El Congreso tumba el techo de gasto y expone la fragilidad del Gobierno

Ha contado solo con los votos favorables de PSOE y PNV. Han votado en contra PP y Ciudadanos y se han abstenido Unidos Podemos, ERC y PDECat. Sánchez reprocha la «irresponsabilidad» de la oposición

.

Madrid

El Congreso ha rechazado hoy con los votos en contra del PP, Cs, CC, Foro Asturias y UPN y con las abstenciones de Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, Compromís y Nueva Canarias, el techo de gasto de 2019 y los nuevos objetivos de déficit del Gobierno, que solo han sido apoyados por el PSOE y PNV. La negativa del parlamento expone la fragilidad del Ejecutivo, incapaz de implementar sus planes fundamentales cuando no cuenta con el apoyo de sus socios.

El límite de gasto no financiero para 2019 y el Acuerdo de Objetivos de Déficit y Deuda Pública de 2019 a 2021 han sido rechazados por 173 votos, 86 abstenciones y 88 votos a favor.

El rechazo a la nueva senda de consolidación fiscal que había sido aprobada por el Ejecutivo ya no será debatida ni votada en el Pleno del Senado y, según la Ley de Estabilidad Presupuestaria, el Gobierno tiene un plazo máximo de un mes para presentar unos nuevos objetivos que deben someterse al mismo procedimiento. Así lo ha admitido tras el Consejo de Ministros la portavoz del Gobierno, Isabel Celáa. El Gobierno tendrá que presentar una nueva senda de corrección del déficit público y techo de gasto dentro de un mes, tal y como establece la Ley de Estabilidad.

«La senda de gasto ha de ser en automático presentada dentro de un mes otra vez», ha señalado Celáa durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que no ha dado más detalles sobre esta cuestión.

Esta senda rechazada hoy en el Congreso situaba la meta de déficit público en el 1,8 % del PIB en 2019, el 1,1 % en 2020 y el 0,4 % en 2021, cuando la anterior era del 2,2 %, el 0,3 % y superávit, respectivamente, y va acompañada de un techo de gasto de 125.064 millones de euros, un 4,4 % más.

El Gobierno dice que mantiene el rumbo

El presidente del Gobierno ha criticado a los partidos que tumbaron en el Congreso la iniciativa. Sánchez ha reprochado «la irresponsabilidad» de la oposición por «decir no a la reconstrucción del Estado de Bienestar, no a casi 5.000 millones más para CCAA y Seguridad Social». «Ellos tendrán que explicarlo», finalizó su mensaje publicado en Twitter.

Isabel Celaá ha considerado de «incomprensible, ilógico y muy doloroso» este rechazo si bien ha asegurado que el Gobierno «mantiene su rumbo» y prepara los Presupuestos de 2019.

Ha señalado que el Ejecutivo sigue con su agenda de cambio para consolidar el crecimiento, impulsar el empleo, continuar situando a España en el seno de la UE y el mundo y seguir regenerando la vida democrática del país.

«Nos preguntamos qué estrategia puede justificar y qué explicación puede haber, salvo excesivo dogmatismo o calculo excesivo electoralista, para no atender las necesidades de los ciudadanos», ha criticado duramente la portavoz.

Se ha referido específicamente a los grupos que iban a votar en contra -PP y Ciudadanos- y los que se iban a abstener -como Unidos Podemos y ERC-, ya que «estas fuerzas tendrán que explicarlo (su decisión) a sus conciudadanos».

«¿Cómo el Parlamento puede privar a las comunidades autónomas de los 2.500 millones de euros que les permitiría disponer la senda de estabilidad que en unos segundos, nos advierten, será rechazada?», se ha preguntado Celaá.

Asimismo, la nueva senda de déficit habría permitido un margen extra a la Seguridad Social de otros 2.500 millones, ya que del medio punto sobre el PIB de déficit extra, dos décimas correspondían a las autonomías, dos a la Seguridad Social y solo una al Estado.

«Nuestros conciudadanos saben qué hace el Gobierno y qué hacen otras fuerzas políticas. Ellos toman sus apuntes», ha insistido. 

Abstención de Unidos Podemos, ERC Y PDECat

Esta mañana se conocía que Unidos Podemos, ERC y PDECat habían decidido finalmente abstenerse en la votación hoy en el Pleno del Congreso dando un golpe al Gobierno, al abocar al fracaso la votación.

Unidos Podemos, según fuentes del grupo parlamentario, consideraba que se trataba de «un techo de gasto diseñado para conseguir el voto del PP, ya que las cifras impulsadas por el Gobierno dejan 5.000 millones de oxígeno presupuestario por el camino».

En opinión de la formación morada y sus confluencias, con esas cifras el PSOE sólo miraba a la mayoría absoluta del PP en el Senado, cuando lo que tenía que haber propuesto en primer lugar era una reforma de la ley de estabilidad presupuestaria que se tendría -a su juicio- que «acelerar».

«Estamos dispuestos a colaborar en un pack antiausteridad que saque de la crisis de precariedad en la que ha sumido a España el PP», han señalado las mismas fuentes tras apostar también por levantar la regla de gasto «que ahoga a los Ayuntamientos» y derogar los reales decretos de «racionalización del gasto que ahogan la sanidad, la educación y la dependencia».

También el PDECat anunció esta mañana su abstención en la votación alegando la «falta de negociación» por parte del Gobierno. «Ya dijimos que había que negociar y llegar acuerdos, no ha sido así», ha subrayado en un mensaje en Twitter el portavoz parlamentario del PDeCAT, Carles Campuzano.

Asimismo, el diputado independentista ha emplazado a que el Gobierno negocie ahora con la Generalitat la modificación de la ley de estabilidad presupuestaria para «impedir el veto del PP».

El Gobierno tiene «esperanzas fundadas» de sacar adelante presupuestos de 2019

Efe
.

«Estamos en un sistema democrático y elecciones habrá en tiempo y forma, es decir, en 2020», ha dicho hoy Isabel Celaá

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha dicho hoy que el Ejecutivo tiene «esperanzas fundadas y factibles» de que conseguirá sacar adelante los presupuestos generales del Estado (PGE) para 2019.

«Hay suficiente inteligencia colectiva en el universo político como para poder saber si efectivamente un acuerdo presupuestario mejorará la condición de los ciudadanos», ha asegurado Celaá en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros.

Según sus palabras, el Gobierno tiene «absolutas esperanzas fundadas» de que habrá nuevos presupuestos para 2019, que permitirán al Ejecutivo «mantener el rumbo».

Así, y pese a que el Congreso rechace hoy la nueva senda de déficit y el techo de gasto, ha insistido en que «lo que toca ahora» es plantear unos presupuestos generales del Estado para 2019 «en tiempo y forma».

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El Congreso tumba el techo de gasto y expone la fragilidad del Gobierno