Los bancos congelan hasta el lunes la firma de nuevas hipotecas, pagando ya el impuesto

Las entidades no podrán deducir el tributo, y preparan futuros encarecimientos de los créditos


redacción / la voz

El sector bancario español ya lo tiene al fin bien claro: a partir de este sábado comenzará a pagar el impuesto de actos jurídicos documentados cuando se proceda a la inscripción de la hipoteca. El Consejo de Ministros dio luz verde ayer al cambio, a través de un real decreto que se publicará hoy en el BOE y que entrará en vigor mañana. Todo con una celeridad inusitada, como respuesta al esperpento que generó el Tribunal Supremo, que corrigió su propio criterio sobre quién tiene que abonar ese tributo volviendo a dejárselo al cliente. Es lo que ha modificado legalmente el Ejecutivo de Pedro Sánchez. «Ahora, al fin, ya hay un marco claro», coincidían ayer fuentes bancarias y jurídicas.

Con todo, la banca esperará hasta el lunes para firmar las nuevas hipotecas con este criterio, dejando en suspenso las que se iban a sellar hoy, o excepcionalmente el sábado. Lo hace para que esté en vigor, de forma efectiva, ese nuevo marco y evitar suspicacias. A partir del lunes, los bancos asumirán ya el pago del impuesto, que en Galicia supone el 1 % del precio de venta de la vivienda; de media, entre 1.500 y 2.000 euros que van para Facenda. Ya se están preparando los nuevos contratos en los que se detalla ese cambio de pagador.

En las hipotecas que necesariamente se tengan que firmar antes del lunes -porque haya otra serie de compromisos, como contratos de arras-, o previsible es que el notario avise de que hoy ya está publicado en el BOE el cambio legislativo, para que las dos partes decidan en consecuencia.

Los bancos pagarán, según el decreto del Gobierno. Y, además, no podrán deducir ese impacto en el impuesto de sociedades, porque también se modifica uno de los artículos que regula ese tributo. Es una manera de evitar que las entidades pudieran desgravar la operación como gasto. Otro pequeño castigo.

Las consecuencias

Ahora bien, todo esto no saldrá gratis para los clientes. Por ahora, los nuevos contratos que se están redactando con el cambio sobre el pago de actos jurídicos no incorporan una elevación en los precios, confirman las fuentes consultadas en el sector. Pero hay un convencimiento pleno de que esos 1.500 o 2.000 euros que tendrán que asumir las entidades terminarán repercutiéndose en el usuario. «En operaciones a 20 años hay muchas maneras de hacerlo», explicaba un directivo. «Ahora cambian las condiciones, y se suman a otra serie de modificaciones que hemos tenido, como la supresión de los suelos, cambios en las cláusulas de vencimiento anticipado... Y a la espera de lo que pueda añadirse en la reforma de la ley hipotecaria», añadía otro ejecutivo bancario.

Hay dos vías posibles para encarecer el préstamo. La primera, subir los diferenciales entre el euríbor y el tipo efectivo del préstamo; la segunda, aumentar las comisiones de apertura, cancelación, amortización... El Gobierno dice que actuará para evitar abusos. Pero es muy difícil que pueda intervenir en esos precios, que se fijan libremente y se dan a conocer al cliente.

El consejero delegado del Santander en España, Rami Aboukhair, pidió al Gobierno «seguridad jurídica» para que el sector pueda seguir dando financiación. «Cuando pensamos que sabemos las respuestas, nos cambian las preguntas», se lamentó, aunque sin citar expresamente el súbito cambio legal ejecutado por la Moncloa.

La UE avisa: la medida del Gobierno creará diferencias con la banca europea

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, adelantó ayer que el pago del impuesto a las hipotecas por parte de la banca española tendrá una reacción a nivel interno, pero también en el escenario bancario europeo, teniendo en cuenta que ahora el marco ya no es solo nacional, sino comunitario.

En un desayuno informativo en Madrid, Vestager adelantó que habrá una «reacción en el mercado español» y «diferencias en el campo de juego europeo». «Va a suceder eso, al igual que ocurre con las diferencias en el impuesto de sociedades entre los distintos países», añadió. A este respecto, puso como ejemplo que en unos países, como el caso de Hungría, el tipo medio del impuesto de sociedades es del 9 %, mientras que en otros asciende hasta el 29 %.

La comisaria señaló que la reciente controversia sobre el tributo de actos jurídicos es un tema «muy español», pero que no deja de ser una cuestión «importante». Y en este sentido añadió que la UE está «llena de dilemas» de distinta índole, como la fiscal. Así, pese a que ahora que se cumple el 25.º aniversario del mercado único, siguen persistiendo muchas diferencias entre Estados, y en el caso del tributo en cuestión hay diferencias notables entre países.

Hace unas semanas, la propia banca, a través de sus patronales, recordó que en Europa hay varios países en los que existen impuestos similares. «Y el sujeto pasivo del impuesto [el que debe pagarlo] es el prestatario, es decir, el cliente». Y citaban los casos de Francia, Italia, Luxemburgo, Portugal y Austria. También es así en las comunidades españolas con capacidad normativa en esta materia, como el País Vasco y Navarra, donde las leyes forales establecen que el sujeto pasivo es el cliente.

Los mercados, recelosos

Y mientras, en la bolsa los inversores ayer optaron por la indefinición sobre el sector bancario, después de dos jornadas de fuertes subidas. Así, Bankia, el Sabadell y Bankinter cerraron en positivo, con revalorizaciones de entre un 0,65 y un 0,29 %, mientras que el Santander, BBVA y Caixabank cedieron unas décimas. Pese a todo, siguen sin recuperar todo lo que se han dejado desde mediados de octubre, cuando se inició la polémica.

«Hace 20 años que se cuestiona quién ha de pagar este impuesto»

mila méndez
Adán presentó el Registro de Titularidades Reales
Adán presentó el Registro de Titularidades Reales

«Los registradores llevamos años alertando de las cláusulas abusivas», dice la decana

Todas las compraventas de viviendas pasan por sus manos. El Registro de la Propiedad, recuerda la actual decana, María Emilia Adán, surgió como una necesidad de transparencia de la Administración, pero también del ciudadano. «Antes del siglo XIX solo los terratenientes y la Iglesia tenían bienes en propiedad», comenta la registradora.

-¿Cómo cambiaron esta realidad las hipotecas?

-Fueron, y son, el instrumento de las clases medias para acceder a la propiedad, de aquellos que no pueden pagar al contado una vivienda. Lo digo con conocimiento de causa: mis padres compraron un piso gracias a una hipoteca

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Los bancos congelan hasta el lunes la firma de nuevas hipotecas, pagando ya el impuesto