ni sombra alguna. E, insisto, los impuestos no son fáciles.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Jesús Sanmartín: «No se cambió de criterio, se detectó que proliferaba este tipo de simulación»