Sánchez prioriza las concesiones a sus socios a la ejecución de sus promesas

La política de gestos y los guiños al nacionalismo marcan el arranque del Ejecutivo


MAdrid / LA Voz

Política de gestos sin apenas repercusión en el gasto, guiños y concesiones a los partidos que apoyaron la moción de censura contra Mariano Rajoy, anuncios de aumento en el gasto social, subidas de impuestos para tratar de financiarlo y una potente política de comunicación para reforzar la imagen presidencial de Pedro Sánchez. Así se resume por el momento la acción del presidente del Gobierno cuando se cumple poco más de un mes desde su inesperada investidura. Un tiempo suficiente, sin embargo, para que el líder socialista haya renunciado ya a poner en marcha muchas de las medidas que proponía cuando estaba en la oposición, e incluso varias de las que anunció para justificar la moción de censura

No habrá adelanto

Del «cuanto antes» a agotar la legislatura. La principal contradicción de Pedro Sánchez afecta al hecho de que justificó su moción de censura en sacar del Gobierno a un partido condenado por corrupción, según el PSOE, y llamar a los ciudadanos a las urnas. Antes de someterse a la votación en el Congreso, Sánchez llegó a asegurar que si era elegido presidente convocaría elecciones «cuanto antes». Pero, una vez en la Moncloa, ha dado un giro y asegura que agotará la legislatura y convocará elecciones en el año 2020. 

 

Guiños al nacionalismo

Concesiones. Sánchez ha dado trato preferencial y ha hecho concesiones al PNV y a los independentistas catalanes, que apoyaron su moción de censura. El Gobierno se ha comprometido a revisar la política de dispersión de los presos de ETA, aunque de manera individualizada, y ha trasladado a los líderes independentistas presos a cárceles catalanas. Además, Sánchez no descartó la exigencia que le planteó el lendakari, Íñigo Urkullu, de ceder al País Vasco la gestión económica de la Seguridad Social, pero sin romper la caja única, aunque en la Moncloa lo consideran «muy complicado». 

Presupuestos

Gobierna con los del PP. El PSOE presentó una enmienda a la totalidad de los Presupuestos presentados por el Gobierno de Rajoy, que tachó de «ideológicos y antisociales», pero tras presentar la moción de censura ha renunciado a modificarlos y se dispone a gobernar con esas mismas cuentas públicas, que se han aprobado estando ya él en la presidencia del Gobierno.

Financiación autonómica

Renuncia a aprobarla. Tanto la dirección del PSOE como los barones socialistas urgían al Gobierno de Rajoy a abordar cuanto antes una reforma de la financiación autonómica, pendiente desde el 2013. El Ejecutivo del PP se había comprometido a iniciar la negociación para la reforma, aunque acumulaba un notable retraso, pero ahora el Gobierno de Sánchez renuncia a una reforma del modelo durante esta legislatura, alegando que «no va a haber tiempo material». 

Reforma laboral

Renuncia a derogarla. A pesar de que cuando estaba en la oposición se comprometió a que al llegar al Gobierno derogaría toda la reforma laboral aprobada por el Ejecutivo de Rajoy, Sánchez ha renunciado a hacerlo, admitiendo que no tiene apoyos suficientes para ello. El Gobierno se limitará a intentar «retocar una serie de temas, con consenso político y social». 

Pensiones

No habrá reforma. Sánchez renuncia también a derogar la reforma de las pensiones aprobada por Rajoy en el 2013. La subida de las prestaciones a los jubilados que ha entrado en vigor es consecuencia del acuerdo entre el PP y el que figuraba en los Presupuestos. El Gobierno de Sánchez se endeudará en 1.000 millones de euros para poder pagar esa subida a los pensionistas.

MEmoria Histórica

Franco y Billy el niño. El Gobierno se ha comprometido a trasladar los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos, aunque de momento no hay fórmula para ello ni plazo concreto, y estudia también medidas para retirar las condecoraciones al torturador franquista Antonio González Pacheco, conocido como Billy el Niño. 

Sanidad universal

Fin del copago, en estudio. El Gobierno prepara un decreto para incluir en el sistema de salud a los inmigrantes en situación irregular, a los que el Gobierno del PP había excluido. Y estudia incluir en ese decreto otra promesa, la de eliminar el copago farmacéutico de los pensionistas, aunque en este caso el tema sigue en estudio hasta conocer su coste, que podría ascender a cerca de 500 millones de euros.

Subida de impuestos

Nuevos tributos. Dado que el Gobierno se ha comprometido con la UE a mantener el control del déficit, ha anunciado ya que habrá subida de impuestos. Aunque asegura que no tocará el IRPF, se crearán nuevos impuestos a la banca, las firmas tecnológicas, las grandes empresas y los carburantes. La bajada del IVA para el cine que entró en vigor el pasado día 21 estaba incluida en los Presupuestos.

Medidas populares junto a otras que cuestionan el compromiso de regeneración

Sánchez ha tomado en este escaso tiempo medidas que han contribuido a reforzar su imagen, pero también otras que cuestionan algunos de sus compromisos en materia de regeneración. 

Inmigración

Éxito con el Aquarius. La decisión más audaz del presidente fue autorizar la entrada en España de los 629 inmigrantes que se encontraban en el buque Aquarius, a los que el xenófobo ministro de interior italiano Matteo Salvini se había negado a acoger en Italia. Una decisión que le valió el aplauso internacional y provocó divisiones entre dirigentes del PP. 

RTVE

Sin consenso. El Gobierno logró sacar adelante en el Parlamento la renovación en el consejo de RTVE, pero a costa de romper su promesa de hacerlo por consenso y sometido a las presiones de Podemos, que tendrá una buena parte del control de RTVE, y de los nacionalistas, y dejando fuera al PP y a Ciudadanos, enterrando así la promesa de «independencia y pluralismo» en el organismo.

CIS

Un miembro de la ejecutiva. Tampoco ha contribuido a reforzar su promesa de neutralidad e independencia en los organismos públicos que Sánchez colocara al frente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) a José Félix Tezanos, miembro de la ejecutiva del PSOE y sociólogo de cabecera de los socialistas, que se había mostrado muy crítico con la independencia del CIS en tiempos de Rajoy.

Regeneración

Un ministro imputado. La promesa de regeneración obligó a Sánchez a destituir a su ministro de Cultura y Deportes, Maxim Huerta, condenado por defraudar a Hacienda, aunque en el Gobierno permanece sin embargo el ministro de Agricultura, Luis Planas, que sigue imputado por un delito medioambiental.

Ley Mordaza

Reforma, no derogación. El Gobierno se plantea reformar la llamada ley mordaza, aunque no derogarla en su totalidad, como había prometido en la oposición. En lugar de tratar de sacar adelante su propia proposición de ley para derogarla y regresar a la llamada ley Corcuera, se inclina por trabajar sobre la propuesta de reforma parcial que presentó el PNV.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Sánchez prioriza las concesiones a sus socios a la ejecución de sus promesas