La delicada salud de Zaplana en la cárcel «puede derivar en una infección grave con riesgo vital»

El médico que realizó el trasplante de médula al ex presidente de la Generalitat alerta del «deterioro acusado del estado general» de su salud

.Eduardo Zaplana, durante un registro el pasado mayo
Eduardo Zaplana, durante un registro el pasado mayo

Madrid

El jefe de Sección de Hematología Clínica y de la Unidad de Trasplante Hematopoyético del Hospital La Fe, que realizó el trasplante de médula al ex presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, ha emitido un informe clínico en el que alerta sobre el «deterioro acusado del estado general» de la salud del también ex ministro, en prisión desde hace diez semanas, que puede derivar en una infección «grave» con «riesgo vital» en los próximos meses.

El abogado de Zaplana ha remitido el informe a la juez del Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia, reiterando su petición de que se le deje en libertad o se le permita estar en arresto domiciliario, «adoptándose todas las medidas de incomunicación que Su Señoría crea convenientes».

Zaplana se encuentra en la cárcel de Picassent desde finales del mes de mayo, cuando la titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia acordó para él prisión provisional, comunicada y sin fianza en el marco de la 'Operación Erial', por la que fue detenido por presuntos delitos de blanqueo de capitales, malversación y prevaricación.

Sanz, que trata al exministro desde la operación de transplante realizada en el 2015, en el informe elaborado tras la última revisión de su paciente en el hospital este martes, señala que «la probabilidad de presentar una infección grave con riesgo vital en los próximos tres meses es cercana al 100%» y que «un retraso de horas en su diagnóstico y tratamiento adecuado comprometería seriamente su vida», según ha informado la familia en un comunicado.

Carencias en la cárcel de Picassent

«No podemos asegurar que los cambios continuos de tratamiento que se realizan en todas las visitas a este centro se actualicen de forma inmediata en el centro penitenciario. Al parecer las actualizaciones de tratamiento no se efectúan de forma inmediata debido a las carencias de personal facultativo del centro», añade el informe.

La Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias, ACAIP, viene denunciando la pérdida en los «últimos cuatro años de un 15 % de la plantilla en el Centro Penitenciario de Picassent en el que Zaplana se encuentra internado», ha añadido.

En su informe clínico, el doctor Sanz solicita «que se tomen las medidas necesarias para garantizar el acceso urgente del paciente a este centro en caso de precisarlo, así como de aquellas destinadas a evitar un mayor deterioro que comprometa el éxito del trasplante».

El informe del médico de La Fe sobre el riesgo que corre la salud de Zaplana por hallarse en prisión se suma al de la Clínica Médico Forense de Valencia, dependiente del Ministerio de Justicia, del 30 de mayo, que afirmaba que «la permanencia del paciente en prisión, a pesar del tratamiento dispensado en ella, pone en grave riesgo la vida del paciente, por lo que se recomienda su salida de un lugar de las características de una cárcel».

Y a otro solicitado por la familia de Zaplana al doctor Guillermo García-Manero, jefe de Sección de Leucemia del Hospital Anderson Cancer Center de Houston, en el que este afirmaba el pasado día 16, que «si el paciente recae, la tasa de mortalidad es cercana al 100 %, dado que no hay tratamientos de rescate para estos pacientes».

El doctor afirma que «la permanencia del paciente en prisión, a pesar del tratamiento dispensado en ella, pone en grave riesgo la vida del paciente, por lo que se recomienda médicamente su salida de un lugar de las características de una cárcel».

Atendiendo al «grave riesgo» para la vida del paciente, su abogado ha remitido el informe clínico de a la juez del Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia, reiterando su petición de que se le deje en libertad o se le permita estar en arresto domiciliario, «adoptándose todas las medidas de incomunicación que Su Señoría crea convenientes».

La familia de Zaplana ha declarado que «ya tendrá ocasión de defenderse de las acusaciones que se presenten contra él, pero aún no ha sido juzgado y ahora por razones puramente humanitarias, debería estar en un lugar que no ponga en peligro su vida. Es un derecho que asiste a cualquier ciudadano o ciudadana de nuestro país».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La delicada salud de Zaplana en la cárcel «puede derivar en una infección grave con riesgo vital»