Casado recompone las heridas del PP y busca una nueva dirección integradora

Presidirá su primer consejo ejecutivo en Barcelona tras reunirse con Santamaría

.

redacción / la voz

Pablo Casado comenzó ayer su nueva etapa como líder del PP con un gesto cargado de simbolismo. Mariano Rajoy fue la primera persona que recibió en su despacho de la planta noble de la calle Génova, un lugar habitual para el expresidente del Gobierno y del Partido Popular durante casi catorce años. Fue un encuentro cordial, según el equipo de colaboradores de Casado, de más de hora y media, donde el nuevo presidente del PP explicó a Rajoy su intención de remendar las costuras abiertas en el congreso extraordinario e integrar en el nuevo equipo directivo del PP a algunas e importantes piezas de la candidatura de Sáenz de Santamaría. Con la exvicepresidenta del Gobierno hablará personalmente mañana en un encuentro en el que se podrían cerrar nombres. El nuevo líder del PP valora especialmente a Fátima Báñez, Alfonso Alonso y José Luis Ayllón, tres de los principales valedores de la Sáenz de Santamaría durante la campaña de primarias. Pero el nombre de la nueva secretaria general -todo apunta a que será a una mujer- saldrá de una terna de fieles a Casado en la que Isabel García Tejerina y Dolors Montserrat están bien posicionadas. Probablemente todas las dudas se resuelvan en el primer comité ejecutivo de la nueva era, que se celebrará el jueves en Barcelona, otro gesto más del líder del PP, que quiso lanzar un mensaje inequívoco contra el secesionismo en una comunidad electoralmente en pie de guerra con el partido y en la que Ciudadanos se ha convertido en el referente del frente constitucionalista.

Moreno seguirá

Y en Andalucía, Casado también tiene intención de seguir contando con Juan Manuel Moreno, uno de los principales apoyos de Sáenz de Santamaría y clave en aunar los apoyos vitales que logró la exvicepresidenta en la primera vuelta de las primarias. Ante un previsible adelanto electoral para este otoño, Casado es consciente de que un cambio de candidato implicaría muchos problemas. Así que el nuevo líder del PP estará el sábado en Andalucía para apoyarlo y cerrar el debate, si lo había.

La hora y media que pasaron Casado y Rajoy también dio para más que cuestiones de ámbito interno. El expresidente del PP escuchó del nuevo líder de los populares su intención de no respaldar la propuesta del Ejecutivo de Sánchez de ampliar el margen de déficit. Los Presupuestos, en referencia a los que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy, «ya eran suficientemente expansivos». «Estamos en un entorno internacional en el que una probable subida de tipos y un posible enfriamiento económico pueden debilitar nuestras perspectivas», explicó Casado en una entrevista radiofónica, previa a su encuentro con Rajoy. La negativa del PP, que tiene mayoría en el Senado, a respaldar la nueva senda de déficit pactada con Bruselas complica mucho la legislatura al Ejecutivo de Sánchez, aunque no imposibilita que se negocie y se aprueben unos nuevos Presupuestos para el 2019.

En su primera jornada laboral como líder, Casado también repitió donde estuvo las propuestas del nuevo PP. «La gente está esperando una agenda reformista liberal conservadora», reiteró. En otoño prometió convocar una convención específica sobre valores y principios para rearmar ideológicamente al partido y dar forma a su idea fuerza, la de que «el PP ha vuelto».

Un ideólogo frente al pragmatismo de Rajoy

gonzalo bareño
.

Los politólogos destacan que Casado es un líder con gran potencial, aunque tendrá que moderar su discurso

Un político con un enorme potencial y con marcado componente ideológico frente al pragmatismo que representaba Rajoy. Así es como ven los expertos la figura de Pablo Casado. «Por pertenencia a una nueva generación postransicional y por su bagaje ideológico, parece ser el hombre indicado para modernizar las estructuras del partido y sus modos de relacionarse con la sociedad», explica Carlos Barrera, profesor de Comunicación Electoral en la Universidad de Navarra. Rubén Rodríguez, socio de Mas Consulting, considera que el discurso de Casado muestra «el nacimiento de un líder joven, moderno y que empatiza con la base social del partido», mientras que Roger Senserrich, analista en Politikon, ve, sin embargo, a Casado como «una apuesta de alto riesgo, alta rentabilidad potencial». «Si sale bien, y resulta ser el genio de la política que dice, tiene mucho más recorrido que Santamaría. El riesgo de que no salga bien, sin embargo, es mayor», añade. Para el catedrático de Derecho Constitucional Roberto L. Blanco Valdés, la «potencia simbólica» de Casado es «extraordinaria» por el hecho de que «por primera vez el líder de la derecha es más joven que cualquier otro» y eso «juega a su favor en una sociedad como la española, que tiene auténtica obsesión por la juventud». Además, añade, Casado es «un gran orador» y tiene «una capacidad de transmitir potente». El consultor político Santiago Martínez estima que Casado supone «la recuperación del carisma sustentando en su persona, en su imagen y en su comunicación, su buena retórica y buena presencia ante los medios», algo que ayudará al PP a «vender una mejor imagen de regeneración».

Seguir leyendo

No constan los trabajos del máster del líder del PP, según la universidad

La Universidad Rey Juan Carlos informó a la jueza que investiga el caso máster que «no consta» que Pablo Casado aportara los trabajos con los que aprobó el máster en Derecho Público. Además, desde la universidad se señala que tampoco hay rastro de correos electrónicos, postales o de ningún otro tipo que acrediten que el nuevo presidente del PP entregó esos trabajos en la universidad, según información del diario El Independiente.

La jueza del caso máster requirió al catedrático Enrique Álvarez Conde y a la profesora Alicia López de los Mozos que aporten antes del día 2 de agosto los trabajos del presidente del PP, Pablo Casado, por los que fue evaluado de 20 créditos en el máster que cursó en la Universidad Rey Juan Carlos. También remite un oficio a RTVE para que envíen a ese órgano judicial, también antes del 2 de agosto, la grabación de las explicaciones que ofreció Casado a los medios de comunicación sobre su participación en el máster del día 10 de abril.

Fuentes universitarias explicaron a Europa Press que son los profesores los encargados de conservar los trabajos en las evaluaciones de los alumnos que realizan.

Primer baño de masas del presidente tras el funeral institucional de Albor

juan capeáns

Pablo Casado ya tiene su primer test público de aceptación como presidente del PP. No es del todo fiable, pero el líder popular, el hombre del fin de semana, consiguió atrapar la atención de los turistas y visitantes que dejaron de apuntar durante unos minutos con sus teléfonos a las torres de la catedral de Santiago para retratarlo y retratarse con el nuevo referente del centroderecha, que acaparó todo el protagonismo en la despedida institucional a Gerardo Fernández Albor, fallecido a los 100 años el pasado 12 de julio.

Casado, que por la mañana entró en su nuevo despacho de Génova junto a Mariano Rajoy, se dejó escoltar por la tarde por otros dos gallegos, Ana Pastor y Alberto Núñez Feijoo, y con su decisión de asistir al funeral consolida una costumbre que, atendiendo a los resultados, puede convertirse en talismán: en Galicia inició la primera vuelta de la campaña para captar el voto de los militantes; en Santiago dio su primer discurso como contrincante de Sáenz de Santamaría; y en Compostela ha vivido su primer acto público, en el que ya ha escuchado gritos espontáneos de «presidente, presidente» sin que a los entusiastas seguidores se le conociese afiliación alguna. Él, como buen peregrino que fue, se limitó a interesarse por su procedencia: Madrid, Toledo, Argentina, le iban diciendo mientras exhibía la enésima sonrisa para la foto.

La presencia del líder conservador tampoco pasó desapercibida para la curia compostelana. El deán de la catedral, Segundo Pérez, se paró a su altura durante una breve procesión con la que terminaba el acto litúrgico para darle la enhorabuena, y monseñor Julián Barrio intercambió unas palabras tras invitarlo a pasar al patio del palacio arzobispal.

El PPdeG, sin fisuras aparentes

Casado hizo unas breves declaraciones antes del funeral para insistir en que quiere trabajar con todo el partido «para cerrar cualquier tipo de herida si la hubiera habido». «Aunque yo no la he visto», aclaró. En el PPdeG encontró un buen ejemplo. Toda la plana mayor, incluidos los que apoyaron a su rival -Manuel Baltar, Pilar Rojo, José Manuel Barreiro o Francisco Millán- se mostraron unidos en la despedida del doctor Albor y recibieron palabras y gestos amables del nuevo jefe de filas.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Casado recompone las heridas del PP y busca una nueva dirección integradora