Casado no admitirá «corrientes» en el PP

El nuevo líder se rodea de sus más fieles en el núcleo duro y premia el apoyo de Cospedal y de Feijoo, pero se planta ante Sáenz de Santamaría, que exigía más puestos para los suyos en Génova

.

Madrid / lA vOZ

«Necesito que el partido esté unido y esté fuerte. Y no voy a admitir ni una corriente interna». El nuevo presidente del PP, Pablo Casado, se plantó así ayer ante las exigencias de su rival en las primarias, Soraya Sáenz de Santamaría, que le exigía una cuota de representación en los órganos del partido del 43 %, equivalente al porcentaje que obtuvo en el congreso. Aunque lo intentó hasta el último momento, Casado no fue capaz de alcanzar un acuerdo con la exvicepresidenta del Gobierno, que, descontenta con los puestos ofrecidos a sus afines, no acudió ayer a la reunión del comité ejecutivo celebrado de forma simbólica en Barcelona. Casado había propuesto a Santamaría que fuera vocal de libre designación y nombrar responsables de área a los exministros Íñigo de la Serna y Fátima Báñez, así como a José Luis Ayllón, jefe de la campaña de su rival. Pero los cuatro declinaron la oferta por considerarla insuficiente. Pese a todo, partidarios de Santamaría estarán en la nueva dirección, como Cuca Gamarra, que ocupará la vicesecretaría de política social, y otros nueve dirigentes que estarán en puestos de menor relevancia.

Arenas y Maíllo, apartados

Casado rechazó cualquier tipo de «etiquetado». «Somos todos PP y vamos unidos en esto», argumentó. El nuevo líder se rodea en los puestos clave de personas de su máxima confianza. El secretario general será Teodoro García Egea, que fue jefe de su campaña. Javier Maroto será vicesecretario de organización y Andrea Levy seguirá en estudios y programas. Pero integra también a afines a la ex secretaria general María Dolores de Cospedal, que ha aceptado ser vocal designada por el propio Casado, y del presidente gallego, Alberto Núñez Feijoo. Ambos fueron claves para el triunfo del nuevo líder popular.

Dolors Montserrat, que apoyó primero a Cospedal y luego a Casado, será portavoz en el Congreso en sustitución de Rafael Hernando, que pasa al comité de derechos y garantías. Y también son cospedalistas Isabel García Tejerina, que será vicesecretaria sectorial, y Vicente Tirado, que ocupará la vicesecretaría de política autonómica y local, desplazando así al incombustible Javier Arenas, que queda fuera por primera vez en muchos años. También afines a Cospedal son los exministros Rafael Catalá, que ocupará el área de justicia, y Juan Ignacio Zoido, que presidirá el comité electoral.

En el Senado, Ignacio Cosidó sustituirá como portavoz al gallego José Manuel Barreiro, que apoyó una lista única de integración liderada por Santamaría. Aun así, Casado indicó que su teléfono «sigue abierto» por si la exvicepresidenta acepta ser la quinta vocal de la dirección nacional. Y queda completamente apartado el hasta ahora coordinador general, Fernando Martínez-Maíllo, al que Casado atribuye maniobras en su contra durante la campaña.

El sustituto de Rajoy dejó claro que a partir de ahora el PP es partidario de la mano dura con el independentismo en Cataluña. Como primeras medidas propuso reformar el Código Penal para introducir la figura de sedición impropia y recuperar el delito de celebración de referendo no permitido. Y cargó de paso contra el PSOE. «Consideramos que el encuentro entre Torra y Sánchez demostró que va a haber un apaciguamiento por parte de los socialistas, y por eso nos anticipamos», señaló. «El PP ha vuelto a Cataluña para quedarse», aseguró Casado, frente a un PDECat que «vuelve a amenazar con ruptura» con unas reivindicaciones «inasumibles». Y apuntó a que, si es preciso, apoyará una nueva intervención de la autonomía de Cataluña. «La decisión está en manos del presidente del Gobierno, sabe que tiene un aliado con mayoría suficiente para aplicar 155 y que no necesita ceder en otras cuestiones», explicó.

Frente constitucionalista

Pero quizá su propuesta más novedosa fuera la de formar una candidatura conjunta de los constitucionalistas en las próximas elecciones municipales, dando a entender que apoyaría como cabeza de cartel de esa lista al ex primer ministro francés Manuel Valls, al que Ciudadanos ha ofrecido ser candidato. También se mostró dispuesto a apoyar a los socialistas en ciudades como Hospitalet de Llobregat o Cornellá, además de en Tarragona, donde ya son socios. «Los constitucionalistas tenemos que ir juntos», dijo, frente al independentismo y el populismo que achacó a alcaldes como la regidora de Barcelona, Ada Colau. Esa apuesta por la línea dura incluye la propuesta de que el actual líder del PP en Cataluña, Xavier García Albiol, sea de nuevo candidato por Badalona.

Marta González: «Casado me pidió claridad, contundencia y educación»

juan capeáns
.

La diputada compostelana sustituye al ahora presidente como portavoz del partido

A Marta González Vázquez (Santiago, 1965) la noticia de que será la próxima vicesecretaria de comunicación del Partido Popular la pilló en su ciudad natal, atendiendo un asunto personal. El miércoles recibió una llamada en la que le adelantaron las intenciones de Pablo Casado, y ayer por la mañana, antes de la ejecutiva celebrada en Barcelona, el propio presidente le informó de que iba a ser su sucesora en el cargo. «Ha sido una conversación breve, pero me ha pedido que transmita claridad y contundencia en la exposición de nuestras ideas, siempre con educación, agilidad y con vocación de utilidad y servicio a los medios».

Seguir leyendo

Rajoy cambia Santa Pola por el paseo de la Castellana

El expresidente del Gobierno y del Partido Popular Mariano Rajoy acaba de obtener plaza como registrador de la propiedad en el Registro Mercantil número 5 de Madrid, ubicado en pleno paseo de la Castellana. Así consta en una resolución del concurso de la Dirección General de los Registros y del Notariado en la que, entre los más de sesenta solicitantes, figura Rajoy, que hasta ahora tenía plaza de registrador en un localidad de Santa Pola (Alicante).

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Casado no admitirá «corrientes» en el PP