El Prenda regresa a su domicilio del barrio de Sevilla de madrugada

En la vivienda se podía escuchar el ruido propio de una celebración

«El Prenda» celebra la libertad provisional en su domicilio de Sevilla El domicilio de José Ángel Prenda, en el barrio sevillano de Amate, no ha parado de recibir visitas

José Ángel Prenda, uno de los cinco integrantes de La Manada condenado a nueve años de cárcel por abusar sexualmente de una joven madrileña de 18 años en Pamplona durante los Sanfermines del 2016, ha regresado esta madrugada a su domicilio del barrio sevillano de Amate. Minutos antes de las siete de la mañana han accedido caminando a la vivienda tres personas con el rostro oculto con capuchas, según ha podido comprobar Efe. Primero ha llegado una pareja de personas con la capucha puesta y minutos después ha aparecido una tercera persona con una cazadora con capucha y pantalones vaqueros. Posteriormente han ido entrando en la casa, en la que se podía escuchar el ruido propio de una celebración, otras cuatro personas.

Los integrantes de La Manada se encuentran desde ayer en libertad provisional bajo fianza de 6.000 euros, una decisión frente a la que han anunciado recurso la Fiscalía y las acusaciones populares. La sección segunda de la Audiencia Provincial de Navarra decretó la prisión provisional mientras se resuelven los recursos que todas las partes del proceso han presentado contra la sentencia inicial en el Tribunal Superior de Justicia de Navarra.

Cuatro de los condenados, José Ángel Prenda, Jesús Escudero, Alfonso Jesús Cabezuelo y Antonio Manuel Guerrero están también imputados, en una pieza derivada del caso de los Sanfermines, por una supuesta agresión sexual a una joven de Pozoblanco (Córdoba) en mayo del 2016.

Para unos, «muy excepcional»; para otros, «decisión justificada»

m. cedrón

El dictamen podría deberse a que hay posibilidades de que el recurso de la defensa salga adelante

Las justificaciones dadas por los dos magistrados de la sala segunda de la Audiencia Provincial de Navarra que avalaron la puesta en libertad provisional del los cinco miembros de la Manada no son interpretadas de igual modo por los letrados penalistas consultados. Algunos como Ramón Sierra creen que este auto es «muy excepcional porque poner en libertad a alguien con una pena de nueve años, aunque no sea en firme, no es normal ni frecuente». Pero dice que, con todo, «es algo muy raro pero acreditativo de la independencia del poder judicial».

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

El Prenda regresa a su domicilio del barrio de Sevilla de madrugada