Cien días de Gobierno para marcar distancias con Rajoy

Un Ejecutivo en minoría permanente, pero con vocación de supervivencia

.

MAdrid / LA Voz

El primer Gobierno de la democracia surgido de una moción de censura, y el más débil en número de escaños, alcanza mañana sus primeros cien días de mandato, marcados por el intento de reconducir mediante el diálogo la crisis independentista en Cataluña, las dificultades para alcanzar una mayoría estable en el Parlamento y una cierta sensación de improvisación en los anuncios de la toma de decisiones, que ha afectado a asuntos a los que el PSOE concede gran carga simbólica, como la retirada de los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos. El hecho de que el arranque de su mandato haya coincidido con el período de vacaciones ha hecho inhábiles políticamente una buena parte de esos cien días y ha dificultado aún más el aterrizaje de Pedro Sánchez en la Moncloa. Pero, aunque por el momento abundan más los anuncios que las medidas efectivas, el Gobierno ha imprimido en apenas tres meses un apreciable giro político y económico con el que, mediante acuerdos con Podemos y con los nacionalistas, quiere marcar distancias con Rajoy.

El cambio de tono con la Generalitat respecto al llevado a cabo por el anterior Ejecutivo y la política de gestos con el independentismo, como el acercamiento a Cataluña de los líderes secesionistas presos, fue evidente desde el primer momento. Un intento de Sánchez de rebajar la tensión que, por ahora, solo ha sido correspondido por el independentismo en el tono, pero no en el maximalismo de sus fines secesionistas. En lo económico, y tras asumir los Presupuestos de Rajoy para el 2018, el Gobierno se ha centrado en buscar un acuerdo que le permita aprobar unas cuentas públicas para el 2019 con un carácter mucho más social, que implicarán necesariamente una subida impuestos a las rentas más altas, aunque el Ejecutivo se compromete a no elevar las de trabajadores con nóminas bajas y a rebajar las de los autónomos.

Entre las medidas sociales que ya son una realidad está el retorno a la universalidad en el acceso al Sistema Nacional de Salud. La ausencia de una mayoría estable en el Parlamento y la oposición frontal ejercida por el PP y Ciudadanos, que disponen de mayoría en la Mesa del Congreso, ha llevado al Gobierno a recurrir en numerosas ocasiones a gobernar mediante decretos, algo por lo que los socialistas cuestionaban a Rajoy. Este fue el caso, por ejemplo, de la renovación en la cúpula de RTVE, en la que, tras fracasar la votación acordada con otras fuerzas, obligó a nombrar a una administradora única. Sánchez ha intensificado en estos meses su agenda internacional para reforzar su imagen presidencial. Olvidada ya la promesa de convocar elecciones «cuanto antes», su pretensión es ahora llamar a las urnas en el 2020.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Cien días de Gobierno para marcar distancias con Rajoy