El Gobierno alemán apoyará que España reciba más ayudas europeas por la inmigración

Interior rechaza que la oleada de pateras esté provocada por el efecto llamada del Aquarius

.

redacción / la voz

Pedro Sánchez arrancó ayer en su encuentro con Angela Merkel el compromiso de la canciller alemana para apoyar a España en la crisis migratoria que se vive en Europa. Merkel aseguró que se implicará ante la Unión Europea para que España reciba más ayudas si continúa creciendo la entrada de pateras por el Estrecho.

Dentro de su visión de cómo podría concretarse la respuesta del grupo de países europeos que quieren trabajar conjuntamente en la cuestión migratoria, Merkel apuntó que podría establecerse que cada jefe de Gobierno hable con ciertos estados de origen (principalmente africanos), pero «no individualmente», sino «en nombre del resto de colegas». «La responsabilidad se puede repartir entre líderes europeos», de tal forma que cada socio miembro negocie con «uno o dos» países de origen, aclaró. Esta propuesta fue respaldada de inmediato por el presidente del Gobierno español.

La canciller destacó que otros países de la UE ya han recibido apoyo en situaciones similares a las que vive España y señaló el caso de Grecia durante el período más crítico de la crisis de los refugiados. «Creemos que España podría recibir más apoyo de la Comisión Europea. Eso lo apoyaríamos con seguridad», indicó la canciller, que agregó que «si la situación en España se agrava», ella se «implicaría para que España reciba más ayuda».

Sánchez garantizó que España seguirá «arrimando el hombro» y siendo responsable en la gestión de los flujos migratorios.

Mientras, en el Estrecho y en las aguas cercanas a Marruecos continúa registrándose un inusual flujo de pateras. Ayer, Salvamento Marítimo rescató a más de cuatrocientas personas que viajaban en una veintena de estas precarias embarcaciones en aguas del Estrecho y el Mar de Alborán. El rescate más numeroso se produjo en esta zona, donde los servicios de rescate localizaron y trasladaron al puerto granadino de Motril a 132 personas, entre ellas 32 mujeres y nueve niños.

Ayer, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska desvinculó este repunte en la llegada de pateras con un posible efecto llamada provocado por la acogida de los inmigrantes que viajaban en el Aquarius. «Hay que actuar en origen», insistió el ministro, que reclamó unidad de acción en toda la Unión Europea, porque «los países del norte no pueden quedarse al margen de estas decisiones».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El Gobierno alemán apoyará que España reciba más ayudas europeas por la inmigración